Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Comerciantes y vecinos hartos de una obra “eterna” en 60 entre 22 y 23

Es una repavimentación que comenzó hace más de tres meses y todavía está en “veremos”. Afirman que las ventas cayeron 70%

Comerciantes y vecinos hartos de una obra “eterna” en 60 entre 22 y 23

En 60, 22 y 23 vecinos y comerciantes piden apurar la obra de repavimentación/ G. Calvelo

15 de Marzo de 2019 | 01:58
Edición impresa

Vecinos y comerciantes de 60 entre 22 y 23 piden a gritos “basta”. Hace más de tres meses comenzaron los trabajos de repavimentación de la calzada de esa cuadra y con todas las molestias que implica el desarrollo de una obra en la zona intervenida todavía siguen pasando las máquinas y continúa interrumpido el tránsito. Aseguran que la caída de las ventas, fruto del corte de la circulación vehicular, llega a un 70 por ciento.

El plan trazado para la avenida 60 contempló primero la repavimentación y bacheo del sector que va de 14 a 19. Ahora se ejecuta la cuadra que va de 23 a 24. Según afirmaron las autoridades comunales, la obra se lleva adelante con fondos nacionales y es fiscalizada por el ministerio de Transporte de la Nación. “Se avanza entre las calles 19 y 25 sobre la mano ascendente y luego se continuará por la descendente”, se indicó.

Entre los locales de los diferentes rubros las principales quejas apuntan a la pérdidas en las ganancias que provoca el hecho de que los clientes no puedan acercarse a los negocios con sus vehículos. “Estimamos que en la mayoría de los casos estamos perdiendo por lo menos un 70 por ciento de las ventas; si eso se lo agregamos a una situación económica difícil nuestro panorama es muy malo”, comentó Gabriela López, propietaria de una dietética y una de las comerciantes de la cuadra más movilizadas frente a la ejecución de los trabajos, que le parecen “eternos”, pues, en su opinión, “hace rato” que debieran haber finalizado.

“Empezaron el 26 de noviembre”, señaló, con precisión, María Alejandra Lannoo, dueña de una casa de artículos de limpieza que desde hace semanas espera, casi en vano, que ingrese un cliente a su local. “Me parece perfecto que hagan una obra -agregó-, pero no lo han hecho de manera muy inteligente. Arrancaron por la mitad de cuadra y siguieron primero hacia 22 y después hacia 23. Así comprometieron toda la cuadra”.

Todo este tiempo en obra fue exclusivamente para el arreglo de uno solo de los sentidos de la avenida, el ascendente. No obstante, no concluyeron con los trabajos de ese carril y hoy, según afirmaron vecinos que fueron notificados por la gente a cargo del proyecto de mejora vial, comenzarían a picar el viejo asfalto de la dirección contraria. “Todavía no terminaron con el lado de enfrente y sin embargo nos avisaron que no dejemos más los autos estacionados acá porque ya empiezan con esta parte”, dijo López, preocupada porque la situación se les complique todavía más.

Propietaria de una tienda que vende, sobre todo, blanquería, Mabel Zinij también está “harta” de una repavimentación que no termina mas. Encima, en su caso, se le añade como dificultad que el sector del cordón de la vereda situado a la altura del acceso a su comercio está destrozado. “La gente que hace la obra me prometió que lo iban a arreglar, pero no han hecho nada”, planteó la mujer.

Esa cuadra y sus dos esquinas correspondientes presentan un cuadro, en las horas comerciales que son las de mayor movimiento, caótico. Al ruido y las vibraciones propios de las maquinarias y al polvo que vuela se le suma que los autos y camionetas que no pueden salir por la calle que se está arreglando suben la rambla y desde ahí doblan hacia el carril del sentido descendente, todavía ayer no intervenido.

Además, los vecinos de esa cuadra reclamaron por la falta de iluminación. “No funcionan dos columnas de luz y esto a la noche es una oscuridad total”, remarcó María Labarca.

El por qué se realiza por tramos

Frente a los reclamos vecinales por la forma en que se ha ido planteando la ejecución del proyecto, fuentes del Municipio respondieron que “al ser una obra de pavimento de hormigón requiere que el material fragüe y adquiera resistencia. Por eso se va interviniendo de forma parcial, para no interrumpir el paso en su totalidad”.

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla