Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Magui Bravi reveló un abuso sexual que sufrió cuando tenía 19 años

En el marco de las denuncias por acoso y violación, la bailarina narró un episodio que vivió a los 19 años

Magui Bravi reveló un abuso sexual que sufrió cuando tenía 19 años

El valiente testimonio de Thelma Fardín, en el que reveló haber sido abusada sexualmente por Juan Darthés, le dio valor a otras mujeres para contar los aberrantes acosos que vivieron a lo largo de su vida.

Tal fue el caso de Magui Bravi, quien tomó coraje y confesó un intento de violación que sufrió cuando tenía 19 años. “Gracias a todas las que están hablando, esta ola no va a parar“, aseguró.

A través de un texto que publicó en su cuenta de Twitter, la bailarina recordó: “No quería contarlo quizás hasta por vergüenza. Pensé mil veces cómo iba vestida ese día. Si yo tenía algo de culpa. No soy una mina que le guste mostrarse débil. Y cada vez que recuerdo me desarmo”.

Y agregó: “No puedo grabarme. Pero quizás pueda escribirlo… Y quizás ayude a alguien más a seguir hablando. Hice terapia por años. Pero no olvido. Tenía 19. Buenos Aires. Mi vida era la facultad, el baile, y me preparaba para ser azafata. Otra vida, y parece que fue ayer con todo lo que leí estos días“.

“Bajando del subte me tocaron el culo, normal, corriente… Tiré un par de puteadas y todos miraron para otro lado. Intuyo que fue el mismo el que me siguió. O quizás no. Y yo no me di cuenta“, continuó revelando.

Según relató Bravi, un hombre de alrededor de 35 años se presentó en la puerta de su departamento y, excusándose con que era su vecino, la manipuló e intentó violarla. “El único segundo que me sacó las manos del cuello y del cuerpo, pidiéndome que me desvista, le pedí llorando que pare y traté de defenderme, le dije que no“, mencionó.

“Me pegó, me tiró al piso y me empezó a llenar de patadas. Mientras se desabrochaba el pantalón. Recién en ese momento se escuchó el ascensor. Y salió corriendo. Después de eso todo acoso laboral y abuso de poder fueron soportados por un umbral del dolor altísimo como si fuera algo normal“, contó Magui angustiada.

Y concluyó: “Esto tiene que terminar. Hoy siento que no estoy sola. Gracias Calu, gracias Thelma. Gracias a todos los que están hablando. Esta ola no va a parar. Y que caigan todos“.
 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...