Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Deportes |MAURO BOSELLI, DE PENAL, MARCÓ EL ÚNICO GOL
VIDEO. Respaldo Ruso: Estudiantes jugó, metió y lo sufrió, pero mereció ganarlo antes

Estudiantes le ganó a Unión por 1-0 en el estadio UNO, resultado que trajo paz y le dio al entrenador Ricardo Zielinski el apoyo que necesitaba para seguir adelante

Martín Cabrera

Martín Cabrera
mcabrera@eldia.com

23 de Agosto de 2022 | 04:50
Edición impresa

Volvió la paz a Estudiantes. Bandera y humo blanco. El equipo jugó un aceptable partido para ganarle con justicia a Unión 1-0, volver a sumar en la tabla acumulada y darle a Ricardo Zielinski el respaldo que necesitaba para seguir adelante.

El técnico eligió a sus jugadores pero modificó el dibujo. Un 4-3-3 visiblemente más ofensivo para superar a su rival en prácticamente en todo el partido. Por momentos se pareció más al del año pasado, pero sin el poderío ofensivo de tiempo atrás. Sólo por el bajo nivel de sus delanteros no lo definió antes y sufrió un poco. Todo lo demás fue muy positivo, tal como requería el presente del plantel tras unos días complicados en cuanto a la convivencia interna. Todos, incluso los hinchas, se fueron con el pecho inflado y cierta tranquilidad.

En el primer tiempo Estudiantes jugó tal vez sus mejores 45 minutos del torneo. Sí, aunque suene raro porque no pudo convertir ninguna de sus cuatro llegadas claras de gol, fue de bueno a muy bueno lo realizado. El cero tuvo más que ver por su propia impericia que por la actuación del arquero rival o los defensores. Hasta los metros finales hizo todo bien.

Se lo perdió Pablo Piatti en el arranque, quiso definir de taco Mauro Boselli dentro del área y de espaldas al arco, falló un cabezazo Leandro Díaz dentro del área grande (muy buen centro de Mas) y el propio Boselli no pudo terminar de acomodarse con Piatti para terminar una jugada colectiva. También probó Castro desde lejos. Hizo más que en los partidos pasados por la Liga Profesional.

Estudiantes se plantó con un esquema 4-3-3, mechando un poco el gusto de los jugadores y con varios intérpretes elegidos por el entrenador. Hubo humo blanco en City Bell y el acuerdo tuvo final feliz. Un poco de cada lado cedieron para llegar al mejor lugar: el triunfo. Tantas charlas llegaron a buen puerto para que todos juntos puedan llegar al final del torneo, como lo explicó el propio Mauro Boselli en conferencia de prensa. El goleador, además de ser una leyenda dentro del plantel, es quien tiene la voz más clara para explicar lo sucedido. Con sutileza dejó a todas las partes bien paradas.

UN EQUIPO SÓLIDO Y AMBICIOSO

Rogel se hizo cargo del lateral derecho, aprovechando las subidas de su compatriota Castro. Zuqui fue un volante con mayor presencia ofensiva, como Piatti, uno por derecha y el otro por izquierda. En el medio estuvo el punto más alto del Pincha, que en los primeros 45 minutos borró de la cancha a su rival, con fútbol y entrega. Desde el banco y adentro de la cancha fue mejor y superior. Le faltó convertir.

El arranque del segundo tiempo fue igual, siempre con el Pincha manejando la pelota y tocando rápido en pocos metros, siempre en ofensiva. A los 2 minutos ya tuvo la primera oportunidad, con una aparición de Díaz, que bajó la pelota con su pecho pero en lugar de definir buscó con un taco a Boselli, pero mal. El propio Loco probó dos minutos más tarde desde afuera del área, muy débil y con toda su falta de confianza a la vista.

Y todo lo que no pudo concretar en el arco lo de Mele lo empezó a sufrir, porque Unión con espacios llegó al fondo del campo y dos veces en una misma jugada estuvo cerca de llegar al gol. Primero Machuca y luego Marabel. Las dos veces fue determinante la acción de Morel y Mas para atorar y dificultar un remate que sin dudas tenía destino de arco y posible gol.

Ese momento del partido, entre los 10 y 20 minutos del complemento, fue el peor del Pincha en el partido. Por eso el aliento de los hinchas para despertar a un equipo que de a poco empezaba a perder el manejo de la pelota ante un rival que si bien se conformaba con el punto empezaba a animarse a dar la estocada con alguna contra.

Afuera Díaz y adentro Mauro Méndez, para encontrar la precisión que no había logrado en los metros finales. Lo mismo que antes con el ingreso de Rollheiser por Piatti, los cambios no tuvieron que ver con la mejora del equipo, que estuvo bien desde el arranque. De todos modos la primera jugada posterior al cambio fue una salida rápida de contra, infracción a Boselli y en la pelota parada el paraguayo Morel apareció por el segundo palo para avisar de cabeza.

Se despertó el local, otra vez con el manejo de Zuqui en el medio y siempre con proyecciones por las bandas para buscar un centro. Así llegó un nuevo tiro de esquina que terminó con un forcejeo de Polenta a Fabián Noguera, a un metro de Yael Falcón Pérez que no dudó en sancionar penal. Lo revisó el VAR y lo aprobó. Dejó dudas, pero la derecha hay que dársela al árbitro que estaba de frente a la jugada. Se hizo cargo de la ejecución Mauro Boselli, que le rompió el arco a Mele para ponerle fin a una racha negra en lo personal y algo de alivio para un equipo que empezaba a preocuparse por la falta de gol pese a merecerlo desde hacía muchos minutos antes. De inmediato los diez jugadores de campo se abrazaron frente a los hinchas de la tribuna de 55, una comunión que necesitaba el plantel para empezar a despejar dudas. Pese a que todavía faltaban varios minutos por delante, un paso clave para empezar a ilusionarse con llevarse los tres puntos.

El Pincha se metió en el bolsillo el triunfo que necesitaba adentro de la cancha

 

Unión quiso ponerse de pie en los últimos 15 minutos para buscar el punto que fue a buscar. Pero salvo una aparición por izquierda nunca pudo llegar con peligro hasta el arco de Mariano Andújar, que respondió muy bien las pocas veces que fue buscado.

Los abrazos son para Mauro Boselli, que de penal, marcó el gol de la victoria para Estudiantes / Dolores Ripoll

El Pincha se metió en el bolsillo el triunfo que necesitaba adentro de la cancha para darle continuidad a un ciclo positivo que tuvo sus lunares pero mantuvo al equipo en lo más alto de todas las competencias que jugó.

Los jugadores dieron la cara por el técnico, cuando los rumores estaban por todos lados. Todo lo que se dijo fue real, como fue una verdad absoluta que los futbolistas y Zielinski entendieron que Estudiantes está por encima de cualquier nombre. El todos por sobre el yo para volver a la senda de l victoria, para volver a meterse en la pelea de clasificar a la Libertadores en 2023 y para volver a la tranquilidad. Respaldo Ruso para seguir.

 

 

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla