Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $141,50
Dólar Turista $247,63
Dólar Blue $295,00
Euro $143,32
Riesgo País 2467
Opinión |PANORAMA BONAERENSE
Cristina asume su rol de liderazgo y galvaniza su proyecto en la Provincia

José Picón

Por: José Picón
jpicon@eldia.com

3 de Julio de 2022 | 04:00
Edición impresa

La que cumplió ayer en Ensenada fue una de las tantas actividades que Cristina Kirchner tiene previsto desarrollar en la Provincia. Cada 15 días, la vicepresidenta se encargará de mostrar su centralidad política, bajará línea y fustigará los aspectos que no le gustan de la administración de Alberto Fernández aún cuando pareció avanzar otro casillero con la salida de escena del ministro de Economía, Martín Guzmán. No se trata de un plan improvisado: es el comienzo de un proceso tendiente a abroquelarse en territorio bonaerense para la disputa electoral del año que viene.

Las apariciones dejarán de ser quirúrgicas. Acaso pierdan parte de la sorpresa que suele rodear los actos que la ex presidenta encabezaba luego de largos tiempos de silencio. Esa lógica comenzará a romperse en parte bajo el apremio de una situación económica y social que le pega duro a los principales dirigentes del oficialismo y que obliga a rever estrategias.

Cristina Kirchner es, en medio de esos pesares, la dirigente del Frente de Todos que mejor mide. Acaso su figura no alcance para empujar una victoria nacional en 2023 que no pocos kirchneristas están poniendo en duda, pero es pieza imprescindible para ir tras el objetivo de conservar la Gobernación que se ha trazado desde el Instituto Patria.

Por estos días de internas desatadas en el corazón del poder, despuntó una suerte de “operativo clamor” para que la vicepresidenta sea candidata a volver a ocupar la Casa Rosada a partir de diciembre del año que viene. Existía en ese sentido, una versión de endeble sustento que indicaba que acaso Cristina pudiera aludir a esa cuestión en el acto de Ensenada. Nada de eso ocurrió. Básicamente, porque si la ex presidenta estuviera analizando un eventual retorno, difícilmente fuera a develar una decisión de esas características a un año del cierre de listas, más aún cuando el horizonte que se dibuja sobre el Gobierno nacional asoma plagado de cerrados nubarrones. De hecho, buena parte de la militancia cantó en el acto ensenadense en favor de ese postulación. Cristina negó con la cabeza.

Más allá de que el acto terminó perdiendo impacto mediático porque mientras se desarrollaba apareció en escena la sorpresiva renuncia de Guzmán, dejó expuestas algunas cuestiones. Un primer análisis está sustentado en la escenografía que dejó el acto que sumó, casi sin fisuras, a los intendentes peronistas del Conurbano.

“La Vicepresidenta es una pieza central para el objetivo que se trazó el oficialismo de conservar la Gobernación en 2023”

 

Se trata del corazón del PJ bonaerense que lidera su hijo Máximo y que se muestra fuertemente encolumnado con Cristina. Ese poder territorial puesto al servicio del kirchnerismo redondea la decisión política de galvanizar ese liderazgo en la Provincia.

Existe otra cuestión en danza: puede que a nivel nacional la candidatura presidencial del oficialismo se defina en una Primaria, pero en el territorio de la vicepresidencia parece remota esa posibilidad.

Festeja Axel Kicillof que emerge, por ahora, como el candidato mejor instalado. El proyecto de reelección del Gobernador parece ir consolidándose en la medida en que no aparece en el horizonte oficial un nombre mejor instalado y ponderado dentro del oficialismo.

También contribuye a esa presunción la relación más fluida y menos traumática que el mandatario logró anudar en los últimos meses con La Cámpora. No es que hayan desaparecido ciertas desconfianzas, pero la convivencia mejoró, acaso, bajo la premisa de cerrar filas en la Provincia.

El propio Gobernador viene haciendo lo suyo en el plan de estrechar lazos. Cristina fue oradora central de un acto de la CTA hace algunos días en Avellaneda. Kicillof hizo su propio gesto a uno de los conspicuos miembros de esa organización sindical: le perdonó al gremio docente Suteba que conduce Roberto Baradel, una millonaria multa que le había aplicado el gobierno de María Eugenia Vidal.

Ese dato político podría estar abriendo la puerta para otro acuerdo que desde hace unos días comenzó a agitarse desde los sindicatos kirchneristas: le están pidiendo a la Provincia que los salarios de los empleados estatales y docentes ya no se ajusten por inflación sino en base a la suba de los alimentos, que registran incrementos superiores al índice global.

Por ahora se trató de una iniciativa que pasó de largo pero que podría comenzar a adquirir volumen: a ese planteo de los docentes se sumarán en las próximas horas otras organizaciones como los Judiciales. Los propios gremios oficialistas ya dicen que los salarios, con el formato de pago en cuotas del aumento global del 60 por ciento, están perdiendo 5 puntos en lo que va del año. La próxima etapa de la mejora se pagará en los primeros días de agosto. Y agosto queda demasiado lejos.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla