Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Ayudan al hospital de niños sor María Ludovica

Funda Core, un ejemplo de perseverancia, va por otra megaventa solidaria de tapitas

Tras quedarse sin sede, lucharon para no interrumpir la obra que ayuda a chicos con cardiopatías congénitas, se recuperaron y van por otro “milagro” para conseguir fondos

Funda Core, un ejemplo de perseverancia, va por otra megaventa solidaria de tapitas

GUSTAVO PAPA
gustavopapa@eldia.com

Funda Core este año estuvo a punto de desaparecer. La perseverancia, el esfuerzo mancomunado y la ayuda de distintos sectores de la comunidad permitieron sostenerla y ahora realizará una mega venta de tapitas que le permitirá recaudar fondos con miras a la compra de equipamiento para el Hospital de Niños.

En los primeros meses de 2018 hicieron una venta de 10 toneladas de tapitas y metales. Pero ese alegrón quedó en jaque porque perdían la sede que le habían prestado en 62 entre 13 y 14. Luego de diversas gestiones la Municipalidad le facilitó una casona de 4 y 70, donde hay tantos recovecos como bolsas apiladas, ya preparadas para partir al Gran Buenos Aires, donde una empresa recicladora comprará 14 toneladas de tapitas de plástico que fueron llegando a la fundación a través de distintos canales y puentes solidarios que tienden las autoridades y los voluntarios de la entidad, tiempo y esfuerzo por el cual no reciben un peso en sus bolsillos, ya que trabajan y gestionan ad honorem, con la única meta de salvar vidas de chicos que tienen cardiopatías y están internados en el Hospital Sor María Ludovica.

Pasaron de estar en los primeros planos cuando Funda Core era uno de los sueños del “Bailando” -programa masivo televisivo que conduce Marcelo Tinelli- a estar con la angustia de no saber si podían continuar con la obra que llevan a cabo porque se habían quedado sin sede física, para guardar las toneladas de afecto que les llega en forma de tapitas de plástico, envases metálicos -de bebidas y desodorantes- y también por donaciones de fondos que les llega vía internet.

En la casa de 4 y 70 trabajan distintos voluntarios y es un proceso que lleva su tiempo: reciben bolsas de todos los tamaños y colores, verifican qué trae cada una de las bolsas en un cuarto que se transforma en un “quirófano” y las empacan de manera tal que se puedan trasladar fácilmente.

Funda Core, de alguna manera, encabeza una red de distintos receptores de tapitas: escuelas, comercios, organismos públicos y otras instituciones hacen la colecta. Luego pasa un representante de la entidad, las retira y las lleva a 4 y 70.

Esto es un relojito que funciona con el amor de sus integrantes para ayudar a los chicos

Pamela Bonac Presidenta Funda Core

 

Recientemente, por la ayuda de otra fundación, hicieron trabajos para mejorar el área de pacientes con cardiopatías en el Hospital de Niños.

En un cuarto enorme hay bolsas apiladas que llegan, al techo de la casona. En muchos casos, como en esta venta inminente, ayudan jóvenes de distintos clubes de la Ciudad. En la jornada de hoy, que arrancará cerca de las 8,30, será el turno de distintos planteles del club Universitario de Gonnet, quienes harán el pasamanos en el menor tiempo posible, para cargar el camión que se dirigirá de 4 y 70 al destino prefijado.

Se trata de 14.000 kilos de tapitas que serán adquiridos por una recicladora. En la fundación consiguieron gestionar el camión que las trasladará y se ahorraron decenas de miles de pesos en fletes.

Por eso trabajaron este fin de semana largo a full, le dedicaron horas a preparar el traslado de las donaciones, que también integran juguetes que se transforman en sonrisas de los chicos que están internados en el Sor Ludovica y reciben los regalos después de haber pasado por “filtros quirúrgicos” artesanales, ya que tienen que tener un proceso de limpieza y preparación que no los ponga en riesgo.

Pamela Bonac, presidenta de la fundación, destaca “la labor de los voluntarios, profesionales, funcionarios que colaboran para simplificar diferentes cuestiones que resultan esenciales para el funcionamiento de la entidad. Y resalto la ayuda de la comunidad, que colabora en la medida de sus posibilidades, se acerca a ver, a dar una mano y entender el proceso que se inicia con cada granito de arena que ponemos todos para que el hospital de Niños tenga la ayuda necesaria y fortalecer los servicios que ya brinda en forma elogiable para los pacientes de distintas áreas.

“Somos una fundación Integrada por padres y amigos de Niños operados de afecciones cardiacas de la Terapia Intensiva Cardiovascular del Hospital de Niños de La Plata Sor María Ludovica. Nuestro objetivo es dar el máximo soporte a la sala I de la Terapia Intensiva Cardiovascular donde los pacientes con cardiopatías congénitas siguen su tratamiento post Operatorio”, remarcan los integrantes de la fundación que nació en 2014 y que en contextos de crisis o en otros donde la economía no jaquea tanto los sueños busca brindar puentes solidarios y se transforman en objetivos que fueron soñados y concretados.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla