Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $102,00
Dólar Ahorro/Turista $168.30
Dólar Blue $180,00
Euro $119,79
Riesgo País 1601
Policiales |Otro golpe a los que más necesitan
Escruche y daños en la sede del Banco Alimentario, que asiste a 140 comedores

Un nuevo robo a un centro asistencial pone de manifiesto los alcances de la epidemia de inseguridad que azota a la Región. “Tengo una amargura tremenda”, le dijo a EL DIA el presidente de la institución situada en Berisso

Escruche y daños en la sede del Banco Alimentario, que asiste a 140 comedores

De una de las oficinas se llevaron una computadora y otros elementos

15 de Junio de 2021 | 03:06
Edición impresa

En menos de un mes se registraron cuatro ataques a comedores de la Región, y en dos hubo amenazas a las trabajadoras voluntarias que con esfuerzo alimentan a miles de familias humildes. Todos los casos mencionados, y también otros anteriores que tuvieron lugar durante el período de cuarentena, tienen algo en común: los autores viven en el mismo barrio en donde funciona el comedero y en algún momento recibieron un plato caliente o mercadería.

El microclima que se vive en las zonas donde la pobreza es estructural y la ayuda escasa, fue expuesto por las víctimas: “Parece que se desquitaran los pobres de los pobres”. Ese supuesto recelo, sin embargo, parece no tener una justificación clara o, cuanto menos, sencilla.

“Es tremendo lo que ocurre. Somos un sector que está atendiendo a los más necesitados y esta situación es muy dolorosa para nosotros”, le dijo el presidente del Banco Alimentario, Pedro Elizalde a EL DIA. Es que, durante el fin de semana, al menos dos delincuentes ingresaron al galpón de Villa Argüello, en el que almacenan la materia prima que luego distribuyen a otros centros.

El atraco significó “una pérdida fuerte” y, por sobre todo, les dejó el miedo de que vuelva a ocurrir.

SEGUNDO EN CUESTIÓN DE SEMANAS

“Nosotros proveemos a los comedores. Nuestro trabajo consiste en rescatar alimentos y ponerlos a disposición de unos 140 establecimientos, entre comedores y copas de leche”, señaló Elizalde.

En total, calculan que la labor que realiza el Banco llega a más de 26 mil personas. En el predio que funciona en 65 entre 124 y 125, “trabajamos de lunes a viernes” por eso tomaron conocimiento recién ayer del escruche. En ese sentido, indicó que “a la mañana, a las 7, cuando los muchachos fueron a abrir se dieron cuenta de que nos habían entrado. Yo me llevé una amargura muy grande cuando me enteré”.

Para hacerlo, barretearon un gran portón de metal, lo corrieron de los rieles y luego doblaron la parte inferior.

Las cámaras de seguridad instaladas en el terreno tomaron secuencias del hecho y un vecino, al que entrevistaron más tarde, advirtió la intrusión. Así pudieron saber que los ladrones actuaron el sábado último entre las 6 y las 6.30, que eran por lo menos dos y que tenían los rostros parcialmente cubiertos.

“Parecían jóvenes. El depósito es grande y una de las cámaras los captó pero la definición no es muy buena”, lamentó Elizalde. Y explicó que “tenemos una buena cantidad de alimentos ahí y no se llevaron nada”.

En cambio, fueron por aquellos elementos que podrían llegar a vender. Del galpón, se robaron “un microondas y una cafetera que usan los trabajadores”, y también “ingresaron en una de las oficinas de donde hurtaron una computadora y otros elementos de informática”, añadió.

El atraco, destacó, “nos causa un daño tremendo en estos momentos, porque son equipamientos de trabajo que usamos diariamente. En las computadoras tenemos los registros de todos los comedores a los que asistimos”.

Por eso, declaró que “lo lamentable es que le roben a una asociación civil, es todo voluntario lo que hacemos y permite que el más vulnerable tenga el plato de comida, algo que en esta época es fundamental”.

Por otro lado, recordó que no es la primera vez que sufren este tipo de episodio en 2021. “A mediados de mayo de este año ya habíamos tenido otra incursión” en la que “se llevaron dos baterías de un micro que nos donó la empresa 9 julio y que acondicionamos para ir a buscar verduras al Mercado Central y al cordón frutihortícola de La Plata”, detalló.

“Lo lamentable es que le roben a una asociación civil, es todo voluntario lo que hacemos”

Pedro Elizalde, Presidente del Banco Alimentario

Asimismo, alertó que “los comedores están pidiendo cada vez más alimentos y nosotros estamos cortos, no podemos satisfacer la demanda”. Para aquellas personas que quieran ayudar con mercadería o reponer alguno de los elementos sustraídos, “se puede comunicar con nosotros a través de la página web www.bancoalimentario.org.ar”, cerró Elizalde.

“YO NO TENÍA GANAS DE SEGUIR”

Mónica (“Mimí”, como la conocen en el barrio) Ríos, coordina desde hace cinco años el comedor “Pedacito de Pan” que se emplaza en 90 entre 2 y 3. Según aseguró en diálogo con este diario, “nunca vivimos tanta inseguridad como ahora”.

A la pequeña casilla de chapas y madera, desde donde cocinan para más de 25 familias de la zona, la atacaron tres veces en el lapso de dos meses. Como contó EL DIA en su edición de ayer, la última sucedió el domingo por la mañana e incluyó destrozos, el saqueo de casi todo lo que había adentro y amenazas para Mimí si llegaba a “hacer la denuncia”.

“La verdad es que yo no tenía ganas de seguir. Se llevaron hasta la bolsa de cemento que teníamos para terminar el baño que iban a usar los chicos”, manifestó.

Tiempo atrás, “Pedacito de Pan” funcionaba en el terreno de enfrente, en el mismo lugar en el que Ríos tiene su casa. Poco antes de mudar parte de la estructura, les robaron reflectores, garrafas de gas, ollas de aluminio. Nada cambió desde que se instalaron en el terreno donde están ahora.

“De acá nos sacaron postes que teníamos para armar una pérgola para los talleres, las macetas de madera donde estaban las huertas. Y en este último rompieron la puerta para llevarse toda la mercadería, utensilios de cocina, ropa, hasta la cocina entera”, dijo Mimí.

Los frentistas “vieron quién era, pero tienen miedo. La mamá de uno de los chicos que entró a robar me escribió para pedirme perdón: ella viene todos los viernes a buscar comida para sus nenes”, agregó.

Finalmente, comentó que “acá es todo esfuerzo. Antes no pasaba esto, es tremendo, yo vivo sola con cuatro hijos y amenazaron con prender fuego el comedor. Los fines de semana son gritos, peleas... hay mucha droga”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

De una de las oficinas se llevaron una computadora y otros elementos

De una de las oficinas se llevaron una computadora y otros elementos

“Ya es la segunda vez, pero ahora nos saquearon”, contó mimí ríos/s. casali

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla