Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Los ataques fueron en diversos horarios

Sin respiro en la zona norte: robaron en una casa, una inmobiliaria y una panadería

Hubo una entradera en un chalet de Gorina a media mañana. Los comercios están situados en el área céntrica de City Bell

Sin respiro en la zona norte: robaron en una casa, una inmobiliaria y una panadería

“Además del robo en esta panadería también le pasó lo mismo a una casa de comidas y a la pollajería de al lado ” Soledad Tejeda (36) Vendedora

La zona norte platense continúa siendo acechada por la inseguridad, situación que, según vecinos y comerciantes, parece acrecentarse en los últimos meses.

El último de estos hechos delictivos ocurrió en la mañana de ayer, cuando dos ladrones aprovecharon que la empleada doméstica de un elegante chalet, situado en 491 entre 131 y 132, de Gorina, estaba limpiando en la vereda.

Según lo informado a este diario por el propietario de la vivienda, que pidió no ser identificado, la entradera en ese domicilio sobrevino cuando “a las 9 y pico de la mañana la sorprendieron a la chica en la puerta, sacaron un arma de fuego y la obligaron a entrar acá con ellos”.

En esos instantes, reveló, “mi esposa estaba hablando por teléfono y le hicieron cortar la comunicación” para interrogarla sobre dónde guardaba dinero y otros efectos de valor.

Sin precisar el monto, así como tampoco qué otros elementos sustrajeron, el damnificado -que no se encontraba en la casa en ese momento- confirmó que se llevaron “plata y cosas chicas”. Al respecto, voceros policiales aseguraron que del inmueble se llevaron “plata, joyas y celulares”.

El dueño de casa estimó que la presencia de los asaltantes en su propiedad “duró unos 15 minutos”.

Pero también comentó que “no es la primera vez que roban en casa” en los 12 años que vive con su familia allí.

“Ahora, la mayor vigilancia se ve en la zona de la plaza del centro de City Bell”, completó.

La problemática se expresa a todo horario y aún en los lugares más expuestos, como el Camino Centenario, en el área circundante a la estación de City Bell. A última hora de la noche del martes en la Inmobiliaria Dacal, situada en Centenario entre Güemes y Pellegrini, recibieron una visita de ladrones. Del comercio, cerrado y sin personal a esa hora, sustrajeron, según la Policía, “unos 30.000 pesos”. La pesquisa sospecha de “tres menores”.

LADRÓN FILMADO

Soledad Tejeda (36) es empleada de la panadería y confitería “Cantilo”, que funciona en la esquina de Cantilo y 15 A, de City Bell, donde el domingo pasado vivió momentos de zozobra junto a otra vendedora por la irrupción en el local de un solitario delincuente.

En la tarde de ayer, más tranquila, repasó ante EL DIA en ese negocio cómo fue el episodio.

“Eran las 8 de la noche y con mi compañera estábamos en la cocina, cuando por una de las cámaras del local vimos que entraba un muchacho de entre 20 y 30 años. Y casi al mismo tiempo un chico de unos 14 años”, detalló.

Luego recordó que “mi compañera se asomó en el salón como para atenderlo, pero lo vio enseguida sacar un arma y corrió de nuevo para la cocina, pese a que el tipo la llamaba una y otra vez”.

Ante la aterrada mirada del adolescente, el ladrón saltó del otro lado del mostrador y se abocó a vaciar el dinero de la caja registradora.

Soledad indicó que “en ese instante, el chico aprovechó para escapar y el delincuente agarró los cerca de 1.000 pesos que había y después de estar acá unos 5 minutos, salió corriendo por Cantilo. Aunque en la oscuridad de la noche no vimos si lo esperaba algún cómplice en moto ó en auto”.

“Fue el tercer robo que sufre esta panadería, porque anteriormente hubo otro asalto y en una ocasión ingresaron de madrugada, con la modalidad de escruche”, recordó después.

La comerciante contó “hace un mes, le robaron la bicicleta a una clienta nuestra, que la había dejado en la puerta del local para hacer su compra”.

Asimismo, consignó que “este barrio se puso difícil con los robos, porque hace unos días también se metieron en la casa de comidas de enfrente, cuando el negocio estaba cerrado. Y a la dueña de la pollajería de al lado de la panadería le robaron dos veces, también cuando no había nadie. A la mujer además la asaltaron en otra ocasión cuando caminaba por la calle Cantilo”.

“Esta inseguridad se nota bastante desde principios de este año y no contamos con patrullajes en esta zona, a diferencia de lo que pasaba hace 3 años, cuando teníamos policías caminantes y también pasaba la Policía Motorizada”, dijo.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla