Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tendencias

La estabilidad del dólar alienta las expectativas del oficialismo

La estabilidad del dólar alienta las expectativas del oficialismo

Por: Ricardo Rosales

prensa.rosalesr@gmail.com

Un escenario inusual, o quizás inesperado para esta altura del año, a pocas semanas de las PASO, con estabilidad cambiaria y el mercado financiero lejos de los pronósticos de fuerte volatilidad y dolarización.

En una semana fragmentada por dos feriados, el dólar mantuvo un sesgo hacia la baja, los bonos y las acciones con ganancias en junio y el riesgo país acercándose a los 800 puntos. Claro que el clima en los mercados no alcanza para quebrar una larga recesión o revertir las expectativas sociales, pero reflejan una perspectiva más cercana a una normalización económica. Los datos de actividad y empleo de los primeros tres meses del año, publicados por el Indec, confirman la fuerte retracción transitada por la economía. Sin embargo, hoy resultan más relevantes otros indicadores.

Las noticias políticas, lejos de alterar los mercados y el precio del dólar, entraron en un periodo de mayor tranquilidad. Las encuestas políticas pero en particular las que monitorean los índices de confianza de los consumidores y en el Gobierno, arrojaron mejoras para el oficialismo.

El humor y las expectativas aparecen hoy algo más inclinadas hacia una probable reelección del presidente Mauricio Macri que un triunfo de CFK. Aunque todo es materia de especulaciones y nada puede ser definitivo a meses de una elección presidencial. La aparición del senador neuquino Miguel Ángel Pichetto dio un impulso significativo al frente oficial, aunque el cambio de expectativas en los mercados no se puede reducir a este solo dato. Las PASO son ahora el capítulo inmediato que podría dar otro vuelco a las percepciones económicas. Y hacia allí miran los mercados. Entre tanto, prevalece cierta precaución.

Con dos meses de un dólar estable, el precio de la moneda norteamericana parece ser la llave de una muy lenta recuperación y un cambio de humor social. La tranquilidad cambiaria abre la puerta al círculo virtuoso de la economía: desacelera la inflación, recupera los salarios, permite la baja de la tasa de interés y facilita el consumo. No parece existir algo más recesivo para la Argentina que un dólar sin precio o techo. Colaboran con la estabilidad las condiciones externas, como la decisión de la Fed (banco central) norteamericana de no modificar las tasas de interés y cierta recuperación de los precios de los granos. De todas formas, son las condiciones locales y la política los factores más relevantes hoy en danza.

Volviendo al mercado financiero, el dólar cayó por debajo de los 44 pesos por unidad y el Banco Central por decimocuarta jornada consecutiva redujo las tasas de las Leliq, ahora por debajo de los 65 puntos. Y un dato significativo, los depósitos a plazo fijo del sector privado crecen a un ritmo de 3,7% en junio, por encima de la inflación. ¿Qué significa y cuánto cambia el escenario de dolarización previo a la elección presidencial? Una explicación es precisamente, las altas tasas reales y la estabilidad con el dólar. En algún momento, si cambia la percepción del mercado, la dolarización de estos depósitos regresaría. Para el Banco Central, la perspectiva no sería dramática; por un lado, dice tener dólares suficientes para vender, y por otro, que ese riesgo es cada vez menor a medida que avanza el año electoral.

En el plano fiscal, el ministro Nicolás Dujovne anunció por quinta vez consecutiva un resultado positivo de las cuentas públicas en mayo, en donde el Gobierno habría reducido el gasto y mejorado los recursos, ahora en línea con la inflación. En cuanto a los datos publicados por el Indec que muestran la profundidad de la recesión, el PBI cayó 5,8% en el primer trimestre del año. Por el lado de la demanda global la caída fue de 10,3%, siendo la exportación el único sector que tuvo un comportamiento positivo con 1,7%. El indicador que encabeza la caída es la formación bruta de capital fijo con 24,6%. El dato de baja de la inversión es muy fuerte y abre grandes interrogantes hacia el futuro, en donde la Argentina necesita recuperar niveles de competitividad con el resto del mundo. El consumo privado cayó en 10,5% y el público 0,2%; las importaciones cayó 24,6%.Con respecto al nivel de ocupación, el Indec estimó el desempleo en 10,1% en el primer trimestre del año. El informe oficial también muestra que la subocupación llegó a 11,8%, con lo cual la cantidad de personas con problemas laborales aumentó en 2,870 millones en ese lapso: 1,3 millones serían desempleados y 1,5 millones subocupados). En comparación con el último trimestre del 2018, el desempleo subió 1%. Las cifras reflejan un grave problema económico y social que difícilmente encuentre una salida con un rebote de actividad y requerirían de grandes cambios y reformas de carácter estructural.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla