Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Espectáculos |EN LA PANTALLA GRANDE

“Wonka”: una precuela con el corazón sobre todo

Timothee Chalamet encarna al excéntrico chocolatero en su juventud, en la cinta que relata el origen del personaje y donde su director, Paul King, intentó hacer algo más que una película para aprovechar una franquicia. Se estrena mañana

6 de Diciembre de 2023 | 05:20
Edición impresa

Timothee Chalamet está en todas partes. Este fin de semana presentó en Brasil tanto “Dune 2” como “Wonka”, película que, como él, también es un síntoma de la época: se trata de una precuela de “Charlie y la fábrica de chocolates”, clásico literario de Roald Dahl que se volvió luego película, dos veces. Ahora, Chalamet contará los orígenes del excéntrico chocolatero, en una película que llega a los cines locales mañana, con un lujoso musical donde su director, Paul King, busca justamente escapar al destino de franquicia y ofrecer el corazón sobre todo.

Y con Hugh Grant en el elenco, nada menos, para encarnar a los recordados Oompa Loompa (o a uno, al menos). Grant repite con King, el director de “Paddington” y “Paddington 2”, celebradas películas para la familia donde el cineasta, con gran tino, colocó al emblemático héroe de la comedia romántica como villano.

Grant aprendió hace algunos años que si un cineasta no hace algo con el corazón, se nota. Ha descubierto que las películas que mejor funcionan y las que más gustan son las que los directores hacen de verdad. Se aplica tanto a sus comedias románticas con Richard Curtis como a “Paddington 2”.

Al igual que las películas de “Paddington”, “Wonka”, un lujoso musical que tiene a Chalamet cantando y bailando, fue ideada por Paul King, un fan de Roald Dahl de toda la vida y un escritor y director cuyos colaboradores coinciden en que podría ser Paddington disfrazado de humano. Con un entrañable elenco de actores, entre los que se encuentran también Olivia Colman, Sally Hawkins, Rowan Atkinson, Keegan-Michael Key, Natasha Rothwell y Paterson Joseph, así como la recién llegada Calah Lane, su vibrante vestuario y decorados y una contagiosa energía de “vamos a montar un espectáculo”, “Wonka” parece un homenaje moderno a las producciones clásicas de la MGM de los años cuarenta.

Pero King no estaba tan seguro de “Wonka” al principio. Nadie lo estaba, excepto el exitoso productor David Heyman, cuyos créditos incluyen “Harry Potter”, “Paddington” y la película más taquillera del año, “Barbie”. A King le preocupaba que, como tantas otras “marcas”, la película del joven Willy Wonka fuera algo ideado en una sala de juntas con visiones de “12.000 películas y un programa de televisión”.

Entonces volvió al libro, que había leído tantas veces de niño que las páginas se caían del lomo. Esta vez no sólo encontró un gran personaje en Willy Wonka, un soñador sin complejos con el que Dahl también parecía un poco obsesionado, sino también un gran avance para su obra.

“Me di cuenta de lo instructivo que había sido Dahl para todo lo que me gusta de las películas familiares. Tienen estos grandes personajes, excéntricos, pero hay mucho corazón en ellos”, dijo King.

El realizador partió de la “Charlie y la fábrica de chocolate” protagonizada por Gene Wilder (no la que realizó, hace casi dos décadas, Tim Burton, con Johnny Depp como el chocolatero). Y consiguió a Chalamet, el popularísimo actor nominado al Oscar por “Llámame por tu nombre” y “Dune”... que no era técnicamente un hombre de canción y baile. Pero King estaba convencido de que era la persona perfecta para equilibrar “sincero” y “ridículo” gracias, en parte, a su memorable interpretación en “Lady Bird”, de Greta Gerwig.

Aunque Chalamet creció rodeado de bailarines (su hermana, su madre y su abuela incluidas), y había hecho musicales en su instituto de artes escénicas, no acababa de apreciar su exhaustivo rigor. Por eso, el actor estaba un poco desconcertado cuando le llegó el ofrecimiento, pero aceptó el desafío de hacer “lo que no está de moda en cuanto a actuación y narración natural, pero que cuando se hace bien, es muy divertido”. “Wonka” era una oportunidad de hacer algo un poco diferente, y a gran escala.

Y entiende que el público se muestre un poco escéptico ante cualquier spin-off de un personaje querido, pero se consolaba, contó, con algo que Gerwig le dijo mientras rodaban “Mujercitas”: “Para cualquiera que diga que se han hecho muchas versiones de esto, cuando se hace bien, nadie se queja”, le dijo la actriz y directora de “Barbie”. “Creo que Paul realmente hizo eso aquí”, invitó Timothee.

Chalamet baila al ritmo del clásico de Wilder, “Pure Imagination”, de la primera adaptación cinematográfica, y, además de seis canciones originales de Neil Hannon, líder de The Divine Comedy, también está la canción Oompa Loompa de la película de 1971, que pone a bailar no al galancito sino a Hugh Grant.

La idea de “achicar a Grant, ponerlo en un trajecito curioso y pintarlo de naranja le vino a King cuando estaba releyendo “Charlie y la fábrica de chocolate”, y se le apareció “la voz de Hugh” para los obreritos del chocolatero.

“Son tan mordaces, satíricos y divertidos, pero tienen un verdadero filo... y se deleitan enormemente con la muerte de estos niños”, dijo el director. “Tuve esta visión de Hugh Grant, ya sabes, de este alto, con piel de naranja y pelo verde. Y una vez que te viene esa imagen a la cabeza, tienes que intentar sacarla”.

Grant celebra lo que ha ocurrido en los últimos años con su carrera, donde ha cambiado su papel de protagonista romántico, que más de una vez afirmó lo tenía cansado, por otros más excéntricos. Es, lo que él llama, la “etapa freak show” de su carrera. “Es todo lo que puedo conseguir”, se ríe.

Pero teje un punto en común entre aquellos días y estos: “Una de las cosas que hizo que las comedias románticas que hice con Richard Curtis funcionaran, aparte del hecho de que es muy bueno escribiendo comedias, fue que lo decía en serio. Le importaba mucho el amor y siempre estaba enamorándose, desenamorándose y traumatizándose por ello. Pero lo decía en serio”, dijo Grant. “Paul King quiere decir todo esto. El mensaje de Paddington y el mensaje de ésta, ya sabes, la familia importa, la gente con la que compartes tu chocolate. No es un lema trillado y manido. Le sale del corazón”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$98/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $1520

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$128/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2350

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$98.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $1520.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla