Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Opinión |Editorial
Las picadas se extienden a otras zonas de la Ciudad

Las picadas se extienden a otras zonas de la Ciudad
12 de Enero de 2020 | 04:33
Edición impresa

La reiteración en distintos lugares de la Ciudad del fenómeno de las ruidosas y peligrosas picadas que personas desaprensivas realizan con diferentes tipos de vehículos –sean automóviles, camionetas o motocicletas- habla en primer término de la completa falta de educación cívica de quienes las realizan y, al mismo tiempo, refleja una omisión indisculpable de las sucesivas administraciones municipales, en una ciudad que, como la de La Plata, bate lamentables récords en materia de víctimas fatales y heridos en accidentes de tránsito.

A fines del año pasado se reseñó en EL DIA y se analizó luego en esta columna el tema de las picadas que habían elegido como escenario al paseo del Bosque. Cabe recordar que pocos días antes había perdido la vida en ese lugar un joven motociclista, en un choque con un automóvil, investigándose desde la Justicia si el conductor de este último participaba de una picada.

Ahora, tal como se publicó reciementemente, las picadas clandestinas invadieron la plaza Malvinas y con el natural ruido de los motores, con música a todo volumen y con el alcohol como estimulante, ese lugar tradicional por su tranquilidad se ha convertido en una postal del descontrol. Los vecinos reclamaron e hicieron ver que ese desborde ciertamente anárquico ocurre a metros de la sede de la secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, es decir la dependencia a cargo del ordenamiento del tránsito urbano.

Si bien en el verano esa problema se registra casi todos las noches, la gente de la zona indicó que se agrava de viernes a domingos, jornadas en las que por el ruido no pueden conciliar el sueño hasta las 6 de la mañana. Los vecinos dijeron no entender por qué no se hacen controles de alcoholemia en ese espacio, ya que los grupos que se reúnen a tomar bebidas alcohólicas se mueven en automóviles con el riesgo que ello implica. La plaza y su entorno, dijeron, se convierten en un boliche al aire libre, corriéndose picadas con autos por la avenida 19 y por la calle 54, mientras que las motos lo hacen directamente en los veredones internos de la plaza.

Como se ha dicho, a metros del lugar se encuentra la oficina de Tránsito. Aquí vale el aforismo: en casa de herrero, cuchillo de palo. Debe tenerse en cuenta que no se habla en absoluto del comportamiento habitual de la mayoría de los conductores de automovilistas y motociclistas, sino de un grupo de ellos -nutrido, por cierto- que se reúne por las noches y recorren, juntos y a altísimas velocidades, sin respetar ninguna ley ni principio de convivencia determinadas zonas urbanas, cometiendo a su paso desmanes con quien se les cruce y con todo lo que encuentren en el camino.

En cada oportunidad en la que se tocan temas referidos al tránsito, los especialistas llegan a dos coincidentes conclusiones. Por un lado, a la necesidad de sancionar con toda la severidad posible a quienes infrinjan las normas; y por el otro, a que se impartan en la población sólidos principios educativos, que apunten a la importancia de respetar las leyes para que en las calles reine el orden y no la anarquía. Y a comprender, de una manera cabal, que los espacios públicos no existen para darles usos particulares, sino para que formen parte de la propiedad común de todos los habitantes.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla