Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Policiales |Preocupación en distintos barrios
La combinación de delito, miseria y violencia hace estragos en La Plata

En Tolosa, cinco ladrones armados se metieron en una casa, golpearon al dueño, agarraron del pelo a la mujer y la arrastraron por el piso. En 2 y 78 asaltaron a un hombre al que acababan de donarle una bicicleta y comida

La combinación de delito, miseria y violencia hace estragos en La Plata

Fabián, víctima de 2 y 78

9 de Julio de 2020 | 02:12
Edición impresa

Mientras los vecinos tratan de cumplir a rajatabla con aquello de “quedarse en casa”, puertas para afuera la realidad juega sus propias cartas, con delincuentes que irrumpen en viviendas y siembran pánico para apoderarse de todo lo que pueden u otros que atacan en la calle a quienes, imposibilitados de trabajar, no tienen más recursos que los que le acerca la solidaridad. Y también se lo arrebatan. Estos incidentes ocurrieron en las últimas horas en La Plata. Uno tuvo como víctima a una familia de Tolosa que entre las paredes de su casa sufrió violencia física, amenazas y el robo de varias de sus pertenencias, en los 5 minutos que pasaron a merced de 5 delincuentes que tenían un arma de fuego de grueso calibre cada uno. No se resistieron, pero eso no importó.

El espantoso momento que padecieron Luis (64) y su esposa Patricia (60) ocurrió minutos antes de las 4 de la tarde del martes en 5 entre 522 y 523, frente al colegio privado Santa Lucía, cuando él salió a la calle para buscar una prenda que estaba en su camioneta, estacionada en la vereda. A unos metros suyo frenó de golpe una Ford EcoSport gris con vidrios polarizados de la que bajaron cinco hombres, quedando uno más al volante. “Parecían tener entre 15 y 22 años”, apuntaron las víctimas. Enseguida rodearon a Luis, lo encañonaron y, según contó ayer a este diario en la puerta de su casa, acompañado por su mujer, le aplicaron un fuerte culatazo en una oreja que lo hizo gritar de dolor: “Callate o te quemo”, escuchó como respuesta. Después, “vamos para adentro”.

“¿TE DAS CUENTA DE QUE ES UN ASALTO?”

Cuando Luis entró de nuevo a la casa, pero esta vez junto a los intrusos, Patricia estaba en la cocina. A ver la escena supuso que sus acompañantes serían conocidos, hasta que “uno de estos pibes me notó desconcertada, me puso un revólver en la panza y me preguntó `¿te das cuenta de que esto es un asalto?`”. Le quitó el celular y lo puso arriba de la mesa, pero se olvidó de llevárselo después de quitarle los 2.000 pesos que la mujer tenía en la billetera, en su cartera. Este mismo sujeto permaneció con ella mientras tres de sus cómplices fueron con su marido a revisar la planta alta.

Fue allí donde uno de los ladrones hizo arrodillar a Luis al tiempo que le dijo “te vendieron” y le aplicó un furibundo culatazo en la parte trasera de su cabeza. “Le dije, ¿qué hacés?, me rompiste la cabeza. Y me respondió `callate`, mientras los otros que estaban con nosotros sacaban todo del placard y de las mesitas de luz y tiraron cajones y otras cosas a la cama y al piso”. Luego regresaron todos a la planta baja, donde uno “arrastraba de los pelos a mi mujer por distintos sectores de la casa mientras le apoyaba un arma de fuego en la cabeza”, recordó Luis.

Los ladrones se apropiaron así de unos 14 mil pesos; una notebook, el celular del hombre y otras pertenencias, entre ellas un reloj pulsera que el hombre había comprado en Europa y “que no usaba justamente por miedo a que me lo robaran afuera”.

Una vez que la banda decidió escapar, un llamado al 911 alertó sobre lo que les había pasado y “enseguida vino personal policial de la comisaría Sexta, contamos todo el episodio y estos policías se encargaron de pedir una ambulancia del SAME, que no llegó nunca. Por eso más tarde recurrí a una de SUM (Servicio de Urgencias Médicas), que me hizo una curación por el golpe en la cabeza y con la que fuimos con mi mujer a hacernos atender a la clínica Ipensa”, reflejó Luis.

“Ahí me hicieron una tomografía computada de la cabeza, que por suerte no arrojó ninguna lesión. Y ahora tendré que hacerme ver por un otorrino, ya que uno de los dos culatazos que me dieron me provocó un coágulo en la oreja”, agregó.

A Patricia también la revisaron por los golpes que sufrió mientras la arrastraban de los pelos en el piso y por toda la casa, pero “no hubo ninguna lesión de importancia”, aclaró. A su lado, Luis reflexionó: “Pensar que estaba haciendo un trabajo de refacción en casa, sentí un poco de frío y por eso salí a la calle para buscar un mameluco que tenía en la camioneta. Eran las 4 menos cuarto de la tarde y en este barrio que normalmente es tranquilo. ¿Qué iba a imaginarme de que iba a terminar pasando lo que pasó?”.

Al radicar la denuncia en la comisaría de Tolosa las víctimas se enteraron de que la camioneta de los ladrones registraba una denuncia en la seccional Segunda, por haber sido utilizada para un robo también en el barrio Norte. Por ahora, los asaltantes de este matrimonio permanecen prófugos y son intensamente buscados por los investigadores

inmorales

El otro episodio ocurrió en Villa Elvira, donde un joven de la zona fue asaltado justo después de recibir ayuda puesto que se encuentra en situación vulnerable.

Ocurrió en las últimas horas en la esquina de 2 y 78, cuando Fabián, un joven que en tiempos normales trabaja de albañil pero al que la pandemia dejó hace tiempo sin empleo, recibió la donación de una bicicleta para poder trasladarse a otros barrios en busca de trabajo.

También le dieron leche en polvo y otras mercaderías puesto que tiene hijos chiquitos.

Sin embargo el joven no alcanzó a andar ni cinco cuadras antes de que dos delincuentes lo interceptaron y amenazaron para quitarle todo. Uno de ellos tenía un arma de fuego.

“Dame todo o te mato”, contó que le dijo el malviviente que huyó con la bicicleta y las mercaderías que llevaba para alimentar a su familia. Una fuente policial aseguró que el ladrón sería “conocido” en el barrio y estaría identificado. A Fabián también le quitó un teléfono celular marca Motorola.

Desde Acción de Villa Elvira, un grupo de vecinos que hicieron la donación, señalaron que “la situación económica de esta familia es muy vulnerable y ante la falta de movilidad de Fabián se organizó una colecta para poder regalarle una bicicleta”.

“Tenemos una bronca, no puede ser que le roben así a los pobres, a los laburantes”, lamentaron en el barrio.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla