Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Ocurrió en flores

Tiene 15 años, la acosó un grupo de obreros y su padre salió a defenderla a los mazazos

La chica había salido de su casa a dejar la basura y el papá oyó lo que le decían. Terminaron todos detenidos

Tiene 15 años, la acosó un grupo de obreros y su padre salió a defenderla a los mazazos

el acoso callejero y los piropos subidos de tono son una realidad que muchas mujeres sufren a diario / web

El acoso a una adolescente de 15 años por parte de un grupo de obreros que estaba arreglando una vereda en el barrio porteño de Flores desencadenó una pelea entre el padre de la chica y los agresores que terminó con heridos y detenidos.

“Yo salí a sacar la basura y me empezaron a decir cosas, a silbar, a decirme ‘linda’ y cosas así. Cuando volví a entrar a mi casa mi papá había escuchado todo y salió a reclamarles por lo que habían hecho”, contó Iara, víctima del acoso por parte del grupo de obreros.

El hecho ocurrió en la tarde de anteayer cuando la menor salió de su casa de la calle José Martí 998, y un hombre, quien junto a otros cuatro arreglaba una vereda frente de su vivienda, le dijo un “piropo” subido de tono, lo que provocó la reacción inmediata del padre de la chica.

“Cuando Iara entró, mi marido fue a decirles que tenía 15 años, que no podían hacer eso. En ese momento vio que uno de ellos agarraba una pala y otro una piedra y avanzaban hacia él con la intención de agredirlo”, relató Ana, la esposa del padre de la menor, identificado como Juan L.

La mujer contó ayer que su marido “está muy comprometido con las reivindicaciones feministas y por eso fue a reprocharles lo que habían hecho”, pero que cuando vio que los obreros se le iban encima, “agarró una maza que había en el piso para defenderse y se desató la pelea”.

En medio de golpes e insultos, el padre de Iara corrió a refugiarse a su casa y fue seguido por los obreros, quienes, según los denunciantes, patearon la puerta de ingreso y rompieron un vidrio, pero sin lograr entrar a la vivienda.

Según el relato de la mujer, cuando el hombre recibió la primera trompada devolvió el golpe con la herramienta. Los demás lo tiraron al piso y siguieron golpeándolo hasta que consiguió escapar y volver a su casa en busca de refugio.

“Juan estaba en el piso y había 5 o 6 obreros pegándole con piedras y palas -detalló Ana-. Después empezaron a golpear la puerta e hicieron estallar el vidrio de la entrada. Mi marido manoteó una maza porque vio que se iba a tener que defender”.

Después llegaron los patrulleros y la ambulancia. Se llevaron al obrero herido y Juan, que tenía cortes leves, fue llevado a la comisaría.

Durante la pelea, uno de los obreros -identificado como Mariano Gabriel C, de 21 años- tuvo un corte en el cuero cabelludo, en tanto el padre de la menor resultó herido en la boca y en ambos codos, sin haber otros lesionados, de acuerdo al informe policial.

“Mi marido agarró una maza para defenderse y ahí se desató la pelea”, contó la madre

8 de cada 10 mujeres sufren acoso callejero en la Provincia pero casi nadie lo denuncia

Alertados por la gresca, los vecinos llamaron a la policía, que detuvo a todos los participantes en la pelea y dio intervención al SAME para asistir a los heridos. Las seis personas que participaron en la pelea fueron imputados por lesiones y daños, y quedaron en libertad unas horas después, mientras que la casa de la menor quedó con custodia policial por orden del Juzgado interviniente.

realidad repetida

La ley 5742, sancionada en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires en diciembre de 2016, considera el acoso en los espacios públicos como las conductas físicas o verbales de connotación sexual que afectan la dignidad de las personas.

El caso, hay que decir, se conoce luego de que se presentara un proyecto de ley para penar con multas de hasta 7 mil pesos el acoso callejero (ver aparte) y en un contexto donde las situaciones de acoso a las mujeres en la calle parecen cada vez más repetidas y parte del paisaje cotidiano.

Según un informe reciente de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, de hecho, ocho de cada diez mujeres fueron víctimas de acoso callejero, aunque el 97 por ciento de los casos no realizó la denuncia.

El informe, elaborado por el Observatorio de Niñez y Adolescencia del organismo, apuntó a analizar una práctica cotidiana y masiva pero cuyo impacto es poco observado. En base al testimonio de 300 mujeres de distintas edades se evidencia que el hostigamiento comienza en la pre adolescencia y lo sufren muchas chicas de la edad de Iara o incluso menores.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...