Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DESTACADO DE LA CARTELERA

“La banda de Piluso y Coquito”: música, juegos, imaginación y el valor de la amistad

Con Alejandro Paker y Hernán Jiménez como protagonistas, el Coliseo Podestá estrena hoy su quinta producción integral, un infantil gratuito que recupera la esencia del inolvidable dúo humorístico

“La banda de Piluso y Coquito”: música, juegos, imaginación y el valor de la amistad

ALEJANDRO PAKER ES PILUSO Y HERNÁN JIMÉNEZ ES COQUITO EN EL NUEVO ESPECTÁCULO DEL COLISEO PODESTÁ que se estrena hoy

Las vacaciones de invierno comienzan oficialmente el lunes pero el Coliseo Podestá se anticipa con el estreno de su quinta producción integral, “La banda de Piluso y Coquito”, un espectáculo musical que busca rescatar las formas de jugar del pasado, donde la imaginación mandaba.

Escrita por Christian Ortiz y dirigida por Manuel Wirzt, la obra, que se ofrecerá desde hoy todos los días del receso escolar a las 16, con entrada gratuita, está protagonizada por Alejandro Paker y Hernán Jiménez, quienes afrontan el desafío de interpretar en el escenario a los inolvidables Piluso y Coquito, legendarios y entrañables personajes de los años 60 y 70 tan queridos por diferentes generaciones de argentinos.

Paker, que debutó en “El jorobado de Notre Dame”, y ha brillado en proyectos como “Gotán”, “Cabaret”, “Casi Normales”, “Priscilla”, “El hombre de la mancha”, “Damas y señores del musical” y, entre otros proyectos, “El Principito”, aclara de movida que esto “no es una imitación”, sobre el querido personaje al que supo vestir Olmedo, sino que va más allá. Si le tuviera que poner un nombre dirá “reencarnación” pero no de las pieles sino del espíritu “de este hermoso niño que fue Piluso que jugaba con su amigo Coquito”. Un dúo de humor blanco, simple y entretenido sin necesidad de más.

En lo personal, ser parte de este barco, admite Paker, le ha movido “los hilos” de su propia infancia, al haberse despertado su “niño viviendo en Rosario, jugando en la calle, con mis amigos, generando mundos de fantasía con juguetes que fabricábamos nosotros… me despertó todo ese universo de mi niño Alejandro”. Así pudo construir su personaje: “Recordando y rememorando mi mundo de fantasía, tratando de descomprimir y descontaminar todo mi pensamiento adulto”. Libre de prejuicios y de ataduras corporales, también.

Referente del género musical, el intérprete asegura que el desafío de este espectáculo estuvo puesto en el marco “vivo” que presenta. Nunca, reconoce, le había tocado romper la llamada cuarta pared, sin embargo, la historia que en escena se cuenta necesitaba “una conducción” y eso mismo se convirtió en un reto.

La obra narra la historia de Tincho y Flequillo, integrantes de una banda de Rock que viajan en su camioneta rumbo a la ciudad de La Plata para dar un gran concierto. Un desperfecto técnico en su vehículo los deja varados en medio de la nada, al costado del camino. Con el fin de solucionar su problema salen en busca de ayuda encontrándose con una casa abandonada y misteriosa. Deciden entrar por sí solos y es allí donde sucede algo mágico e inexplicable: son elegidos y transformados en los legendarios personajes llamados Piluso y Coquito, para que continúen con su maravilloso legado: llevar música y alegría a todos los niños.

Paker, que tiene mucha experiencia en el rubro infantil, y que además de en teatro se lo puede ver asiduamente en cine (”Juan y Eva”, “There be dragons”) y en televisión (”Los Únicos”, “Casados con hijos”, “Los exitosos Pells”, “Floricienta”), rescata los valores del dúo, sobre todo, el sentido de la amistad.

“Esa inocencia, ese capricho y hasta esa comprensión que tenía cuando era niño de las cosas. Porque Piluso se encaprichaba, discutía con su mejor amigo, pero también buscaba razonar, entender, comprender, y perdonar, avanzando en la construcción de la amistad”.

Reconoce, sin embargo, que buceando por los videos de Piluso y Coquito ha encontrado términos hoy no bien vistos pero comunes de otras épocas. En este sentido, revela que “fuimos muy ajustados en eso: no existe ni maltrato ni destrato hacia mi amigo. Y cuando nos peleamos tiene que ver con no ponernos de acuerdo, y no con otra cosa”. En esta línea, sostiene que “este espectáculo es todo un rato de juegos entre amigos que se quieren, y que pueden reír, divertirse, discutir, pelearse y volverse a amigar porque se entienden y siguen jugando”.

Acompañan a Piluso y Coquito un elenco conformado a partir de audiciones abiertas realizadas por la Secretaría de Cultural local integrado por Martín Figueroa, Loly Fracchia, Marco Gianoli, Agostina Gil Farina, Diego Sappa y Gala Schneider. Además de una potente banda de músicos en vivo a cargo de Cristian del Giorgio (teclado), Andrés Dulcet (bajo), Juan Pietro Giorgi (batería) y Guillermo Gutiérrez (guitarra).

“El cancionero incluye clásicos de María Elena Walsh, otros de Piluso y Coquito, además de temas inéditos compuestos por Manuel (Wirzt)”, anticipa Paker, y destaca el hilo conductor del repertorio: “En todas las canciones se reivindica la amistad, las diferentes maneras de ver las cosas, explicar que existe la diversidad y que a pesar de esa diferencia se puede ser amigo: eso es lo que te reúne y te hace fan de tu amigo, te hace compañero. Todas proponen el juego y la imaginación”.

Se trata, para Paker, de un estreno muy particular el de “La banda de Piluso y Coquito” en el Coliseo. Primero porque, en La Plata, en 2008, y en este mismo escenario al que hoy regresará, presentó una función de “Pepino el 88”, dirigido por Daniel Suárez Marzal, y con Víctor Laplace y Karina K. como compañeros de elenco. “Fue maravilloso porque en ese espectáculo contamos la historia de la familia que creó este hermoso teatro, y fue una bendición contar esa historia en el lugar donde sucedió. Por eso es tan grato volver”, manifiesta.

Por último, se refiere a las expectativas escondidas detrás de este debut, y comparte sensaciones vividas por él de chico y que le gustaría poder replicar. “Queremos que el espectáculo haga ruido. Yo recuerdo que a mí me despertó la vocación artística Pipo Pescador y espero, desde la ilusión, poder despertar futuros artistas, actores, animadores, músicos, cantantes, porque eso fue lo que a mi me generó nuestro querido Pipo. Espero ser despertador de futuras vocaciones”.

Las funciones de “La banda de Piluso y Coquito” -que será complementada con una muestra fotográfica “Ídolos infantiles de la tv” que se puede recorrer en la Sala China Zorrilla- serán de martes a domingo a las 16. Las entradas, gratuitas, se retiran hasta cuatro por persona el día anterior a la función, en la boletería del teatro, 10 entre 46 y 47.

Para agendar
 

Qué: “La banda de Piluso y Coquito”

De: Christian OrtizPor: Manuel Wirzt

Cuándo: Desde hoy y hasta el domingo 4 de agosto, excepto los lunes, a las 16Dónde: Coliseo Podestá, 10 entre 46 y 47

Entrada: Gratis, hasta 4 por persona. Se retiran un día antes del día de la función, en la boletería

“Piluso se encaprichaba, discutía con su mejor amigo, pero también buscaba razonar, entender y perdonar, avanzando en la construcción de la amistad”

Alejandro Paker

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla