Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
En 37 entre 117 y 118

Más incertidumbre y un tenso episodio en el jardín que cierra sus puertas

Más incertidumbre y un tenso episodio en el jardín que cierra sus puertas

anoche un patrullero permanecía frente a la sede del jardin/ c. santoro

El cierre del jardín maternal y de infantes “Pasito a Paso” y de la escuela primaria “Pasos del Libertador”, decisión que dejará el 19 de este mes a 70 docentes sin trabajo y a 300 familias en busca de algún colegio donde puedan seguir estudiando sus hijos, sigue generando incertidumbre y tensos episodios.

Como el que se vivió ayer a la tarde frente al establecimiento educativo de 37 entre 117 y 118, cuando padres de los alumnos mantuvieron un cruce con el dueño de la institución, a quien acusaban de, presuntamente, intentar vaciar las instalaciones.

Integrantes de la comunidad educativa se habían convocado frente al establecimiento educativo para -según dijeron- “impedir el vaciamiento del edificio” que, presumen, podría ocurrir durante el fin de semana. “Vieron movimiento de camionetas, autos y personas cargando cosas y fueron a la puerta de la escuela a pedir explicaciones”, contaron a este diario.

La situación fue tan tensa que incluso debió intervenir la Policía. Anoche un patrullero continuaba frente al establecimiento educativo.

En ese marco, una docente confirmó que se inició una demanda en el Tribunal de Trabajo 1 de La Plata, solicitando el embargo de los bienes como medida precautoria.

Adelantaron, además, que el Ministerio de Trabajo provincial llamó a una conciliación obligatoria; de la una reunión, que se desarrollará el próximo lunes en la sede de la cartera de Trabajo, participarán todas las partes involucradas.

A su vez hay preocupación entre la comunidad educativa por la posibilidad de que la semana entrante no se dicten clases.

Como ha informado este diario, los dueños atribuyeron la decisión de cerrar a la crisis económica. Para el ciclo lectivo del año entrante estimaban que se anotarían alrededor de 300 alumnos, y lo hizo menos de la mitad.

Mientras, un grupo de maestras, con el fuerte apoyo de padres y madres, iniciaron el camino para convertir a la institución en una cooperativa “que permita a las familias seguir adelante con la propuesta pedagógica que eligieron para sus chicos y a nosotros mantener la fuente laboral”, dijeron.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...