Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
EN VIVO

La despedida de D10s

Ampliar
Espectáculos |ARTE EN LA PLATA
Pinceladas argentinas con estilo asiático

En el Museo de la Catedral se puede recorrer la obra de la mendocina Beatriz Pagés

Por: Por

15 de Agosto de 2016 | 01:10

Nicolás Isasi

Beatriz Pagés tiene la simpleza humana que evoca su obra. Su voz pausada y delicada nos transmite la forma que tiene de vivir y concebir sus obras. Nacida en Mendoza, comenzó su formación gracias a su padre, el reconocido escultor Mariano Pagés (autor de la famosa escultura en homenaje a Carlos Gardel que se encuentra en el Abasto). En su casa y en su taller, junto a él, tuvo sus primeras lecciones. Desde pequeña eligió la pintura y luego continuó sus estudios en Buenos Aires, en la Escuela Manuel Belgrano y Prilidiano Pueyrredón. Obtuvo la beca DAAD (Servicio Alemán de Intercambio Académico Alemán para Artistas y Científicos) del gobierno alemán para continuar sus estudios de posgrado en la Kunstakademie de Munich y Hamburgo. Sus obras se han expuesto en Chile, Colombia, Brasil, Cuba, Alemania, Suiza, Francia y Estados Unidos. “Tapices” es el nombre de este conjunto de pinturas que cuelgan suspendidas en el aire. En medio de ese lugar místico, ancestral y rústico que es el Museo de la Catedral, donde las obras se integran como parte de una misma unidad, la arista dialogó con EL DIA sobre su primera exhibición en la Ciudad.

-¿Cómo llegaste al Museo?

-Conocí el Museo de la Catedral a partir de la donación de una obra de mi padre llamada “Las 14 estaciones”, compuesta por una serie de esculturas. Una obra que está enlazada con la mía porque mi papá fue mi gran maestro. Yo me crié en su taller de escultura en Mendoza. Era una casa llena de arte, de techos muy altos donde él hacía sus esculturas. Allí se encontraba con sus amigos y artistas. Era común ver a Leopoldo Presas, Santiago Cogorno o Mercedes Sosa. Tejada Gómez era un poeta que venía y narraba sus poesías en el comedor de casa. Era algo natural para mí.

-¿Dónde nacen estas obras? ¿Trabajás con algún boceto previo?

-En la casa de mi padre que está en Belgrano, también de techos muy altos. Un lugar apropiado para telas que tienen hasta 3 metros de altura. Las colgaba del segundo piso y desde ahí observaba. Puedo llegar a trabajar hasta 3 obras al mismo tiempo. Las tengo en mi cabeza y voy haciendo una u otra, llevan meses. La obra que se presenta actualmente en el museo es una producción nueva que llevó los últimos dos años. Me encanta trabajar en ese formato grande, porque me siento más cómoda, los trabajo en el piso, no en un caballete. Comienzo con un color general, y luego van muchas capas, hasta que llego a la línea. No hago bocetos previos sino que voy trabajando una idea clara que ya tengo pensada desde hace tiempo. En mi trabajo no borro con ninguna goma en ningún momento.

-La naturaleza es un rasgo que prevalece en tus obras, ¿por qué?

-No quiero alejarme mucho ni pretendo, mis obras tienen que tener alguna relación con la naturaleza. Hago algo temático, pero cada obra es una vivencia individual. Antes recurría mucho a los seres humanos, pero ahora estoy abocada totalmente a la naturaleza. El ser humano la acompaña, y la naturaleza lo abarca porque es infinita y muta. Cuando estuve afuera extrañaba mucho la naturaleza de mi país. Acá están todas las formas, desde el norte hasta la Patagonia, son fuentes de inspiración muy importantes y un punto de arranque para mi trabajo.

“Estoy tratando cada vez de sintetizar más, al igual que la línea de escritura asiática... Admiro eso y creo que son los máximos dibujantes de la historia”

-¿De qué manera influyó tu experiencia en el exterior?

-Estuve becada por el gobierno alemán en Munich y fue un cambio muy importante. Alemania es un país que educa y tenés contacto con un contexto multicultural. Estudié en la Kundhouse de Munich y de Hamburgo. Estuve dando clases también y pude viajar al continente asiático, donde me fasciné por su cultura y encontré parte de esto que hago ahora. Me identifiqué mucho con la pintura en planos, como los japoneses. Nunca me preocupé por hacer un claroscuro. Sí trabajé mucho con la línea y con el dibujo. Me esforcé toda mi vida para tener buen dominio del dibujo. Ahora estoy en un período en el que espero llegar a lo que uno pretende llegar como meta.

-¿Qué importancia tiene la cultura asiática en tu obra?

-La concepción de la obra de arte para ellos no debe alejarse de la verdad. Lo que se expresa debe ser verdadero, no puede ser fingido. En la escritura no hay forma de ficción, por eso las formas hablan de lo verdadero. Los niños no piensan en eso, lo expresan directamente. La colocación de pinceladas yuxtapuestas, al mezclarse desarma la paleta y se reconoce el color a la distancia. Eso es algo que me interesa mucho y que estoy trabajando actualmente en mis últimas obras. Estoy tratando cada vez de sintetizar más, al igual que la línea de escritura asiática. Son como hilos que caen desde arriba hacia abajo. Admiro eso y creo que son los máximos dibujantes de la historia.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla