Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SIN CARNES, LÁCTEOS NI HUEVOS

Aseguran que la dieta vegana aporta todo lo necesario durante la gestación

Contra los reparos de algunos médicos, especialistas en fertilidad y nutrición aseguran que no ingerir productos de origen animal durante el embarazo no pone en riesgo de por sí la salud de las mamás y sus bebés

Aseguran que la dieta vegana aporta todo lo necesario durante la gestación

Shutterstock

Pese a que muchas personas la consideran una forma deficiente de alimentación, una dieta vegana completa y variada aporta a las mujeres y sus bebés “todos los nutrientes necesarios durante el embarazo y el amamantamiento”, afirman nutricionistas y expertos en fertilidad.

“Aquellas mujeres con un adecuado estado de salud y con dietas veganas apropiadas pueden tener un embarazo saludable. Distinto es el caso de mujeres con carencias nutricionales o complicaciones durante la gestación, en las que es fundamental una evaluación médica para determinar la dieta y suplementos necesarios”, explica la especialista en reproducción asistida Bárbara Liotti del centro IVI Buenos Aires, quien señala que el estado nutricional, tanto en la mujer como en el hombre, tiene un rol “muy importante” en la reproducción.

“Un estilo de vida saludable y la incorporación de hábitos nutricionales adecuados mejoran las chances reproductivas y disminuyen los riesgos obstétricos”, asegura la profesional, para quien mantener una dieta sin carne, huevos ni lácteos no implica necesariamente tener una mala alimentación.

“Para las personas que comen de todo, la proteína de la carne, el huevo o el queso son de buena calidad, pero los veganos tienen que buscarlas entre los cereales, las legumbres, el tofu, los frutos secos y las semillas, y combinarlos entre sí para obtenerlas”, comenta la nuricionista Liliana Grimberg del Centro Ravenna.

Cada vez más extendida entre las nuevas generaciones, la dieta vegana, a diferencia de la vegetariana, no incluye ningún producto de origen animal, lo que supone abstenerse no sólo de comer carnes, lácteos y miel sino cualquier producto cuya elaboración implique alguna forma de explotación animal.

RECAUDOS

Para asegurarse una buena alimentación con una dieta vegana, “lo más importante es ir cambiando los alimentos entre sí, para lograr proteínas de buena calidad”, señala la profesional.

En ese sentido, explica que para lograr el objetivo de una alimentación equilibrada y una buena fertilidad se necesitan aportes adecuados de las vitaminas A, D, C y E y de minerales y macronutrientes, como omega 3, ácido fólico, selenio y zinc.

“La deficiencia de vitamina A perjudica la calidad del semen, mientras que la D mejora la secreción y la acción de insulina, la ovulación y ayuda a aumentar la probabilidad de embarazo después de un fertilización in vitro”. En tanto que “las vitaminas C y E son muy importantes para el sistema reproductivo debido a su función antioxidante, que contrarresta los efectos que el estrés puede generar sobre los óvulos y espermatozoides”, detalla Grimberg.

Consultada sobre los alimentos en los que se pueden encontrar esas vitaminas, la especialista precisó que la vitamina A está en grasas lácteas y en la leche entera, mientras que su precursor, el betacaroteno, está en zanahoria, tomate, calabaza y verduras de hoja verde.

Asimismo, explicó que la vitamina D “se forma como consecuencia de la exposición solar controlada”, mientras que la C y E están presentes en cítricos, tomates, pimientos y germen de trigo, aceite de oliva y frutos secos, respectivamente.

“El omega 3, un componente propio de mariscos, salmón, sardinas y atún, también puede incidir positivamente sobre los procesos reproductivos, al igual que el ácido fólico, presente en verduras de hoja verde, cereales integrales, legumbres, banana y huevos, que previene defectos del tubo neural y también se asocia con mecanismos ovulatorios y la calidad seminal”, comenta Liotti.

En cuanto al zinc, que tiene un papel “esencial” en la fertilidad, ya que “protege al óvulo y al espermatozoide del daño oxidativo e interviene en los procesos de desarrollo embrionario”, no solo se encuentra en carnes rogas, pescados y huevos. También está presente en legumbres y frutos secos”, señala la especialista en nutrición.

“Una dieta variada totalmente vegana brinda a la madre y el bebé todos los nutrientes necesarios durante el embarazo y amamantamiento. No existe nutriente alguno que la dieta vegana no pueda aportar”, aseguran también desde la Vegan Society, la entidad vegana con mayor tradición a nivel mundial.

 

Veganismo
El término «veganismo» fue acuñado en 1944 con el objetivo de diferenciarlo del vegetarianismo que, a nivel de nutrición, acepta que sus practicantes consuman alimentos de origen animal siempre que no impliquen sacrificio.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla