Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Visita de Lujo en La Plata

Maria Creuza canta Vinicius: “La música es el arte que más llega a los corazones”

La diva de la bossa se presentará en nuestra ciudad mañana, con un show donde repasará los grandes clásicos del género

Maria Creuza canta Vinicius: “La música es el arte que más llega a los corazones”

Maria Creuza aterriza en la Ciudad Mañana / web

La vida de Maria Creuza siempre estuvo rodeada de música, pero el destino hizo el resto: en 1966, con apenas 22 años, ganó un concurso de talentos y comenzó a construir una carrera en la música, que la llevó, en 1969, a Copacabana, en un momento donde la bossa nova y la música popular brasileña jugaba con el jazz y la samba, en una Río que fascinaba con su modernidad, y donde vivía el mejor Vinicius de Moraes, ese que expresaría en canciones la libertad, la alegría, la sofisticación, la sensualidad.

En medio de esa confluencia de genialidad, Vinicius y Creuza entablarían una relación de mentoría, amistad y fechorías, con Creuza escondiendo al poeta en su casa durante la separación de su sexta esposa para que los medios no lo encuentren, según cuenta la leyenda. Las músicas, los talentos, las travesuras nocturnas, el mar de esa Río moderna, alimentaron una bossa que comenzó a sonar entonces en todo el mundo, y que en 1970 tendría, quizás, su mejor expresión en vivo, en Buenos Aires, cuando Vinicius desembarcó en La Fusa con Toquinho y Creuza para grabar el emblemático disco, de explicativo título, “En La Fusa con maria Creuza y Toquinho”.

Ese pasado de gloria con Vinicius y la bossa repasará Maria Creuza Silva Lima, hoy de 74 años, al arribar mañana, desde las 21, al Teatro Metro platense, para presentar “Creuza le canta a Vinicius”, como ha dado en llamar su show.

“Voy a cantar lo que están esperando: los temas mas emblemáticos, que marcaron una época”, anuncia Creuza, en comunicación desde Brasil con EL DIA, feliz por regresar a Argentina para una pequeña gira que la llevará por distintos puntos del país y donde “espero tener esa alegría otra vez de que canten conmigo: por más que no todos hablen bien portugués, es un idioma parecido”.

Risueña y musical, Creuza promete recuperar las músicas de aquellos días de correrías en Río, pero también las anécdotas de las noches de Copacabana con Vinicius, a quien define como “todo”.

“Tuve una gran suerte de tener un padrino de lujo, un referente, un maestro, responsable por ese retrato que dio para el mundo a través de sus temas, admirado, querido. He visto en mi recorrido muchas cosas, pero como Vinicius no encontré a nadie más, con esa capacidad de conquistar, esa generosidad, ese carisma”, cuenta Creuza, contenta porque aquella historia de la bossa de los 60 y los 70, surgida hace ya seis décadas, está volviendo.

“Esta juventud que tiene curiosidad por saber esta historia de la bossa”, se entusiasma al saber que la bossa ha escapado de ese lugar de “música de ascensor” que supo tener y ha vuelto a estar vigente.

La bossa supo estar “perdida”, dice Creuza, “en el sentido de no tener espacios. Es una fase, pasó: hay momentos donde se satura el mercado de tantas cosas, lo ponen al costadito porque es una cosa más culta, y cool”, explica Creuza. Pero hoy “esta juventud curiosa aparece después del show para preguntarme de la bossa. Pienso que lo que más les llama la atención es justamente esa riqueza armónica, hasta para los oídos menos informados: tiene cadencia, un fraseo, de masticar la palabra. Y la poesía de Vinicius ayuda, porque usa palabras muy lindas para decir y para cantar. Hay palabras del portugués que son difíciles de traducir pero que entienden todos, como ‘saudade’”, opina la cantante sobre el resurgir de la bossa, y apunta que “la música pop y el rock bebieron de esa fuente: eso es un placer”.

“Todo va y viene, y la bossa también, para suerte mía, porque ahora se siente que hay una búsqueda, una necesidad de escuchar otra vez. Hay que agradecer la oportunidad de seguir cantando esas melodías lindísimas, de sentir eso con el público”, agrega.

Música para volar

Creuza arribará a la Ciudad, claro, cuando la cadencia playera de la bossa parece contrastar con una realidad asfáltica para toda América latina. “¡Qué locura!”, se asusta Creuza, que afirma que en Brasil “estamos todos muy preocupados, pasamos tantas cosas similares con ustedes, políticamente hablando es un caos. Me preocupa el futuro, tengo nietos…”.

Pero con esa voz amable y en esa mezcla de castellano y portugués que invita al afecto, Creuza dice que las crisis sacan a relucir lo mejor de los pueblos del sur, la resistencia.

“Lo más importante es tener esa capacidad de aguante, aunque no se hasta cuando vamos a aguantar realmente: pedimos a dios todos los dias que ilumine la cabeza de estos politicos que votamos para que nos conduzcan y nos decepcionan: eso es lo mas triste que puede haber”, lanza la cantante sobre un mundo “convulsionado, con Estados Unidos y Donald Trump a la cabeza”.

¿Qué puede ofrecer la bossa en ese contexto? “El rol de la música es ayudar a llevar con menos peso lo que todos cargamos, lo que vivimos cada día”, canta Creuza. “La música nos ayuda a olvidarnos un poquito de las penas, de las penurias financieras, tiene esa capacidad de llevarnos a un momento de fantasía y optimismo”.

“Y yo me siento muy fuerte”, agrega, “con un poder extraordinario, cuando consigo cantando en un momento que una persona me escuche y pueda olvidarse un poquisto de sus probvlemas. Es lo mejor”.

La música, cierra la charla, es “de todas las manifestaciones del arte”, la más apta para esta labor porque “es la que más llega a los corazones: podés sentarte en un museo a mirar un cuadro, y eso está bien, pero con la música podés cerrar los ojos, y ahí llegás a cualquier lado”.

“El rol de la música es ayudar a llevar con menos peso lo que todos cargamos, lo que vivimos cada día”

Maria Creuza

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...