Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Policiales |Muertes, armas y droga
El Palihue: más operativos para frenar la sangrienta guerra entre dos familias

Los cabecillas de ambos bandos fueron asesinados, presuntamente, por integrantes de sus rivales. Ahora hubo allanamientos en la zona, por episodios de agresiones y robos. Hallaron hasta un rifle con mira telescópica

El Palihue: más operativos para frenar la sangrienta guerra entre dos familias

Los allanamientos se hicieron en la zona de 121 y 600, epicentro de los incidentes desde hace años / el dia

24 de Mayo de 2020 | 06:07
Edición impresa

Dos muertes registradas, un menor de 14 años baleado en la cabeza, búnkers de venta de droga derribados, millones incautados y los vecinos desesperados por “la otra pandemia”, la de violencia que una guerra narco desató en El Palihue hace años y aún hoy, con la cuarentena a cuestas, no se detiene. Todo lo referido detonó entre 2018 y 2020, con esquirlas que alcanzaron a todos los habitantes del pequeño barrio situado al sureste de la Ciudad. El campo de batalla es todavía más reducido: se ciñe a una manzana cercada por las calles 122 Norte, 121 bis, 600 y 99.

La trama se estiró esta semana con una serie de procedimientos llevados a cabo por la comisaría Decimosexta, cuyo titular cambió en los últimos días. Tres de los operativos fueron motivados por causas graves caratuladas como “robo doblemente agravado y abuso de armas”, “abuso de armas y lesiones”, “tentativa de robo agravado, abuso de armas y resistencia a la autoridad”, todas ocurridas en la segunda quincena de mayo y fueron esclarecidas. Los casos tienen, además, una particularidad: todos ellos tramitan en la UFIJ N° 2. A ellos se le suma la inspección en un kiosco de comercialización de estupefacientes que había sido derribado en junio del año pasado, donde el viernes encontraron un armamento y chalecos antibala de la Policía.

Entre los escombros

En mayo del año pasado, frente a la plaza El Palihue, con máquinas excavadoras tiraban abajo una construcción precaria de material ante la mirada de vecinos y un numeroso grupo de efectivos policiales de diversas divisiones. Horas antes, se alzaba allí un búnker narco. La investigación que culminó en 121 y 99 comenzó en la Zona Roja y derivó en la detención del Rengo Kiko, presunto líder de una banda que se dedicaba al microtráfico.

Un año después, entre los escombros de la edificación hallaron armas, municiones y vestimenta de la Fuerza. Uno de los grupos antagónicos que maneja el narcomenudeo lo utilizaba como depósito y entre lo incautado había un maletín con dos cargadores calibre 9 mm, tres cargadores calibre 22, tres cargadores de ametralladora UZI, 10 cartuchos de escopetas 13/70 y otras municiones, además de chalecos antibalas (uno con pedido de secuestro activo por un robo sucedido en enero del corriente).

A tres semanas de la iniciada la cuarentena, en este sector de La Plata los vecinos advertían que “en el barrio todo sigue igual” y hablaron de una “pandemia paralela” en relación a cantidad de episodios delictivos con los conviven. Y pusieron en el epicentro de esa realidad al enfrentamiento entre “los Mujicas y los Núñez”, dos familias que “se deben” dos muertes.

Mauro Núñez (44) fue acribillado en 2019 en la zona de 121 y 99, presuntamente por un menor de 15 años vinculado a su rival. En tanto, a Jorge Ariel Mujica (44) lo mataron a balazos a fines de marzo de este año a una cuadra del escenario anterior, en un hecho que está siendo investigado y en el que, según creen los pesquisas, también hay un pariente de la banda contraria involucrado. Ambos crímenes estimularon la violencia preexistente y desde entonces los incidentes con baleados son una constante.

El 15 de este mes, el silencio de la madrugada fue cortado de repente por una ráfaga de nueve disparos. Eran las cinco y en 600 entre 121 y 121 bis cuando un grupo de jóvenes tiraron contra una casa de esa cuadra. Dentro había dos personas vinculadas a la familia Núñez y, según denunciaron, se vieron obligadas a abandonar el inmueble.

Esa circunstancia fue aprovechada por los atacantes, quienes “ingresaron y robaron una heladera, mesas, sillas, un sommier, un televisor”, entre otras cosas, declaró la víctima. En su exposición ante la Policía, la mujer culpó al adolescente que sería el asesino de Mauro Núñez.

El embate se repitió el 19 y el 22. En el primero una mujer resultó herida por un proyectil que le dio en el brazo derecho. Las detonaciones fueron realizadas por el mismo sujeto, que “tiró desde la esquina”, sostuvieron las damnificadas. Tres días más tarde, al menos cuatro chicos armados acribillaron una vivienda para luego sustraer del interior varios elementos. En este último episodio las autoridades aprehendieron en flagrancia a tres de los implicados, dos menores y un mayor de edad con un revólver calibre 38. Éste quedó detenido, en tanto que sus cómplices fueron liberados.

Luego de la ola de agresiones y robos, personal de la dependencia de Ponsati a cargo de Juan Navatta realizó una pesquisa que culminó en un registro con resultado positivo. Conforme revelaron los voceros, se incautaron muchas de las pertenencias robadas, pero también una pistola Browning con la numeración suprimida, cargadores, un drone marca SIMA, un rifle con mira telescópica, dinero en efectivo (más de 14 mil pesos), un cuchillo con mango plateado, y una gorra de policía.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla