Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
En el primer debate, los cruces más fuertes fueron entre Macri y Alberto F.

El aspirante del Frente de Todos sacó ventajas al principio, atacando en forma directa al Presidente, que apareció a la defensiva. Pero Macri equilibró en la última parte. El domingo que viene se encuentran en la UBA

Fernando Coradazzi

Por: Fernando Coradazzi
fcoradazzi@eldia.com

14 de Octubre de 2019 | 02:46
Edición impresa

Mauricio Macri arrancó serio y con un discurso de circunstancia: “Hoy estoy acá pidiendo que acompañen con los cambios que hacen falta. Con tiempo todo es posible”. Pero al darse cuenta que el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, lo superaba con estocadas cada vez más profundas (“Alguien que está acá mintió”; “No sé en qué país vive Macri”; “Un lugar donde el gobierno de Macri fracasó rotundamente es en la economía”) el Presidente contraatacó. Empezó suave: “Me sorprende que Alberto Fernández diga que yo destruí la economía, cuando él dijo más de una vez que la presidenta Kirchner destruyó le economía”. Y avanzó hasta orillar el pasto cuando atacó al candidato a gobernador de Fernández en la provincia de Buenos Aires: “Imagino que (Axel) Kicillof va a poner una narcocapacitación en las escuelas”.

Fueron algunos de los roces más picantes entre los principales contendientes de la elección general del próximo domingo 27 de octubre, que debatieron por espacio de dos horas en el Paraninfo de la Universidad del Litoral, en la ciudad de Santa Fe, junto a los cuatro candidatos restantes a la presidencia: José Luis Espert , Roberto Lavagna, Nicolás del Caño y Juan José Gómez Centurión. El próximo debate será el domingo que viene, en la UBA.

El economista José Luis Espert, chicaneó al Presidente y a Alberto Fernández. “Alguno de los presentes hicieron lo imposible para que no forme parte de las elecciones”, disparó sobre Macri. Y cuestionó a aliados del kirchnerismo: “Se esconden bajo las polleras de Hebe de Bonafini”, dijo sobre la presidenta de las Madres de Plaza Y agregó a un sindicalista: “Basta Moyano de currar con la justicia social”.

La deuda externa también generó un fuerte cruce entre Macri y Fernández. Macri afirmó que “dos de cada tres pesos que tomamos de deuda fueron para pagar la deuda del gobierno anterior”. Y Fernández respondió: “No sé en qué país vive. De los 39 mil millones de dólares que nos entregó el Fondo, se fugaron 30 mil. Los dólares se lo llevaron sus amigos. Deje de mentir”.

Polémica por venezuela

Uno de los pocos momentos en los que el presidente Mauricio Macri actuó a la ofensiva anoche fue con el tema de las relaciones internacionales. “La ex presidenta Kirchner condecoró con la Orden de San Martín al dictador (Nicolás) Maduro. Nosotros hemos reconocido a Guaidó... Se está con la democracia o con la dictadura”, dijo Macri.

Alberto Fernández le respondió con contundencia: “Venezuela tiene problemas, pero más problemas tienen los venezolanos. Este gobierno está esperando la ruptura de las relaciones para intervenir. Espero que ningún soldado argentino termine en tierras venezolanas”.

Ventajas y sorpresas

En el comienzo del debate fue Alberto Fernández el que sacó mayores ventajas. Con un discurso filoso y dirigiéndose a Macri -al que incluso señaló con su dedo- logró superar al Presidente, al que se lo vio indeciso y superado por su principal contrincante. Luego Macri equilibró.

Con respecto al resto de los candidatos, el que más aprovechó el debate fue el economista José Luis Espert. Filoso polemista, y sin ningún compromiso ni con el oficialismo ni con ninguna de las facciones de la oposición se transformó en un “francotirador solitario”. “El Mercosur fue un simulacro, no se puede rescatar nada”, dijo en materia internacional. “Argentina tiene un sistema que destruye a la gente que vive adentro del país”, agregó. Y se postuló para reemplazar a Macri para evitar que el kirchnerismo vuelva al poder.

Sorprendió en cambio la opaca actuación del ex ministro de economía Roberto Lavagna. Su apuesta a la sobriedad le restó brillo, y solo se destacó en un par de frases que tiró con respecto a la economía, su especialidad. “Argentina es la única economía que lleva 8 años de estancamiento”, afirmó. Y razonó: “Cuesta entender cómo se produce tanto alimento en nuestro país, y presente situaciones de hambre que abarca al 50 por ciento de los chicos menores de 17 años.

El aborto, presente

“Todos saben lo que pienso y hay que tender a la legalización del aborto”, para que haya “oportunidad para las mujeres pobres que no pueden, como las mujeres ricas, atenderse en lugares privados en condiciones de asepsia”, dijo Fernández, quien pidió que “terminemos con la hipocresía”. Coincidió con él Nicolás del Caño, aunque criticó a los legisladores kirchneristas que votaron en contra del proyecto en el Congreso.

En contra se manifestó el candidato Juan José Gomez Centurión. Macri ya lo había hecho en la campaña. Al igual que el candidato de Consenso Federal, Roberto Lavagna.

 

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla