Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
El Gobierno busca capitalizar una posible victoria “verde”

Mariano Spezzapria

Por: Mariano Spezzapria
@mnspezzapria

11 de Diciembre de 2020 | 02:27
Edición impresa

Para el Gobierno, ya no se trata de un debate en el que se otorga libertad de conciencia a los diputados y senadores oficialistas en el Congreso. Por el contrario, en el Frente de Todos quedó claro, desde ayer, que el presidente Alberto Fernández considera fundamental que se produzca un alineamiento político en la coalición gubernamental para aprobar la legalización del aborto.

La voluntad presidencial quedó expresada en la visita a la Cámara de Diputados, mientras transcurría el debate del proyecto sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), de una decena de funcionarios cuya presencia dio a entender a los legisladores del FdT que votan “celeste” que su decisión implica contrariar una iniciativa firmada por el propio Fernández.

De hecho, el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa; los ministros Ginés González García (Salud), Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres y Diversidad) y Sabina Frederic (Seguridad); más la secretaria Legal de la Presidencia, Vilma Ibarra, y la titular de ANSES, Fernanda Raverta, hablaron de la posibilidad de que Fernández concurriera al Congreso a escuchar una parte del debate.

Entonces, el oficialismo blanqueó su deseo de capitalizar políticamente una votación favorable al proyecto de despenalización, ya que el FdT es el bloque que más votos le dará a la sanción de la iniciativa. La división de la sociedad prácticamente en dos mitades respecto del aborto, según lo reflejan las encuestas, llevó al oficialismo a inclinarse por una de ellas de manera más decidida.

En la oposición predomina el rechazo al aborto, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. Aunque según pudo constatar ayer EL DIA, existen matices: los legisladores del PRO se mantuvieron en la postura que sostuvo Mauricio Macri en la fallida campaña a la reelección de 2019, al igual que sus colegas de la Coalición Cívica, pero los radicales se diferenciaron.

A tal punto, que los seis diputados nacionales de la UCR bonaerense votaron a favor del proyecto. Entre los “celestes”, en tanto, fue festejada la confirmación de que los cuatro diputados del bloque Córdoba Federal, alineados con el gobernador Juan Schiaretti, se pronunciaron contra la IVE. La portavoz de “los cuatro de Córdoba” fue Alejandra Vigo, la mujer del mandatario.

En 2018, la última vez que se trató el proyecto en el recinto, Vigo fue la única diputada que se abstuvo. También anticiparon su voto contrario al aborto los diputados Alejandro “Topo” Rodríguez y Graciela Camaño, de la provincia de Buenos Aires y alineados políticamente con Roberto Lavagna, mientras que Jorge Sarghini, del mismo bloque, permanecía indefinido.

Desde el PRO, en tanto, el pampeano Martín Maquieyra sostuvo que el Gobierno envió el proyecto de despenalización del aborto para “tapar lo que se está votando en el Senado, como la estafa a los jubilados”. El joven diputado se refirió, de esa manera, al cambio de la fórmula previsional que ayer se debatió y aprobó en la Cámara alta, bajo la impronta política de Cristina Kirchner.

Justamente la Vicepresidenta era epicentro de especulaciones políticas, ya que algunas fuentes del Frente de Todos estimaban posible que tenga que desempatar la votación en el Senado, como ocurrió con Julio Cobos en 2008 con su famoso “voto no positivo”, dado que las posiciones están muy parejas en la Cámara alta tras los cambios que se hicieron al proyecto en Diputados.

En ese sentido, la iniciativa impulsada por los “verdes” accedió a reconocer la “objeción de conciencia” de los médicos que se desempeñan en una clínica privada o en un sanatorio sindical, así como también a obligar a que las adolescentes de entre 13 y 16 años tengan acompañamiento de un adulto para poder practicarse un aborto. Son dos cambios negociados con el Senado.

El nexo entre las diputadas que llevan adelante el proyecto -la massista Cecilia Moreau y la kirchnerista Mónica Macha- con la Cámara alta es la camporista Anabel Fernández Sagasti, mano derecha de Cristina. Según pudo saber este diario, tras la posible sanción en Diputados, el proyecto podría llegar al recinto de la Cámara alta el próximo 27 de diciembre.

Mientras tanto, en el estrado principal de la Cámara baja hizo su debut el flamante vicepresidente Omar de Marchi (PRO-Mendoza) tras ser designado ayer en reemplazo de Alvaro González (PRO-CABA). La versión política del cambio es que Mauricio Macri pidió colocar a uno de los suyos, en detrimento de otro que responde al alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta.

A su vez Sergio Massa, que fue ratificado en el cargo para el período legislativo 2021, presidió la sesión durante horas desde la formación del quórum. Cuando subió al estrado principal del cuerpo, colocó allí un crucifijo que, según trascendió, le regaló el ex presidente de la Cámara baja Emilio Monzó. Llamativamente, el mismo crucifijo que fue apoyado en ese lugar en la histórica sesión de 2018.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla