Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
UNA CAUSA IMPULSADA POR EL CENTRO DE EX COMBATIENTES DE LA PLATA

Torturas en Malvinas: revelan nombres de militares acusados

Se trata de 18 oficiales sobre quienes pesan denuncias por diversos vejámenes sufridos por conscriptos. Fueron citados a prestar declaración indagatoria

Torturas en Malvinas: revelan nombres de militares acusados

la mayoria de los casos de tortura estuvieron vinculados a faltas cometidas por la tropa por hambre

Nicolas Maldonado

nmaldonado@eldia.com

Once años después de que se denunciaran los primeros casos y cuando ya han pasado 36 desde el final de la guerra, la Justicia citó a indagatoria 18 de los 95 oficiales acusados de someter a torturas y abusos a soldados conscriptos durante el conflicto. Así lo confirmaron ayer en el Centro de Ex Combatientes de La Plata (CECIM) al señalar que el juez federal de Ushuaia Federico Calvete hizo lugar a una solicitud presentada en mayo por el fiscal federal de Río Grande, Marcelo Rapoport.

Los militares citados a prestar declaración indagatoria son Miguel Ángel Garde, Belisario Gustavo Affranchino Rumi, Eduardo Luis Gassino, Jorge Oscar Ferrante, Emilio José Samyn Duco, Jorge Guillermo Díaz, Luis Alfredo Manzur, Raúl Antonio Linares, Pablo Emilio Hernández, Claudio Tamareu, Jorge Arnaldo Romano, Ramón Eduardo Caro, Sergio Alberto Guevara, Oscar Luis Contreras, Francisco Gabriel Rivero, Oscar Albarracín, Ramón Desiderio Leiva y Gustavo Adolfo Calderini.

La causa -que surgió en 2007 a partir de las denuncias de 23 conscriptos correntinos presentadas por el entonces secretario de Derechos Humanos de esa provincia, Pablo Vasell- tomó impulso a raíz de acciones promovidas por el Centro de Ex Combatientes de La Plata (CECIM). Y hoy se funda en el testimonio de 120 ex combatientes que declararon como víctimas o testigos de torturas cometidas por al menos 95 militares, que eran sus superiores.

“El llamado a prestar declaración indagatoria constituye un verdadero punto de inflexión, por primera vez en más de una década los denunciados estarán frente a frente con el juez y se les expondrán los delitos de los que los acusa”, reconoció Jerónimo Guerrero Iraola, abogado del CECIM.

De acuerdo con la acusación del fiscal Rapoport, durante la guerra se habrían producido al menos 22 vejámenes contra soldados, en la mayoría de los casos ‘estaqueamientos’ y ‘enterramientos’ en castigo por faltas cometidas en la desesperación de por la escasez de abrigo y comida.

“Los castigos eran de diversa índole, pero en general estuvieron relacionados con actos de desobediencia motivados por el hambre al que estaban sometidos los soldados”, señalaron desde la secretaría de Derechos Humanos de la Provincia, organismo en su momento hizo una presentación para que esos delitos fueran considerados de “lesa humanidad” y no prescriban.

Si bien un juzgado de primera instancia y la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia consideraron que se trata de crímenes de lesa humanidad, queda por resolver ahora un recurso de queja presentado ante la Cámara Federal de Casación Penal.

“Hubo de todo. Lo común eran los estaqueos, que llegaron a darse incluso bajo fuego enemigo; pero además utilizaban los teléfonos de campaña como picana, te metían los pies en pozos de agua congelado y había un superior que aplicaba una pinza pico de loro en los labios para castigar a los compañeros”, detalla Ernesto Alonso, el secretario de Derechos Humanos del CECIM, quien sostiene que los castigos eran “siempre por lo mismo: matar una oveja o escaparse a buscar comida para atajar el hambre”.

“La negación de estos hechos sostenida durante años por los militares empezó a desmoronarse a partir de las primeras denuncias formales. Con el transcurso de los años fueron apareciendo cada vez más testigos y más casos. En la medida en que los compañeros se daban cuenta que la causa venía en serio se animaban a contar lo que les pasó”, explica Alonso quien espera que este pasa dado ahora por la Justicia permita que se conozca finalmente la verdad.

Hubo de todo pero lo común eran los estaqueos, que llegaron a darse bajo fuego enemigo

Aun resta resolver una cuestión judicial paralela: si se trata de delitos de lesa humanidad

 

 

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...