Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Victoria Carreras “Las mujeres en el cine están relegadas a ser la amante o la amiga del protagonista”

La actriz protagoniza “Hacer la vida”, de Alejandra Marino que llega hoy y cuenta historias femeninas desde la perspectiva de la mujer

Victoria Carreras “Las mujeres en el cine están relegadas a ser la amante o la amiga del protagonista”

Victoria Carreras en una escena de “Hacer la vida”, de Alejandra Marino, que se puede ver en Cine.ar play / web

9 de Abril de 2020 | 01:45
Edición impresa

En un edificio antiguo de Buenos Aires, se cruzan historias que esconden secretos tras sólidas paredes. Los deseos y frustraciones de Lucy, La Rusa, Mercedes, Gaby, Odette y Mónica se entrelazan de forma sutil e invisible en “Hacer la vida”, la cinta de Alejandra Marino y uno de los dos estrenos de hoy: a las 22, se podrá ver en la pantalla de Cine.Ar (repite el sábado a la misma hora), mientras que desde hoy está disponible, gratis, en la plataforma de streaming Cine.Ar Play.

En la cinta, quinta película de la cineasta rosarina, todos los personajes desean hacer su vida aunque fallen los planes, pero a menudo logran lo que quieren de formas inesperadas, a través de hilos que son invisibles para ellos pero no para el espectador. “Todos los personajes están relacionados unos con otros sin saberlo: una especie de ‘Ventana indiscreta’, el espectador puede espiar en la vecindad y advertir las conexiones que son invisibles para los protagonistas”, dice al respecto Victoria Carreras, una de sus protagonistas, en diálogo con EL DIA. “Repienso eso ahora, en tiempos de cuarentena: de repente uno está asomado al balconcito o a la ventana y ve todas las vidas posibles, ve cuántas historias se encierran en un mismo edificio. Algo de eso tiene la película”.

Carreras, que ya trabajó con Marino en varias ocasiones (es su tercera película juntas, y además coescribieron el primer trabajo detrás de cámara de la actriz), interpreta en el filme a Mónica, “una artista plástica obsesionada con la maternidad: quiere tener un hijo y en función de ese deseo, que se va volviendo cada vez más obsesivo, se transforma en una mujer por momentos feroz”. Mónica vive con su pareja, con su adorado perro Aquiles y con una muchacha huérfana que queda embarazada: con esos elementos se construye su espiral descendente hacia la obsesión.

Pero la historia de Mónica es solo una de las historias de mujeres que se entrelazan en el filme: “Hacer la vida”, afirma Carreras, “no solo tiene muchas protagonistas mujeres, además es su deseo el que empuja la acción”.

Y la producción, además, cuenta con mayoría de equipo femenino: “Un compromiso militante de Alejandra que yo comparto”, dice quien es miembro de La mujer y el cine, asociación para visibilizar y fomentar el cine hecho por mujeres.

Porque es crucial contar historias de mujeres desde la perspectiva femenina: “Si te ponés a analizar el cine en general, las mujeres están relegadas a ser la amante, la amiga, la madre, del protagonista, salvo honrosas excepciones es muy difícil que las mujeres accedan al rol protagónico porque no existen películas que cuenten a las mujeres en roles protagónicos, hay pocas historias donde se vea a la mujer en su rol profesional, que abran el panorama del mundo de las mujeres y disidencias”, opina la también productora porteña.

Y esto se debe a que “las mujeres que egresan del Enerc a menudo no llegan a dirigir, y las que llegan, no llegan a dirigir su segunda película, tampoco no logran ser cabeza de área, quedan en tareas de asistencia o vinculadas a la dirección de arte. Y así se va formando el cuello de botella”, explica la situación la actriz y cineasta. “Nuestras directoras, cuando logran hacer sus películas, son excelentes, se lucen: hay talento, pero la realidad sigue desbalanceada en favor de los varones en los puestos de decisión, en los puestos de dirección, en los jurados de los festivales. Esto es una realidad objetiva, no un parecer”.

“Todos los personajes están relacionados unos con otros sin saberlo”

 

Carreras, con una importante trayectoria en cine, televisión y teatro, ensayó ese difícil salto al detrás de cámara hace un lustro, cuando estrenó “Merello x Carreras”, documental también disponible en Cine.Ar Play dirigido por ella sobre la amistad entre Tita Merello y el padre de Victoria, el cineasta Enrique Carreras. El documental tiene las últimas imágenes de Tita y, relata Carreras, esas filmaciones de 1995 estuvieron sentadas en su placard hasta que tomó impulso para convertirlas en película.

“Yo tenía el material de Tita sobre el placard, y cada vez que pasaba por el placard pensaba: ‘Si me dejó que la filme es porque quería que llegara al público’. Y no lo podía ignorar. Hasta que un día, se me cayó la caja por la cabeza, literalmente, y entendí el mensaje: tenía que hacer el documental”, cuenta Carreras sobre su ópera prima, realizada gracias a los conocimientos que absorbió desde pequeña, cuando acompañaba a su padre a los sets, un conjunto de saberes “que sentí que en algún momento tenía que poner en práctica”.

Carreras, que comenzó a actuar con ocho años, es hija también de la actriz Mercedes Carreras, y hacia allí enfoca su segundo documental, aún en proceso de producción, “Hijas de la comedia”, que “indaga sobre el linaje de actrices de mi familia: soy octava generación de actrices, hace 300 años que las mujeres de la familia somos actrices. Va mucho más allá, entonces, de un apellido: es una tradición que se ha transmitido, para bien y para mal, de mujer a mujer. Y es bien interesante observar cómo se repiten ciclos, cómo hay asignaturas pendientes de generaciones anteriores que se resuelven en el presente, y también observar el precio que tuvieron que pagar esas mujeres para poder ejercer la profesión, porque no era fácil ser actriz en el 1800”, adelanta.

Carreras revela que cerrará el ciclo autorreferencial con un tercer trabajo, “Amor y cine”, sobre la obra de su padre: “Hay un poeta que dice no escribas sobre lo que no has llorado. Este metro cuadrado mío, que tiene que ver con pertenecer a una familia del teatro y el cine, permite reflexionar sobre la profesión, pero también sobre las formas de vínculos, porque hay tantas familias posibles como personas. Yo cuento sobre lo que me tocó vivir”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla