Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
TERMINÓ 1 A 1 LA FINAL DE IDA DE LA RECOPA EN AVELLANEDA ANTE GREMIO

El Rojo hizo un gran esfuerzo, pero sólo empató y se la irá a jugar a Porto Alegre

Independiente empezó perdiendo, pero lo pudo igualar. Jugó con un hombre menos durante más de una hora. Nada está dicho

Independiente realizó un notable desgaste, pero no pudo con los brasileños y se la tendrá que jugar de visitante / Fotobaires

Independiente y Gremio empataron 1 a 1 en el partido de ida de la Recopa Sudamericana, en el que el Rojo jugó durante más de una hora con diez hombres. La historia se resolverá la semana próxima en Porto Alegre.

El partido comenzó con un ritmo frenético desde el vamos. Independiente intentó apostar a su fuerte desde que Holan es el entrenador: vértigo y dinámica desde el fondo hasta los puestos de ataque.

Del otro lado, el flamante campeón de la Copa Libertadores de América intentó bajarle el ritmo al trámite, apelando a la cadencia en el manejo de la pelota, para lo que cuenta con hombres muy bien preparados.

En este contexto, las primeras posibilidades francas de gol fueron para el dueño de casa, que intentó tirarle el camión encima al elenco de Río Grande do Sul. Primero tuvo un remate de Nicolás Domingo desde afuera, que se fue muy cerca de la portería tricolor.

Pocos minutos después, aprovechando un buen centro desde el costado izquierdo, Maximiliano Meza estrelló un remate en el travesaño con un golpe de cabeza. Todo indicaba que el primero del Diablo Rojo estaba al caer, pero el fútbol suele dar sorpresas...

un horror que le costó caro...

Cuando Independiente monopolizaba el juego, llegó un grosero error del defensor Fernando Amorebieta, que derivó en el primer gol de la noche.

El zaguero vasco intentó salir jugando y cometió el error de cruzar la pelota y quedarse corto. Su cesión fue, en verdad, una habilitación ideal para Luan. Y el buen delantero de Gremio no perdonó: arrastró marcas y cuando salió a achicar espacios Campaña, definió con tiro cruzado y suave. Era el 1 a 0 transitorio para los brasileños. Volver a empezar para el Rojo.

Independiente no sintió el cimbronazo anímico, por el contrario, siguió buscando con enjundia en el afán de revertir un marcador hasta ese momento completamente injusto. El local había hecho mucho más que la visita, pero en el fútbol los errores suelen pagarse caro cuando enfrente hay hombres de jerarquía. Y es lo que le pasó a los de Holan con el único error del primer tiempo.

A los 28 minutos se puso todo color negro para el dueño de casa. Es que Emanuel Gigliotti fue expulsado por un codazo a Kannemann (primero le había sacado amarilla y luego cambió a roja por el VAR, ver tema en página 5) y dejó a los de Avellaneda con un hombre de menos.

Sin embargo, afloró el corazón y el espíritu copero del Rojo para empatar en el momento más complicado. Una pelota parada notablemente ejecutada por Gaibor, derivó en el 1 a 1. Fue un gran centro del ecuatoriano, que Cortéz desvió en contra de su propia portería y, tras una mala intervención de Grohe, llegó el 1 a 1 de los dirigidos por Ariel Holan.

El mérito de Independiente fue su afán de revertir la situación aún estando con un hombre de menos. Los de Holan sabían que una derrota en casa en el partido de ida dejaría prácticamente sentenciada la Recopa en favor de los brasileños, y por eso dieron un plus de esfuerzo para intentar dominar las acciones con diez hombres.

Al descanso se fueron 1 a 1 y el complemento fue otra historia.

el complemento tuvo otro cariz

Independiente tuvo un desgaste tan grande en la primera parte, que apeló a jugar con un cambio menos en la parte final. Sintió el enorme desgaste, pero igualmente fue el equipo que más buscó de los dos.

El Rojo sintió el notable esfuerzo físico realizado con diez hombres y ya no pudo sostener la intensidad de la primera etapa.

Lo mejor del Rojo en la parte final fue el uno contra uno de Meza, aunque le faltó compañía al correntino por no tener una referencia de área con quien combinar.

Gremio tuvo dos chances de gol aisladas, pero el dominador general del partido siempre fue Independiente. Lo peleó hasta el final para ganarlo, pero fue empate 1 a 1.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...