Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $102,00
Dólar Ahorro/Turista $168.30
Dólar Blue $180,00
Euro $119,79
Riesgo País 1601
Deportes |NO SUPO MANTENER LA VENTAJA Y EMPATÓ EN EL DEBUT
Un golazo de Messi no le alcanzó a la Selección

Argentina, que sigue sin afirmarse, abrió la cuenta con un tiro libre de la Pulga, pero apenas iniciado el complemento, tras el penal atajado por Emiliano Martínez, Chile llegó al 1-1

15 de Junio de 2021 | 02:09
Edición impresa

Argentina comenzó ayer su participación en la Copa América, que de apuro terminó organizando Brasil en medio del peligro que significa la pandemia de coronavirus, con un empate 1-1 frente a Chile, en el estadio Nilton Santos, de Río de Janeiro, en lo que representó la apertura del Grupo B que completan Paraguay, Bolivia y Uruguay.

Un golazo de Lionel Messi, quien de tiro libre clavó la pelota en un ángulo, rompió la paridad inicial para una formación que a lo largo del primer tiempo exhibió argumentos suficientes como para justificar la ventaja, y Eduardo Vargas, de cabeza, tras la tapada de Emiliano Martínez a un “penal VAR” de Arturo Vidal, certificó un empate que para nuestra Selección nacional fue el tercero consecutivo, porque antes había repartido puntos con los trasandinos y Colombia por la Eliminatoria sudamericana para el Mundial de Qatar 2022.

El seleccionado albiceleste volverá a presentarse el viernes, contra Uruguay, en Brasilia; mientras que la Roja se enfrentará ese mismo día con Bolivia en Cuiabá.

Tras la frase de Lionel Messi en la previa, considerando que “es el momento de dar un golpe y esta Copa es una gran posibilidad”, y de un homenaje de la Conmebol a Diego Maradona, la pelota comenzó a rodar en el marco de un duelo trasandino que se transformó en un clásico tras las dos finales y un tercer puesto en las últimas tres ediciones de la competencia.

A partir de las confirmaciones de Emiliano Martínez, quien de este modo postergó a Franco Armani en el arco, y de Nicolás González como encargado de explotar el carril izquierdo, Lionel Scaloni repitió la base del equipo que parece interpretar la versión de juego que propone como entrenador. La ausencia, por lesión, de Cristian Romero, en cuyo lugar ingresó Lucas Martínez Quarta, fue la única circunstancia que le impidió al original de Pujato poner en cancha su estructura ideal.

Le costó al conjunto albiceleste hacerse cargo de la pelota, aunque de todos modos, siendo directo pudo elaborar una serie de ataques cada vez más ajustados. Así, Messi cruzó un zurdazo que se fue lejos, Lautaro Martínez no llegó a un centro cruzado por Lo Celso, el arquero tapó un remate bajo de Nicolás González, el polifuncional que desvió un cabezazo desde el medio del área y volvió a llegar aunque sin poder vencer a Claudio Bravo.

Chile, que había comenzado manejando la pelota buena parte del tiempo, careció de profundidad y recién poco antes de cumplirse la primera media hora asustó con una corrida de Meneses. En momentos que Scaloni había mandado a calentar a tres suplentes, lo cual parecía una cuota de suspenso para la continuidad de Martínez Quarta tras un par de salidas lejos del área, con una tarjeta amarilla la segunda de ellas, a los 33 minutos llegó la apertura a través de Messi, con su sello. Pulgar bajó a Lo Celso en el borde del área y el “10” se encargó del resto con un zurdazo con chanfle por sobre la barrera que metió la pelota en el ángulo alto de la mano izquierda del arquero, que no llegó para evitar el 1-0.

Al fin se le dio al símbolo del conjunto argentino, que comenzó esta nueva Copa América con la ilusión de cortar definitivamente la racha de 28 años sin títulos que lleva el seleccionado, cuya anotación de tiro libre se le había negado en la última doble fecha de Eliminatoria sudamericana por culpa del propio Bravo, en Santiago del Estero, y David Ospina, el arquero de Colombia, en Barranquilla.

La ventaja se produjo como una consecuencia lógica, porque a esta altura del juego, Argentina dominaba tanto el campo como la pelota, con movimientos interesantes para desarrollar jugadas a partir de la mitad del terreno, con Nicolás González como variable.

El surgido en Argentinos, que por estos días se destaca en el Stutgart de Alemania, resultó un buen socio de Messi, quien también se mostró libre, y de Giovani Lo Celso, el rosarino del Tottenham Hotspur que hizo mover al equipo cuando más le costaba ganar protagonismo en el tramo inicial, y que con el final del primer tiempo a la vista cerca estuvo de aumentar cuando Montiel llegó al fondo por la derecha y cruzó un centro bajo que Lautaro Martínez no supo aprovechar entrando por el medio con todo a favor. Chile se hizo cargo nuevamente de la pelota ni bien comenzó a desarrollarse la etapa complementaria, y un error en defensa desembocó en un “penal VAR” de Tagliafico a Vargas en jugada que Emiliano Martínez había resuelto con una buena tapada, y aunque el arquero tapó la ejecución de Arturo Vidal, un rebote en el travesaño le permitió a Vargas conectar de cabeza al gol para establecer el 1-1.

Más que la paridad, la jugada en cuestión desacomodó al seleccionado argentino, que se desdibujó al punto que el técnico buscó una reanimación con los ingresos de Ángel Di María y Exequiel Palacios. En este contexto, De Paul y Palacios pasaron a desempeñarse como doble 5, Di María más adelantado por la derecha, Nicolás González por el sector opuesto, Messi libre y Lautaro Martínez como punta.

En estos términos se activó Argentina y un zurdazo cruzado de Messi, que el arquero sacó abajo, reflejó la idea de volver a empezar para un equipo más intenso, que continuó teniendo velocidad con los movimientos de Nicolás González, quien antes de irse reemplazado por Joaquín Correa se equivocó al definir una jugada por izquierda y un centro que conectó sin dirección.

Junto al tucumano Correa ingresó Agüero y el final de Argentina fue a puro corazón, tratando de acorralar a un rival que definitivamente se juntó en los últimos metros de la cancha. Al equipo de Scaloni le faltó claridad en ataque para quedarse con un partido que en el primer tiempo ganaba con autoridad.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

El chanfle perfecto de Lionel Messi, que va directo al ángulo izquierdo de Claudio Bravo, para abrir el marcador ante la “Roja” / AFP

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla