Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Espectáculos |LO MÁS VISTO DE LA TELEVISIÓN
Como en la vida: las miserias humanas se exponen en “Gran Hermano”

Mentiras, insultos, faltas de respeto, discriminación, abuso, soberbia, desconsideración, falsedad y amenazas habitan la casa más famosa

Como en la vida: las miserias humanas se exponen en “Gran Hermano”

la casa está en uno de sus peores momentos: camino a los dos meses de encierro, la tensión va en aumento y ya nadie tiene paciencia ni filtros

3 de Diciembre de 2022 | 02:43
Edición impresa

El lema de “Gran Hermano”, tanto en el país como en el resto del mundo, fue ser un programa sobre la vida o la sociedad misma, una sociedad que, tristemente, deja mucho que desear, al menos, en esta última edición argentina que se emite por Telefé y que, curiosamente, es lo más visto de la televisión abierta nacional.

Mentiras, insultos, faltas de respeto, discriminación, abuso, soberbia, desconsideración y amenazas conviven a diario en la casa más famosa que, hasta el domingo, cuando un nuevo participante se vaya, está siendo ocupada por 12 “hermanitos”.

Con el paso de las semanas, todos los jugadores han ido mostrando la hilacha. Y en las encuestas de imagen, que se manejan en la informalidad de Twitter -una plataforma que ha tenido hasta ahora margen de error para marcar a los eliminados de cada gala-, suben y bajan con la velocidad de la luz.

Thiago Medina, el joven cartonero que enamoró el día del ingreso con su humildad, y con la sorpresa de vivir con algunos lujos, es por estas horas el villano favorito: con actitudes violentas y desconsideradas, como olvidarse que tiene compañeros en la habitación a la hora de darle rienda a la pasión sexual, hasta se ha tirado gases en la cara de sus compañeros. Es arrogante, soberbio y una persona con la que se hace muy difícil dialogar. “No hay con qué darle. Es una cuestión de educación. No se puede esperar mucho de él”, fue en análisis que hizo Cata, su compañera.

En las redes, aún no le perdonan el claro abuso que hizo contra Agustín: cuando el platense dormía, se subió sobre él y lo manoseó. Hay compañeros que dicen haber escuchado una frase demoledora de ese contexto: “culo dormido no tiene dueño”. Pero, al menos en Telefé, no salió al aire.

Con la correntina Coty Romero está sucediendo lo mismo. Aunque en las primeras semanas, por su inteligencia manipuladora, se ganó la medalla de campeona, en los últimos días sus actitudes arrogantes y caprichosas la han dejado expuesta. Aunque fue “salvada” por Romina, en las redes, la mayoría pedía su salida por ser una persona con la que, al igual que Thiago, es imposible conversar porque sus gritos y enojos anulan cualquier tipo de entendimiento normal.

La discrimación es moneda corriente en la casa: a Alfa, que últimamente se la pasa amenazando a todo el mundo con abandonar el hogar si lo siguen hostigando, todavía no se cansan de decirle “viejo”. De Agustín, se han reído por cómo come, por cómo camina y hasta se han burlado por su supuesta homosexualidad. De Marcos se ríen porque es tranquilo, duerme y no molesta. Les molesta que no sea polémico, pero los polémicos también les molestan.

El gataflorismo está a la orden del día en la casa más famosa donde la angurria manda y son pocos los que dudan antes de manotear algún paquete de comida o bebida para comérselo a las escondidas y en soledad.

Todos han hablado mal de todos y, después, se han abrazado y han seguido el hilo de la crítica. Una crítica que tiene género: les molesta que Daniela (26) tenga un romance con Thiago (19), siendo mayor en siete años; pero no les molesta que Conejo y Coty hagan lo mismo con él de 30 y ella de 20.

“Matan” a Daniela por haber accedido a tener relaciones sexuales calientes en la casa pero se olvidan de Thiago, el “rey” de la casa, y sin el cual no existirían esos encuentros fogosos que mantienen la armonía de la casa en peligro. La parejita, por su parte, vive en su nube y no les importa el contexto: los gemidos afloran sin considerar si hay gente alrededor.

“No es una cuestión de respeto, es una cuestión generacional”, analizaban ayer en Twitter, una plataforma que ardía con las repercusiones que trajo la última prueba semanal: en dos grupos de seis personas, tenían que permanecer durante 12 horas arriba de una cama, y no lo pudieron hacer. Tras la falla, explotó la casa: gritos, insultos, reproches y acaloradas discusiones le dieron la derecha a Pablo Echarri quien, días atrás, aseguró: “Está bueno ‘Gran Hermano’ porque expone lo peor de las miserias humanas”. Y así lo parece.

A lo largo de las semanas, los jugadores han ido mostrando la hilacha

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla