Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ESTUDIANTES DERROTÓ 1-0 A HURACÁN, GRACIAS AL GOL DE MATÍAS PELLEGRINI

Aprovechó su chance para sumar tres puntos de oro

El Pincha en el primer tiempo jugó aceptablemente y logró una ventaja que defendió con uñas y dientes en el complemento. Debutó con victoria Milito en su segundo proceso en el León

El festejo colectivo tras el gol que significó una victoria para el Pincha en el palacio Tomás A. Ducó. Puntos vitales para el futuro / Dolores Ripoll

Por MARTÍN CABRERA

mcabrera@eldia.com

Técnico que debuta gana. Esta frase tan utilizada en el fútbol argentino se repitió anoche en Parque de los Patricios, con el triunfo 1-0 de Estudiantes sobre Huracán, con el estreno de Gabriel Milito en el banco de los suplentes. Sin mostrar una superioridad notable ni el juego que pretende el técnico, consiguió tres puntos de oro en su lucha por no caer en el pelotón caliente del torneo que viene.

El Pincha se animó a buscar el triunfo en el primer tiempo, con mucha tenencia de la pelota, rotación y dos laterales que jugaron más de volantes que otra cosa. Chispazos de buen fútbol e inteligencia para aprovechar su oportunidad, que luego defendió como un León en el complemento. Sin lucir, se mostró fuerte para encarar el tramo final de una Superliga que lo tuvo a maltraer en buena parte de la misma.

El equipo mostró algunos sellos de lo que busca Gabriel Milito. Desde lo posicional, se vio una línea de tres defensores, con Bazzana a la derecha, Schunke por el centro y Jara en la izquierda. De los tres, el chileno se mostró más cómodo y el que aportó más marca y mejor salida.Delante de ellos estuvo Enzo Kalinski, dueño del primer pase y generador de buena parte del fútbol de Estudiantes. Unos metros hacia el arco rival se vio otra línea ofensiva, de cuatro jugadores: Rosales a la izquierda, Sánchez a la derecha, con Estévez y Pellegrini moviéndose por el centro.

Arriba jugaron Lucas Albertengo y Gastón Fernández. La Gata se retrasó varias veces buscando la pelota y el ex Independiente quedó muchas veces fuera de juego, en parte por desconexión y también por lo largo que resultó el equipos de momento.

De la noche a la mañana no se puede reconstruir todo lo derrumbado, pero tomó un buen camino

 

En ese contexto el Pincha tuvo la pelota más que en otros partidos, pero mostró la misma falta de creación que antes. Le costó llegar con balón dominado hasta el arco de Antonhy Silva. Apenas un remate, débil, de Matías Pellegrini y nada más.

Hasta que a los 30 minutos llegó el blooper entre el arquero y Christian Chimino. Se desconectaron, no sacaron la pelota y el pibe de Magdalena apareció para empujar la pelota al fondo del arco. Gol y murmullos en la tribuna local desde donde se escuchó “me parece que el Globo no quiere ganar...”. Salió limpio del fondo Gonzalo Jara, Enzo Kalinski descargó a la derecha para Sánchez, que tiró un centro a la nada. La fortuna, esta vez, se vistió de rojo y blanco.

La verdad es que Huracán no mereció irse en desventaja en ese primer tiempo. Además de lo insólito del gol, el local tuvo un remate de Carlos Auzqui en el ángulo izquierdo de Andújar, un remate de Walter Pérez apenas desviado y un cabezazo de Lucas Barrios que pasó cerca.

El Pincha fue prolijo y aprovechó su chance. Es verdad que tuvo algunos desajustes para defender la pelota parada en defensa y le costó llegar con peligro hasta el arco de enfrente, empezó a mostrar pequeñas cosas de lo que pretende el técnico. De la noche a la mañana no se podrá reconstruir todo lo derrumbado, pero tomó un buen camino.

En la segunda parte el Pincha se retrasó unos metros y esperó a Huracán en su campo. Los primeros minutos la pasó un poco mal, pero con el correr del partido se empezó a adaptar, para buscar alguna contra, frente a un rival desarmado y que le dejó mucho terreno para correr. En ese juego tuvo sólo a Pellegrini como bandera, aprovechando su velocidad por el centro del campo. Él se generó una chance a los 20 minutos. Antes, un desborde por izquierda de la Gata había dejado en buena posición a Lucas Albertengo. Pero su remate se fue afuera.

El partido se fue calentando. Mucho. Iván Rossi jugó al borde de la expulsión y Mohamed decidió sacar a Israel Damonte. Del otro lado Nahuel Estévez y Rosales caminaron por la cornisa de la roja. Nicolás Lamolina, de a poco, fue perdiendo el manejo de los protagonistas. Por eso se reclamó todo, se protestó todo y se peleó todo. Los de adentro no ayudaron, pero los de afuera mucho menos.

El tramo final del partido fue tenso y ordinario. Estudiantes replegó sus líneas y los cinco en el fondo fueron más frecuentes que los tres del inicio. Aguantaron de arriba Schunke y Bazzana, porque Huracán se empecinó en atacar por el medio y por arriba. No pudieron romper la fortaleza albirroja, que en la medida que pasaron los minutos entendió que el triunfo era posible y los tres puntos un bálsamo de acuerdo al equipo que hace dos fechas estaba a casi nada del fondo de la tabla y con el descenso del próximo asustando más de la cuenta. Ganó Estudiantes y los tres puntos sirven mucho más que el rendimiento dentro de la cancha, que no obstante tuvo cosas positivas, por ejemplo la solidez defensiva en la parte final. Porque claro, sin solidez no hubiese ganado. Llegó a los 27 puntos y en la próxima recibirá al descendido San Martín de Tucumán. Pasar la barrera de los 30 es posible y entonces el balance no será tan negativo. Lejos de ser un buen torneo el de Estudiantes, en el final encontró la paz necesaria con puntos que valen oro. No puede relajarse ni mucho menos conformarse. Está de pie y esa, sin dudas, es la mejor noticia.

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...