Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EL LOBO Y UNA VICTORIA FUNDAMENTAL PARA ENGROSAR SU COLCHÓN EN LA TABLA DE LOS PROMEDIOS

El valor de los puntos pesó más que las dudas que dejó su juego

Desde el peso específico del aporte de dos protagonistas, Hurtado y Tijanovich, se empieza a explicar porqué lo ganó Gimnasia. Fue 3 a 2 ante Colón. No le sobró nada y dejó dudas en su andamiaje defensivo general

Tijanovich encara y gana en velocidad. El delantero fue figura en un lobo que tuvo dos caras en su triunfo ante el Sabalero /Dolores Ripoll

Por NICOLÁS NARDINI

nnardini@eldia.com

¿Irradió confianza -pensando en el presente y el futuro- el rendimiento global mostrado por Gimnasia? No totalmente. Sí, a la hora de diseccionar las distintas variables del juego. Hubo cosas positivas en la crucial victoria alcanzada por el Lobo, aunque también de las otras, en una mirada que se despoje del aquí y ahora. Con urgencia, los mens sana se debían un triunfo para cerrar la Superliga con tres unidades en el bolsillo, que pueden cotizar en alza en la tabla de los promedios venidera. Empero, el juego general del Lobo tuvo aristas claramente deficitarias sobre las que tendrá que trabajar con la misma celeridad con que ayer buscó la victoria, porque no existe otro camino para sostener los buenos resultados en el tiempo que lograrlos mediante un rendimiento que genere confianza.

El triunfo albiazul se explica de adelante hacia atrás, en contradicción con la lógica que domina buena parte de la biblioteca del fútbol universal. Porque fue la notable faena individual de los dos hombres de punta del Lobo la que abrió el camino a la alegría mens sana en la soleada tarde del Bosque.

Jan Hurtado, aún habiendo dado ventajas en la semana producto de un cuadro gripal que no le permitió trabajar al cien por ciento, fue una pesadilla para la defensa sabalera. Por su potencia y velocidad llegó la apertura del marcador, tras un desesperado y fallido cierre de Zuqui que redundó en un autogol.

Hurtado fue potencia, Tijanovich despliegue. Los hombres que hicieron la diferencia

 

El venezolano tiene una marcha más que casi todos los defensores que hasta el momento han tenido la misión de marcarlo. Con Colón, ha ganado buena parte de sus duelos individuales, porque fue rápido y potente en el contra-anticipo (una acción de ese estilo fue la génesis del 1-0) y letal cuando le dieron espacios. De cabeza, gritó en la segunda conquista tripera, como parte de un repertorio al que le va agregando cosas con el correr de los partidos. Se trata de un diamante en bruto que a medida que vaya puliendo sus defectos alejará cada vez más del suelo su techo individual.

Horacio Tijanovich le fue en zaga, porque cuando el venezolano empezó a mostrar síntomas de agotamiento, “Tija” ganó protagonismo. Dueño de un despliegue fuera de lo común, en la víspera firmó una de sus mejores actuaciones en la primera tripera. Es un jugador que poco a poco deja de ser cuestionado y se va ganando un lugar en el exclusivo lote de los inamovibles del equipo. Su presencia en la red, con Toledo como partícipe necesario por su infantil error, denotó su punto de madurez al tomarse un segundo más para hacer una pausa y asegurar la definición. Además de ello, se desdobló en defensa y en ataque, fue solidario e inteligente. Un delantero infatigable que empezó a gozar del reconocimiento popular en las gradas del Bosque.

En ellos Gimnasia basó buena parte de su triunfo ante un rival que dio ventajas.

DE MAYOR A MENOR, EN UN 4-1-4-1 QUE SE FUE DESDIBUJANDO

Ortiz apostó al módulo táctico 4-1-4-1. Bolívar, de correcto desempeño, fue el volante tapón por delante de los centrales -incluso por momentos se incrustó entre ellos para solidificar el bloque defensivo- y Hurtado fue el último eslabón del equipo, como delantero solitario por encima de una segunda línea de cuatro que los mens sana volcaron en la zona medular.

La idea fue clausurar la zona de gestación de Colón y generar juego a partir de la acumulación de efectivos en el mediocampo. Lo logró sólo por momentos. Los abanderados en el eje de gestación fueron Mansilla, que volvió por sus fueros y mostró nuevamente destellos de fútbol, y Faravelli, un valor importante en un Lobo que ya empieza a extrañarlo a cuenta si finalmente se confirma su casi segura marcha al cabo del presente semestre.

El punto de inflexión en el partido fue el fatídico minuto final del acto inicial. Un penal -otro- de Piovi derivó en el descuento de Colón. Fue un verdadero obsequio de Gimnasia ante un adversario que lucía perdido y que, así, se fue el descanso inoculando dudas en las huestes del dueño de casa. Esos quince minutos de parate no fueron los mismos para Gimnasia tras ese evitable horror que le dio vida al Sabalero.

Quizás con esas dudas del cierre del primer tiempo sobrevolando por el Bosque, Gimnasia cometió el peor de los pecados: con sus actitudes le avisó a su rival que estaba en juego ¿Cuáles fueron? El repliegue ostensible en todas sus líneas, la resignación en el manejo de la pelota y la postura general direccionada más hacia el sostén de los conseguido que a la búsqueda de consolidarlo con más goles.

Sin embargo, así como el Lobo brindó una ventaja a su rival para ponerlo en partido, la visita no quiso ser menos y también cometió un yerro de bulto, bien aprovechado por el incombustible Tijanovich.

Pero Gimnasia siguió alejado de un papel protagónico y volvió a dejar con vida a Colón. La segundo conquista de la visita volvió a dejar al desnudo los problemas en el juego aéreo que persiguen el Lobo. Ese grito sabalero le puso una cuota de dramatismo a un tramo final que se jugó para los triperos con el corazón en la boca. Llegó el cierre y, con él, un desahogo por los tres puntos que engrosarán los flacos números de la futura tabla de los promedios para el Lobo. El festejo, medido pero a la vez disfrutado a sabiendas de todo lo que se jugará este plantel en el futuro, deberá darle lugar a un profundo análisis que permita poner blancos sobre negros en torno a las carencias de un equipo que tendrá que crecer mucho para generar confianza en sus hinchas.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla