Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Sodero: llevan el cuerpo a Misiones para una despedida en el monte
Sodero: llevan el cuerpo a Misiones para una despedida en el monte
11 de Septiembre de 2019 | 03:24
Edición impresa

En medio de un inmenso dolor, familiares y allegados de Narciso González Padilla cumplían ayer con trámites burocráticos que permitirán al padre del hombre asesinado, que tiene 90 años, una despedida en la provincia de Misiones, donde había nacido hace 58 años y conserva buena parte de sus raíces.

Según pudo saber este diario, no habrá velatorio en la ciudad y esa ceremonia se limitará a una despedida en un punto no revelado de la provincia mesopotámica.

“El papá de Narciso tiene 90 años y vive en el Monte. No puede venir pero lo quiere ver. Así que lo van a llevar para allá”, contó un compañero de trabajo del hombre que murió en el Hospital Italiano como consecuencia de la herida que le provocó un balazo en el tórax.

González Padilla vivía desde hace mucho tiempo en La Plata y acá tenía a su pareja y a su hijo, con una descendencia prolongada en un nieto.

Sin embargo, no olvidaba Misiones y su paisaje natural. “La relación con el papá era muy linda. Iba una o dos veces por año y se quedaba tres o cuatro días en el monte”, detalló el trabajador de la empresa de venta de agua y soda “Saint Michel”, con base en Olmos.

La compañía no trabajó ayer en señal de duelo. González Padilla era un repartidor que concentraba una atención especial por su veteranía, tanto en la tarea como en el DNI, que sobresalían en el equipo de distribución. Le decían “Viejo” y a diario tenía un interés adicional por el trabajo: allí lo esperaba su hijo, que salía a trabajar luego de la cotidiana “bendición”.

El lunes 2, a las 13.20, estacionó en 3 bis y 519. Mientras su compañero llevaba un bidón de agua a una clienta, fue asaltado, se resistió y recibió un balazo debajo de la clavícula, que afectó una arteria. La herida deterioró su salud. Tanto que le amputaron un antebrazo el miércoles. El proceso de deterioro no se detuvo y murió este lunes. Por el crimen está detenido Ezequiel Alegre, un empleado de una distribuidora de bebidas de 120 y 33 a quien se acusa también por asaltos en Ensenada y Villa Ponsati. Según la Policía, todo ocurrió en pocos días y el acusado se movía en su auto, un Renault Clío. También llevaba la misma ropa, del trabajo en la distribuidora.

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla