Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La mayoría de los estudiantes asegura que buscarán hacer una carrera universitaria

Alumnos de la Técnica 8 se especializan para dar batalla en el mercado laboral

Quienes optaron por la electromecánica hacen prácticas para reparar y colocar ascensores con trabajo casi asegurado

Alumnos de la Técnica 8 se especializan para dar batalla en el mercado laboral

Matías García, docente de la técnica 8 y nexo para cumplir con las prácticas profesionalizantes de los alumnos de la técnica 8/gonzalo mainoldi

GUSTAVO PAPA
gustavopapa@eldia.com

Esfuerzo, pasión y esperanza, tres ejes que mueven a los alumnos de la Técnica 8 que estudian la especialidad Electromecánica y se animan a aprender a reparar e instalar ascensores en el tramo de las prácticas profesionalizantes. Tienen un horizonte, porque les tiende un puente al mercado laboral y les enseña numerosas disciplinas que los transforman en técnicos especializados. La experiencia crece de la mano de un convenio firmado hace varios años entre la escuela de Tolosa y la Cámara de Empresarios de Ascensores de La Plata, en cuyas empresas se realizan las clases prácticas y aprenden sobre el “campo de juego” cada jugada que deben desarrollar para alcanzar y superar objetivos.

Soledad Lázaro, Agustín Chávez, Lucas Di Renzo y Sebastián Fernández, forman parte del grupo de estudiantes que está cursando séptimo año en la Técnica 8 y desarrollan las prácticas profesionalizantes. Coinciden los cuatro en que no se quedarán en este escalón, subirán la escalera y proyectan su vida universitaria y laboral en diferentes campos de la educación universitaria y encontrar su mejor lugar en el mercado laboral.

Leonardo García y Lautaro Guzmán ya pasaron por estas prácticas y están trabajando a full en el rubro de los ascensores.

“Esta clase de prácticas te enseña de todo: conceptos sobre instalaciones eléctricas, mecánica, hidráulica. Te abre la cabeza de una manera tremenda”, dijo Agustín Chávez, quien quiere estudiar diseño industrial, una carrera con enorme futuro. Para Soledad Lázaro es una experiencia “que hay que aprovechar porque se aplican los conocimientos teóricos, aprendés a compartir un espacio laboral y te da un empuje bárbaro para seguir estudiando y buscar y conseguir un buen trabajo”. Precisamente, por su inquietud de trabajar y estudiar al mismo tiempo la alumna se proyecta en la carrera de ingeniería industrial en la Universidad Tecnológica. Una carrera similar quiere seguir Lucas Di Renzo, también en la UTN, por cuestiones de horario. Y Sebastián Fernández sueña con cursar en 2019 la carrera de Ingeniería Electrónica en la Universidad Nacional de La Plata.

Matías García, docente que coordina las clases en las empresas en las que ceden su espacio para las prácticas educativas, dijo que “una carrera cómo esta los diferencia y les da un patrimonio de conocimiento que los califica de excelente manera para meterse en el mercado laboral o realizar un emprendimiento”.

“No hay techo, siempre podés aprender algo más. Podés ser autosuficiente en diferentes actividades cotidianas”, dijo el docente, quien agregó: “antes y durante las prácticas, se les dictan clases sobre seguridad e higiene, capacitación sobre el manejo eléctrico y otros temas que ayuda a tomar la dimensión del tramo que van a recorrer”.

No sólo realizan las clases prácticas en empresas. El convenio entre la Escuela, la Cámara de Ascensores y el visto bueno de la dirección de Educación provincial, generó que hace varios años se instalen dos ascensores en el área de talleres de la escuela de 526 entre 7 y 8. Un equipo es hidráulico y el otro electromecánico, esto le permitió llevar adelante esta especialización.

Quienes terminan las prácticas tienen una chance, prácticamente directa, de permanecer en las empresas en las que realizaron las prácticas profesionalizantes, al menos por tres meses, con una categoría que supera al que recién empieza en este rubro. Una vez transcurridos ese plazo, se sientan las partes y ven si es viable continuar. La mayoría opta por continuar y otros inician sus emprendimientos, pero el vínculo permanece en buena forma.

DEMANDA DE PERSONAL ESPECIALIZADO

El sector de los ascensores demanda constantemente personal calificado y los jóvenes tienen ahí una gran oportunidad de iniciar el camino formal para ingresar al mercado laboral de lleno.

Desde la Cámara Empresaria de ascensores de La Plata -que viene trabajando con el establecimiento industrial desde 2004- aseguran que “las empresas dedicadas al mantenimiento de ascensores en la Ciudad, cada día necesitan más mano de obra. Estos chicos, salvo que por decisión propia no quieran (ejemplo los que siguen alguna carrera universitaria y tienen poco tiempo), poseen trabajo asegurado con un buen sueldo inicial en bruto”.

Jorge Yip, directivo de la Cámara de ascensores, apunta que “es un emprendimiento en el que los alumnos ven cómo se trabaja en la vida real, en un ámbito laboral, y se pueden formar con excelentes herramientas para su futuro. Esta es una propuesta que mira hacia el futuro, con un presente concreto y que tiene el objetivo de ser beneficioso para todas las partes involucradas en este proyecto: alumnos, escuela, empresas y el mercado laboral que recibe jóvenes especializados”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla