Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Economía Dominical |GENERACIÓN MOONSHOT
Los jóvenes ya no quieren regirse por las mismas reglas tradicionales del mercado

El creciente apetito por los activos especulativos, como las criptomonedas, los NFT y las acciones meme, se fortaleció pese al colapso en algunos mercados, como el de las cripto

Los jóvenes ya no quieren regirse por las mismas reglas tradicionales del mercado

Los activos de riesgo atraen a los jóvenes para altos rendimientos / Web

14 de Agosto de 2022 | 05:09
Edición impresa

Con 1.000 dólares de ahorros y dos cheques de ayuda de la Administración estadounidense, Chris Zettler comenzó a invertir en 2020. “Primero compré empresas que conocía, pero luego me aburrí”, explica. Pasó a hacerse con opciones de compra en empresas con precios de acciones volátiles, aprovechando las oscilaciones de los precios. Utilizó lo que había ganado para comprar 100 acciones de la empresa meme AMC a 30 dólares en mayo y las vendió a 65 dólares en junio.

Este estudiante de finanzas de 35 años de la Universidad de Alabama, en Birmingham, tenía una cuenta en TD Ameritrade que le permitía operar con margen y colocar casi 8.000 dólares en apuestas con su capital original de 4.000 dólares. Los convirtió en 18.000 dólares, según explica el Financial Times en un artículo.

Zettler vio cómo el saldo de su cuenta ascendía a 50.000 dólares antes de caer a 35.000 cuando una apuesta falló. Vendió 20.000 dólares en acciones y pagó su matrícula en la universidad. “Tuve mucha suerte”, reconoce.

En su opinión, el riesgo valió la pena. La posibilidad de obtener grandes beneficios superaba el riesgo de pérdida.

Zettler forma parte de una generación de inversores que alcanzó la mayoría de edad en torno a la crisis financiera de 2008. Tras tener dificultades para acumular riqueza por medios tradicionales en la última década, muchos pequeños inversores han optado por especular en los rincones más arriesgados de los mercados financieros.

APETITO

Los expertos afirman que el creciente apetito por los activos especulativos, como las criptomonedas, los NFT y las acciones meme -cuyo valor se disparó a principios de 2021, impulsado por los pequeños operadores y la publicidad de las redes sociales- tiene que ver con algo más que enriquecerse a gran velocidad.

El estancamiento salarial, las tasas de interés en mínimos, el aumento de los precios de la vivienda y, ahora, la elevada inflación, han acabado con la idea de que los menores de 40 años pueden seguir el camino hacia la seguridad financiera que emprendieron sus padres. Los inversores más jóvenes creen que ceñirse a las viejas reglas es una estrategia perdedora.

En los últimos meses, la combinación de inflación y suba de las tasas de interés ha sacudido los mercados de criptomonedas. El desplome de los precios de las monedas digitales ha sacado a la luz las prácticas peligrosas que surgieron en las áreas más arriesgadas del mercado. La cuestión ahora es si los inversores más jóvenes se retirarán.

La experiencia de Zettler sugiere que no. Ha visto a sus compañeros perseguir apuestas desesperadas en criptomonedas y acciones volátiles con la esperanza de subirse a la próxima ola de riqueza.

MIEDO E INCERTIDUMBRE

Natasha Schüll, antropóloga de la Universidad de Nueva York, achaca el aumento del apetito por el riesgo a una desilusión generalizada con la idea de que el éxito económico es accesible a cualquiera que trabaje lo suficiente. Parte del atractivo de las criptomonedas y las acciones meme es que están diseñadas para operar fuera de las reglas del sistema financiero tradicional.

El apetito por la especulación de alto riesgo es especialmente voraz entre los estadounidenses, que tienden a asumir altos niveles de deuda personal, opinan los expertos. Ahora mismo, el estudiante medio estadounidense se gradúa con 37.000 dólares de deuda frente a los 17.000 dólares de 2001.

“La idea es que se supone que se puede ahorrar dinero para la universidad, pero casi ninguna familia de clase media puede asumir el gasto”, reconoce Caitlin Zaloom, profesora de análisis social y cultural en la NYU. “No hay suficiente estabilidad financiera en la vida de la gente. Si la hubiera, habría pocos incentivos para especular”, sostiene.

El aumento de los alquileres ha superado el crecimiento de los ingresos en la mayoría de los estados de EEUU desde 2001, según cálculos del Center on Budget and Policy Priorities. Y la inflación ha elevado el costo de vida en los últimos meses. Cuando las bajas tasas de interés y el fuerte endeudamiento se instalaron en la sociedad, la relación con el riesgo cambió, opinan los expertos. Los jóvenes inversores son menos propensos a abordar los productos financieros especulativos, como inversiones con valor subyacente. Más bien, se inclinan por considerarlos como un billete de lotería: probablemente sin valor, pero aún así, creen que vale la pena apostar por un premio que podría cambiarles la vida.

La lógica es simple, sostiene Ben Johnson, responsable de análisis de fondos cotizados en el proveedor de datos Morningstar: “¿Rendimientos reales negativos? No, gracias”. El descontento no se limita a EEUU. La mayoría de los británicos de 35 años encuestados por la compañía de seguros Urban Jungle afirmaron sentirse en una “injusta desventaja con respecto a las generaciones que les preceden directamente” en lo que respecta a la estabilidad financiera y al ahorro.

Gary Stevenson, un londinense de 35 años, es uno de ellos: “Mi padre nunca fue a la universidad. Trabajó en la oficina de correos durante 35 años y pudo criar a tres hijos y pagar una hipoteca. Tiene una jubilación cómoda. Eso no está al alcance de la mayoría de los jóvenes”, lamenta.

“Si no puedes hacer lo que hizo tu padre o tu abuelo, tienes que idear un plan mejor”, añade. En algún momento, las apuestas arriesgadas empiezan a parecer la opción racional: “Por un lado, vemos un cero por ciento de posibilidades de éxito, pero si asumimos un riesgo insano, al menos vemos una oportunidad”.

Durante el frenesí de las acciones meme a principios de 2021, las historias de enormes rendimientos fomentaron una avalancha de nuevas operaciones. Algunos ganaron mucho dinero. Un inversor que compró GameStop a fines de diciembre de 2020 podría haber convertido 10.000 libras en 168.744 libras en un solo mes, cuando la acción meme alcanzó su máximo el 29 de enero de 2021, una ganancia de casi el 1.600%.

Pero también existía la posibilidad de sufrir enormes pérdidas: un inversor que comprara en máximos y luego vendiera a fines de febrero habría convertido las mismas 10.000 libras en 3.129 libras en un mes, tras un desplome del 69%, según el análisis de Boring Money.

Aun así, muchos jóvenes inversores rechazan la etiqueta de ‘dinero tonto’ aplicada a sus operaciones. Sostienen que las probabilidades merecen la pena, dadas las alternativas. Muchos inversores recuerdan la desigual recuperación de la crisis de 2008, cuando los rescates de los gobiernos, seguidos de una carrera alcista de una década en los mercados, dejaron atrás a los que no habían invertido. Cuando los mercados se desplomaron en marzo de 2020, no quisieron perderse una segunda oportunidad. Las nuevas tecnologías hicieron que fuera más fácil que nunca participar.

La introducción de la negociación sin comisiones en las acciones en el período previo a la pandemia impulsó un comportamiento de inversión similar al de la lotería. En 2015 se lanzó la plataforma sin comisiones Robinhood, que prometía “democratizar” los mercados financieros. Cuatro años más tarde, casi todos los operadores de bolsa con sede en EEUU habían eliminado las comisiones para la negociación de acciones. La app de Robinhood, parecida a un juego, permitía a los clientes registrarse y empezar a negociar acciones en sus teléfonos en cuestión de minutos.

A medida que el número de monedas digitales en el mercado se dispara, surgen plataformas de criptomonedas como Coinbase. La moda de las monedas meme, impulsada por personajes influyentes como Elon Musk, introdujo una avalancha de ofertas extravagantes, desde las que llevaban el nombre de celebridades (Coinye West) hasta las monedas de perro Shiba Inu y Dogecoin. En abril de 2013, solo había siete criptodivisas disponibles para la minería y el comercio. Hoy hay decenas de miles.

Participar era sencillo. En opinión de Luke Hawley, un joven de 21 años que va a cursar su último año en Massachusetts y que estudia finanzas, “es más fácil comprar Shiba Inu en Coinbase que comprar un índice”.

Hawley asegura que en su campus se ha convertido en algo normal hablar sobre las apuestas y la especulación. Los jóvenes, en particular, se han visto atraídos por este tipo de inversión. La gran mayoría de los inversores en criptodivisas son hombres y más del 90% de las operaciones en Gamestop y AMC fueron realizadas por ellos durante el frenesí de las acciones meme, según la plataforma británica Interactive Investor. Los expertos afirman que una de las razones por las que estas inversiones se tratan como apuestas casuales es porque las apps de negociación parecen plataformas de juego.

MANOS DE DIAMANTE

En los últimos meses, a medida que se ha ido desinflando el globo de las criptodivisas, las partes más especulativas del mercado han sido las más afectadas. Pero mientras los precios se desplomaban, los intentos de algunas empresas de criptomonedas por persuadir a los inversores de que mantuvieran la fe y resistieran lo que denominaron otro “criptoinvierno” cíclico, muestran el creciente poder de las comunidades online.

Los menores de 25 años son dos veces más propensos a acudir a las redes sociales en busca de asesoramiento financiero que cualquier otro grupo de edad, y más de tres veces más propensos a hacerlo que a buscar la ayuda de un profesional, según una encuesta realizada por la consultora británica OpenMoney. El ascenso de Robinhood se produjo cuando las comunidades online de Twitter y Reddit empezaron a desempeñar un papel más importante en las inversiones. Foros de Reddit como r/WallStreetBets ofrecían información especializada a los aspirantes a inversores, facilitaban sus debates y tocaban su fibra sensible.

Podían reírse con los compañeros de las grandes pérdidas y compartir y celebrar con ellos las grandes ganancias. Los que se mantuvieron firmes fueron alabados por su arrogancia: Las “manos de diamante” se convirtieron en el emoticon para mantener una posición audaz a pesar de su colapso.

Un estudio realizado por académicos de la Universidad de Sídney el año pasado descubrió que las personas de entre 18 y 24 años eran mucho más propensas a tomar decisiones arriesgadas cuando pensaban que sus compañeros les observaban. Agnieszka Tymua, investigadora principal del estudio, afirma que las comunidades de inversores online amplifican el mismo comportamiento: “La gente quiere arriesgarse, conseguir esa gran victoria y publicarla”.

La ilusión de control también amplifica la toma de riesgos. Ya sea exponiendo los detalles de nichos de criptomonedas o discutiendo estrategias moonshot, los foros animan a sus miembros a sentir que las probabilidades de ganar son mucho mayores de lo que realmente son. La regulación no ha seguido el ritmo de la difusión de desinformación.

Algunos estudiantes dicen estar cada vez más familiarizados con los peligros de estrategias de pump and dump de criptodivisas como los llamados rug-pulls -cuando un desarrollador lanza un criptoactivo, hace subir el precio a través de las redes sociales y luego desaparece con sus ganancias antes de que el precio se desplome.

“No es agradable estar al final de un rug-pull”, asegura Harrison Turner, un joven universitario de 19 años de Montgomery, Alabama. Sin embargo, dice entender la motivación del influencer: “Vio una oportunidad y la aprovechó”.

ENRIQUECER POCO A POCO

A pesar del entorno inversor cada vez más hostil, la especulación de alto riesgo puede estar aquí para quedarse. “A algunas personas les funcionó espectacularmente bien, y los viejos hábitos son difíciles de erradicar”, afirma Steve Sosnick, estratega jefe de la plataforma de trading estadounidense Interactive Brokers. “Siguen utilizando el margen para especular, incluso cuando las tasas suben”.

En mayo, la cantidad de dinero prestada para operar con margen superaba en un 25% los niveles anteriores a la pandemia, según datos de FINRA.

Los gestores de patrimonios tradicionales se muestran incómodos ante la perspectiva de que los activos digitales se conviertan en un producto de inversión más. Casi la mitad de los seleccionadores de fondos dicen sentirse presionados para ofrecer criptodivisas para atraer a los inversores más jóvenes, según un estudio de Natixis. Sin embargo, el 70% por ciento afirma que los particulares no deberían tener exposición a este activo tan volátil.

“Las criptodivisas no son la solución sistémica a la desigualdad de ingresos”, sostiene Georgia Lee Hussey, gestora de patrimonios y fundadora de Modernist Financial. “Si tu estrategia de inversión es sexy, lo estás haciendo mal”.

Los brokeres también temen que los inversores escarmentados por las grandes pérdidas puedan retirarse por completo de los mercados, reforzados en su opinión de que el segmento está amañado. Los intentos de educar a los clientes potenciales implican llegar a los inversores allí donde están: en las plataformas sociales. Fidelity ha adoptado tanto los activos digitales como la difusión en las redes sociales en un esfuerzo por conectar con los inversores y convencerles de que es posible hacerse rico lentamente.

“Los inversores jóvenes informan de que su principal preocupación es su seguridad financiera: cómo tener suficiente para estar bien”, explica Kelly Lannan, responsable de clientes emergentes de Fidelity.

Mientras que Zettler dice que se ha vuelto más “aburrido” con sus inversiones, otros como Turner todavía se sienten cómodos arriesgándolo todo. Ya ha perdido una vez sus fondos por equivocarse en una apuesta sobre acciones meme, pero afirma que siempre puede ganar lo suficiente como para poner unos cuantos miles de dólares en una cuenta de negociación. “El dinero va y viene”, dice. Sabe que podría perderlo todo.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla