Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $132,07
Dólar Ahorro/Turista $217.92
Dólar Blue $260,00
Euro $135,85
Riesgo País 2374
Deportes |ESTUDIANTES DERROTÓ A NACIONAL 1-0 Y QUEDÓ A UN PASO DE LA CLASIFICACIÓN
La Octava maravilla

El Pincha volvió a ganar como local. Fue su triunfo número 8 de manera consecutiva en UNO (sumando las dos competencias), para estirar su ventaja en la Zona C. El gol lo marcó el uruguayo Manuel Castro, la figura

Martín Cabrera

Por: Martín Cabrera
mcabrera@eldia.com

4 de Mayo de 2022 | 05:08
Edición impresa

Estudiantes no para. Gana y sigue su marcha en todas las competencias que juega. Estudiantes sigue tachando rivales y partidos. Increíble la racha de un equipo que anoche consiguió su octavo triunfo de manera consecutiva jugando como local en los dos torneos que está disputando, una racha infernal que lo tiene arriba, feliz y expectante. Estudiantes derrotó a Nacional 1-0, por un gol de Manuel Castro y se regaló una alegría inmensa en la Copa Libertadores, otra más.

El partido fue un parto: tenso, hablado y disputado. Pero otra vez, en medio de la batalla tuvo ese segundo de lucidez para marcar el gol. En definitiva esa fue una de las principales, o la más importante, entre uno y otro. Porque el Pincha pudo liquidarlo en el segundo tiempo y el Bolso hasta empatarlo. Pero gol marcó uno solo.

Este triunfo lo deja con 10 unidades arriba de todo de la zona C, seis más que su rival de anoche y Bragantino, que mañana se las verá con Vélez. Virtualmente está en octavos de final porque además de los puntos tiene una diferencia de gol de +6 contra-2 de Nacional. Si ganan los brasileños al Fortín definirá en San Pablo quién termina arriba de todo. Y en el mientras tanto podrá jugar las finales de la Copa de la Liga Profesional.

Ya en el primer tiempo había quedado expuesto lo que iba a ser el partido: pierna un poco más fuerte que de costumbre, mucho nerviosismo, cero espacios y la claridad que la primera jugada que encontrara un error en el rival iba a ser la que abriera el partido.

Le costó a Estudiantes ese primer tiempo. Después de muchos partidos tardó en dejar la sensación de dominio, aun en la adversidad y aunque el rival manejara la pelota. Porque la semana pasada Bragantino fue más dueño del balón en el primer tiempo pero sin embargo el Pincha fue un contendiente que estaba agazapado y listo para salir al acecho. Anoche tardó un rato en encontrar esa performance.

Nacional se paró unos metros más adelante de lo imaginado. Sus jugadores más capacitados con la pelota caso Trezza, Monzeglio y Ocampo siempre estuvieron encima de Zuqui y del Corcho Rodríguez, generando un desconcierto. Por eso tuvo que ser Gustavo Del Prete el que tuvo que retroceder varios metros para llevar la pelota hasta el área de Sergio Rochet.

Le llevó unos minutos a Ricardo Zielinski entender cómo debía jugar su equipo. Pero pasados los 20 minutos fue soltando a Leonardo Godoy y Emmanuel Mas por las bandas, más el manejo de Del Prete desde el fondo para empezar, tímidamente, a hacerse el dueño del partido, un partido chivo, áspero y de esos donde no conviene demasiado hacer una jugada de más.

No se sintió cómodo el equipo con “el tridente” pese al buen retroceso de Del Prete

 

La visita contragolpeó con varios jugadores cuando recuperó, pero nunca -en ese período- supo cómo terminar la jugada con final feliz. O bien demoró más de la cuenta en rematar al arco y ensayó centros cruzados que Andújar contuvo con facilidad.

Del otro lado estuvo la pelota parada. Buque insignia de un Estudiantes que las pocas veces que tiró la bomba al área lastimó. Una vez cabeceó Agustín Rogel y el arquero desvió al córner. En la siguiente el cabezazo fue de Leandro Díaz, tibio y lejos del arco.

Pero a los 39 llegó la jugada clave del primer tiempo. Se lesionó Brian Ocampo y la visita se quedó con un jugador menos, a la espera del ingreso de Diego Zabala, que tardó más de la cuenta. entonces el lateral rápido, la pared y la llegada del fondo de Leo Godoy, que aprovechó que no había marca. Más de medio gol fue suyo. Entonces tiró el centro de la muerte para que el uruguayo Manuel Castro lograra conectar de zurda, vencer al arquero y a Nicolás Marichal, que en definitiva terminó empujando al fondo del arco, para el delirio de la multitud. Gol con algo de “bidón”,

Como se esperaba Nacional salió luego del descanso decidido a empatar el partido. Sus defensores laterales se soltaron más y pasaron al ataque y así en pocos minutos, llegó más veces al área que en los 45 minutos iniciales. En ese momento tuvo una oportunidad clara de gol, en los pies de Leandro Lozano, que a los 7 minutos hizo morderse el labio más fuerte que antes a los de la platea: entró por la derecha y su remate pasó muy cerca del palo izquierdo de Andújar.

Zielinski metió mano con Morel al medio, Zuqui a la derecha y Castro a la izquierda

 

Entonces movió el banco Zielinski. Adentro Jorge Morel para que el Corcho Rodríguez (de flojo partido en el medio) se retrasara para ayudar a la defensa. Entonces Zuqui pasó a la derecha y Manuel Castro a la izquierda. No mejoró notoriamente pero sin dudas que la presencia del paraguayo en el medio le dio otra impronta y una mejor situación numérica en un sector del campo donde la estaba pasando mal.

Por eso en los minutos siguientes fue Estudiantes el que tuvo mejor control de la pelota y llevó el juego, después de un rato, al arco de enfrente. En ese lapso contó con dos chances que pudieron servirle para liquidar, como el cabezazo frontal de Fabián Noguera, el remate cruzado por izquierda de Emmanuel Mas y una contra de Matías Pellegrini que abusó de la individual cuando tenía una opción de pase a la izquierda. Esas tres jugadas, entre los 30 y 35 minutos quedaron en el ambiente como las que había fallado el equipo para guardar en el bolso la victoria que tanto necesitaba.

Pero no hubo más tiempo, o bien sí porque en la última jugada un centro pegó en el muslo de Noguera y luego en su brazo, situación que impulsó a los visitantes a reclamar penal, que el colombiano Wilmar Roldán ni su asistente sancionó. Y fue final, con delirio en las tribunas y mucho festejo dentro del campo, porque fue triunfo, uno más en UNO, para seguir en lo más alto de su zona en la Copa Libertadores. Estudiantes está virtualmente, a un paso, de clasificarse a los octavos de final. Estudiantes, desde hace un tiempo, está de fiesta y no se quiere ir a dormir.

El abrazo de Mauro Boselli a Manuel Castro, eufórico por haber convertido el único gol / Dolores Ripoll

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla