Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
UNA HISTORIA QUE TUVO EN VILO A LA CIUDAD

Dos familias platenses unidas por tragedias casi idénticas en colonias

Lautaro Soto tenía 4 años cuando se ahogó en la pileta del Club Universitario. Sus padres fueron al velatorio de Lucas Lin, muerto en la del Lincoln: “Nos abrazamos y fue como volver a vivir lo que pasó hace 18 años”, dijeron

Dos familias platenses unidas por tragedias casi idénticas en colonias

En cada foto de Colonia que publicó el colegio en Facebook, la madre de Lucas posteó su reclamo/Facebook

Hace poco más de 18 años, en diciembre del 2000, Lautaro Soto (4) fue encontrado sin vida por una profesora de la colonia de vacaciones del Club Universitario de Gonnet. Su cuerpito flotaba boca abajo en una de las piletas.

El pequeño, que asistía por primera vez a ese predio, fue sacado del agua de inmediato y luego se tocó el silbato de alerta. Eduardo Marasco -en ese momento encargado de la colonia-, lo tomó en sus brazos y partió a la carrera hacia la guardia médica. En el trayecto, una médica le practicó RCP.

Los médicos de UDEC que lo trasladaron al hospital Sor María Ludovica repitieron las maniobras de reanimación. Sin embargo, el tiempo que Lautaro estuvo en el agua fue determinante y murió una hora y media después, en la camilla del sanatorio.

El juicio por este caso del que se habló durante semanas, volvió a revolucionar a la Ciudad. Las instalaciones del Tribunal Oral en lo Criminal I de La Plata se vieron repletas de medios de comunicación de todo el país, y la gente siguió los pormenores del proceso con avidez. Pasaron cuatro años antes de que los jueces Patricia De La Serna, Guillermo Labombarda y Samuel Saraví Paz dictaminaran el fallo.

Marasco fue condenado a dos años de prisión en suspenso y a 8 de inhabilitación especial, al dar por acreditado que actuó con inobservancia de los reglamentos y de los deberes a su cargo, al no adoptar los recaudos de seguridad.

Los dos jueces (De La Serna votó en disidencia, porque entendió que los cinco imputados fueron autores responsables del delito de homicidio culposo) también condenaron a seis meses de prisión en suspenso al por entonces estudiante de educación física Juan Luciano Fores; y absolvieron de culpa y cargo a las procesadas Natalia González, Analía March y Daniela Chirra.

“FUE COMO VER A MI HIJO”

Para la familia Soto, la muerte de Lucas Kevin Lin (5) significó un impacto fuerte, doloroso. “Fue lo mismo, revivimos el golpe que sentimos hace 18 años, nos sentimos muy identificados”, le dijo a EL DIA Reinaldo, el papá de Lautaro.

El sentimiento fue tan robusto que decidieron participar del sepelio de Lucas, que se llevó a cabo el jueves último en el Cementerio Campanario. “Cuando fuimos y entramos en la salita fue como ver a mi hijo”, contaron.

“El papá (Min) estaba muy golpeado. Yo lo abracé y él no sabía qué hacer, pobre. ¿Vos sabés lo que es esto? No esperaban vernos ahí, y uno lo hace de corazón, nosotros lo seguimos viviendo todos los días a esto”, detalló Reinaldo.

En ese encuentro le entregaron “la ley de colonias, la ordenanza municipal y nos pusimos a disposición suya”, apuntó.

Tras conversar con Min, Reinaldo manifestó que “a este nene (por Lucas) se lo han olvidado, no podés olvidarte a una criatura” y agregó: “Espero que encuentren justicia”.

Por otra parte, el papá de Lautaro recordó cómo fueron los días previos y posteriores al debate oral que se desarrolló en 2004, y expresó que “una vez que terminó el juicio fuimos por la ley. Chocamos con la realidad muchas veces, pero lo conseguimos”.

Aquella jornada donde los magistrados dictaron su veredicto fue “terrible”. “Había un montón de medios y gente. Pero cuando terminó todo y bajamos las escalinatas, estábamos solos”, recordó Reinaldo.

Esa lucha es la que mantuvo a la familia más unida que antes. “Conseguimos muchas cosas con mi esposa y eso es lo que nos mantuvo juntos. Ahora seguimos luchando en lo civil, con dos fallos favorables”, explicó.

LA REUNIÓN CON JULIO GARRO

El viernes pasado, en tanto, el intendente de La Plata Julio Garro fue a la casa de la familia Lin, “como papá y no como funcionario”, aclararon testigos de ese encuentro que duró aproximadamente 40 minutos.

En 1998 Garro perdió un hijo en circunstancias similares, ya que se ahogó en la pileta de un familiar.

“Fue algo muy emotivo”, agregaron las fuentes, “Julio les contó su anécdota personal y eso los unió en un abrazo”.

Min Lin, el papá de Lucas, estaba “muy emocionado”, aseguraron, sin pasar por alto que “para su comunidad es muy importante que el alcalde local se tome el tiempo de ir a saludarlos y rendirles su respetos” después de la tragedia que ocurrió a las 16 del martes pasado en la pileta cubierta del predio situado en 137 y 518.

Como se ha venido informando, la causa que está bajo la instrucción de la fiscal en turno Cecilia Corfield no tiene carátula, por ahora. Hay tres empleados identificados y mañana fueron citados a declarar los primeros adultos ajenos a la colonia que tomaron contacto con la escena y con la víctima.

Con esos testimonios y los informes periciales y de autopsia, la fiscal definirá el futuro del proceso.

LESIONES POR CAUSAS EXTERNAS

De acuerdo a los especialistas, el ahogamiento, tanto en piletas como en bañeras, es uno de los principales tipos de “lesiones por causas externas” (LCE) en niños. En Argentina, las LCE representan la “primera causa de muerte en chicos de entre uno y 15 años, con una tasa de 11,6 casos por cada 100.000 niños”, indicó la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Esos accidentes, en su gran mayoría evitables, se pueden presentar de diversas formas: ahogamiento, quemaduras, caídas, contactos con electricidad o atragantamiento. En el caso de piscinas de tamaño considerable,

Así lo refleja Viviana Soligo, pediatra y miembro del Comité de Prevención de Lesiones de la SAP: “El método de la visión directa permanente es el más efectivo y menos costoso para prevenir accidentes, además de ser imprescindible en lactantes y niños pequeños”. Asimismo, remarcó que cada menor “debe estar a cargo de un cuidador responsable, mayor de 18 años, que esté en condiciones físicas e intelectuales para socorrer, sepa nadar perfectamente y pueda sumergirse sin equipo hasta el fondo máximo de una piscina (3 ó 4 metros)”. Y agregó: “También es imprescindible que esté entrenado en reanimación cardiopulmonar (RCP)”.

VERANO TRÁGICO EN LA REGIÓN

Tragedias como la de Lucas Lin tienen varios antecedentes recientes en la Ciudad.

El 25 de enero, en 68 y 138, de Berisso, personal de Comando de Patrulla halló una menor “con signos de ahogamiento tendida sobre la vereda, con la panza hinchada, morada y completamente mojada”. Los uniformados acudieron tras un alerta al 911. La nena, de tres años, fue derivada al hospital San Martín donde ingresó sin signos vitales.

El 30 de enero, un bebé de 15 meses falleció ahogado en una pileta de fibra de vidrio de pequeñas dimensiones, en su casa situada en la localidad de San Carlos. El pequeño arribó cerca del mediodía en una situación de urgencia médica al Hospital “Alejandro Korn” de Melchor Romero, pero cuando los médicos lo atendieron ya estaba muerto.

En tanto, el lunes 31 de enero, una bebita de 20 meses murió en el Hospital de Niños, a donde había ingresado dos días antes, tras caer a la pileta de su casa. El accidente sucedió en 520 entre 15 bis y 16 y la víctima fue rescatada con vida. Alertados por un llamado al 911, los policías llegaron al lugar cuando los familiares la trasladaban en un auto particular al hospital de Gonnet, desde donde la llevaron Sor María Ludovica.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla