Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Lo sancionó por unanimidad el senado

La emergencia alimentaria ya es ley y ahora el Gobierno define su instrumentación

Dispone un aumento del 50 por ciento de los fondos destinados a comedores y merenderos. Presión de las organizaciones sociales

La emergencia alimentaria ya es ley y ahora el Gobierno define su instrumentación

El recinto de la cámara alta antes de la votación/prensa senado

Mariano Spezzapria

@mnspezzapria

El final estaba cantado. A tal punto, que las organizaciones sociales que se movilizaron al Congreso se desconcentraron antes de que los senadores ingresaran al recinto. La declaración de la emergencia alimentaria ya había sido abrochada políticamente. De ahí que el debate en el recinto de la Cámara alta pasara a un segundo plano y terminara siendo irrelevante, algo que se profundizó por la ausencia de Cristina Kirchner y Miguel Pichetto.

Los “archirrivales” del Senado tuvieron sus motivos para pegar el faltazo: Cristina sigue en Cuba, acompañando a su hija Florencia; Pichetto salió de campaña por el Conurbano. Sin ambos candidatos a vicepresidente entre los oradores, las exposiciones tuvieron un tono monocorde, según pudo constatar EL DIA en el recinto legislativo. Solamente al final agitó las aguas el jefe del bloque de Cambiemos, Luis Naidenoff.

El radical formoseño consideró una inmoralidad que provincias y municipios tengan fondos en plazos fijos, mientras en sus territorios hay carencias irresueltas. No lo dijo explícitamente, pero desde el oficialismo ya se había apuntado contra el gobierno de La Matanza por esa situación. “Quiero escuchar qué piensa el candidato a presidente. No hay que esconderse”, advirtió Naidenoff en el cierre del debate.

Hasta esa intervención, la sesión había transcurrido en forma previsible, con una lógica que no se alteró a la hora de la votación, que aprobó la emergencia por unanimidad. Esto es, la votaron favorablemente los 61 senadores presentes en el recinto. El cuerpo tiene en total 72 integrantes, por lo cual además de Cristina y Pichetto, faltaron otros 10 legisladores. La vicepresidenta Gabriela Michetti sólo vota en caso de empate.

Ahora la pelota quedó picando en el campo del Gobierno, que debe promulgar la nueva legislación para instrumentarla. Según pudo saber este diario, la Casa Rosada podría hacerlo entre hoy y mañana. Una vez que publique la norma en el Boletín Oficial, la administración del presidente Mauricio Macri deberá aumentar las partidas nacionales que financian comedores y merenderos en unos 10.000 millones de pesos.

Pese a que votó a favor, el peronista por Formosa José Mayans dijo que habrá una “distribución inequitativa” de esos fondos “entre la provincia de Buenos Aires y el resto del país”, algo que no pudo justificar porque la instrumentación dependerá del Poder Ejecutivo tras la sanción parlamentaria. Mayans se quejó de una supuesta “falta de palabra” por parte del oficialismo, que –dijo- pidió que la sesión fuera “tranquila”.

Ese había sido, justamente, el acuerdo entre el Gobierno y la oposición que se respetó la semana pasada en la Cámara de Diputados y que ayer se completó en la misma dirección en el Senado, salvo el breve chisporroteo del final que ocasionó el discurso de Naidenoff .

En la calle

Las organizaciones sociales que movilizaron al Congreso fueron mayormente las que están enroladas en el opositor Frente de Todos. Sobre la avenida Entre Ríos se hicieron notar columnas de la CTEP –que lidera Juan Grabois-, Barrios de Pie, la Corriente Clasista Combativa –de Juan Carlos Alderete- y el Frente Darío Santillán. Los manifestantes hicieron acto de presencia y se retiraron pacíficamente antes de que comenzara la sesión.

Eso sí, provocaron inconvenientes en el tránsito porteño porque se desparramaron en distintas direcciones: unos enfilaron hacia la avenida Belgrano, otros agarraron por Bartolomé Mitre hacia la 9 de Julio y los menos abordaron el subterráneo. La Policía de la ciudad de Buenos Aires no impidió los cortes de calles, como sí lo había hecho con anterioridad a las elecciones.

A la hora que comenzó la sesión por la emergencia alimentaria sólo quedaban en las inmediaciones del Congreso algunos pocos manifestantes y vendedores ambulantes. En el recinto, mientras tanto, los senadores tomaban café mientras se sucedían los oradores.

Tal como quedó sancionada la ley, el Gobierno deberá ahora incrementar las partidas alimentarias en al menos un 50%. Los fondos saldrán de una reasignación que hará la Jefatura de Gabinete.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla