Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Degradación ambiental

El bloqueo clandestino de un arroyo renueva la inquietud por el control de los cursos de agua

Acusan a un vecino de tapar el arroyo Azul, en Villa Elisa, donde hubo un tenso cruce con las autoridades. Otros casos en la Región

El bloqueo clandestino de un arroyo renueva la inquietud por el control de los cursos de agua

El desvío del arroyo Garibaldi, el antecedente más cercano/ archivo

De las dos docenas de arroyos que surcan el partido de La Plata, pocos escapan al signo de las intervenciones clandestinas y la creciente contaminación, tanto en entornos urbanos como rurales. Los sucesivos diagnósticos y dictámenes científicos de los últimos años han alertado sobre los altos niveles de degradación ambiental, uno de cuyos factores son las acciones de quienes, de forma ilegal y atentos al propio beneficio, alteran el recorrido de los cursos naturales de agua.

Lo que renovó la preocupación por estas maniobras fue lo que sucedió esta semana en el barrio Las Retamas, en Villa Elisa, cuando autoridades y policiales intentaron evitar que un vecino tapara nuevamente el cauce natural de un arroyo.

Según se informó, anteayer, luego de recibir llamados alertando sobre lo que estaba sucediendo, la delegada de esa localidad, Virginia Pérez, se hizo presente en calle 132 entre 422 y 423 y constató que había máquinas tapando el cauce del arroyo Azul, que unos metros más adelante se une con el arroyo Carnaval. El primero de esos cursos de agua cruza el sector de Villa Elisa comprendido entre 422, 425, 131 y 135 como afluente del Carnaval.

“No es la primera vez que hace eso, este conflicto lleva años”, le dijo Pérez a EL DIA, quien según contó recibió una catarata de insultos y amenazas de parte de quien sería propietario del terreno que es atravesado por el arroyo.

Según explicó, durante una tormenta de fines de septiembre, y al ver que la zona se estaba inundando, las máquinas de la Municipalidad ingresaron al predio en el que no hay ninguna construcción y liberaron el cauce del arroyo, lo cual hizo que mejorara la situación del barrio ya que el agua tenía por donde circular.

“Al día siguiente, cuando llego a la Delegación, esta persona me estaba esperando y me habló de una manera muy violenta”, sostuvo la funcionaria municipal.

Ahora el caso está en la Justicia Civil, ya que un grupo de vecinos presentó una denuncia. “Él modificó el cauce del arroyo tapándolo con tierra, ni siquiera lo entubó”, explicó Pérez.

Ayer a la mañana, el acusado, según señalaron los vecinos, volvió a movilizar la maquinaria necesaria para, otra vez, tapar el arroyo. “Con este hombre no se puede hablar, me insultó y me amenazó en reiteras ocasiones”, admitió la delegada.

Como la situación era tensa, Pérez convocó a la Policía y a funcionarios de otras áreas para labrarle dos actas, una consistente en una “contravención por movimiento de suelo sin autorización” y otra por la “constatación por haber tapado el cauce del arroyo”.

“Hoy el cauce está tapado, por eso me voy a reunir con el director de Hidráulica”, afirmó la delegada de Villa Elisa, quien confirmó que ya formuló una denuncia ante la Fiscalía y dio curso al área de Legales de la Municipalidad para que intervenga directamente en el caso.

“Le vamos a pedir a la Justicia una medida de no innovar para que nos permita ingresar y volver a destapar el arroyo. Tapar el cauce de un arroyo es un delito grave”, completó.

Desde el Municipio confirmaron la presentación y ratificaron que esperan una resolución judicial.

práctica habitual

Lejos de tratarse de un caso aislado, en distintos sectores denuncian que estas intervenciones clandestinas de los arroyos son una práctica frecuente, entre el avance de los invernaderos y los cultivos sobre las zonas de bañados que dan origen a los arroyos y la presión de las urbanizaciones.

Sin ir más lejos, en agosto pasado la comuna radicó una denuncia penal por una obra clandestina que modificó el curso del Arroyo Garibaldi. Al parecer el desvío se hizo hace ya algunos años para impedir que el agua llegara a la cantera. Se sospecha que con la finalidad de extraer suelo en donde pasaba naturalmente el arroyo, lo que estaría violando la ley provincial de conservación de desagües naturales. Según la denuncia, sucedió en la zona que abarca desde la 622 a 637 y de calle 2 a 122, donde se explota una cantera.

No es el único caso: fuentes municipales confirmaron que hay otra denuncia por el desvío de un afluente del Arroyo Del Gato en la zona de Melchor Romero, por la cual la comuna ya hizo presentaciones y le dio intervención a la Autoridad del Agua, que es el organismo competente en el control de estas irregularidades.

 

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...