Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,70
Dólar Ahorro/Turista $172.75
Dólar Blue $186,50
Euro $120,89
Riesgo País 1629
Opinión |Editorial
Las aperturas no debieran hacer suponer que la pandemia terminó

Las aperturas no debieran hacer suponer que la pandemia terminó

archivo

23 de Septiembre de 2021 | 02:21
Edición impresa

El anuncio oficial acerca de que, desde el próximo 1 de octubre todos los habitantes de nuestro país podrán caminar por las calles sin barbijos cuando se encuentren solos, bailar en las discotecas y boliches, así como acudir a estadios de fútbol con un límite de aforo –en lo que se convirtió, si se quiere, en las primeras medidas adoptadas después del fuerte debacle electoral sufrido por el oficialismo en las PASO-, suscitó controversias y diversas sugerencias médicas.

Según se informó, la caída de los contagios y del número de muertes durante las últimas semanas son los fundamentos en los que se basó el ministerio de Salud nacional para que, con recaudos que se determinaron, se pudiera prescindir del uso del barbijo en la vía pública, en situaciones de “burbuja” con el grupo familiar y cuando no haya aglomeración de personas.

Tal como se informó en este diario, algunos especialistas consideraron a estas medidas como acordes a los indicadores epidemiológicos y enfatizaron en que los barbijos, en el caso de que respetaran las distancias establecidas, hay que seguir usándolos. Otros médicos alertaron que la pandemia no terminó, que el virus va a seguir estando, por lo menos de manera endémica. Dijeron también que deberían sostenerse los cuidados ante la alternativa de que la variante Delta pueda comenzar a circular libremente por la Argentina. Se supo también ayer que algunas provincias decidirían continuar con las restricciones vigentes

Tal como se sabe, además de las mencionadas, el Gobierno anunció que las reuniones sociales serán sin límite de personas, cumpliéndose siempre las medidas de prevención como las distancias, los barbijos y la ventilación. Se decidió asimismo un aforo del 100 por ciento en actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, religiosas y culturales, entre otras, tal como se detalló. Las liberaciones alcanzan también a los salones de fiesta, bailes o actividades similares y a los viajes de contingentes. Resulta llamativo que todas esas medidas se adoptaron después de las elecciones primarias, lo que lamentablemente blanquea la politización de la lucha contra la pandemia.

Por otro lado, desde el próximo 24 de septiembre se elimina el aislamiento para todos los argentinos residentes que hayan salido por trabajo, turismo o cualquier otro motivo y extranjeros que ingresen por trabajo, debiendo cumplirse con los esquemas de vacunación y de análisis que se fijaron.

Siempre se ha señalado en esta columna que el Covid-19 planteó desde marzo de 2020 desafíos cambiantes y políticas sanitarias que debieron oscilar, puesto que se vino escribiendo sobre un libro en blanco. Un programa de vacunación errático, lento y pródigo en polémicas, así como la aparición de variantes del virus originaron nuevas preocupaciones.

En ese contexto, entonces, no deja de resultar sorprendente el hecho de que las autoridades sanitarias de nuestro país, que tuvo una cuarentena rigurosa –se dice que fue la más larga del mundo- decidan en cuestión de horas y sin una campaña previa de concientización levantar muchas de las barreras preventivas y, en la práctica, darle a entender a muchos sectores de la población que la pandemia está virtualmente derrotada.

Suenan razonables, entonces, las voces de aquellos especialistas que recomiendan no bajar la guardia ante un adversario temible, que puede rebrotar con mayor intensidad y al que todavía se le deben oponer muchas barreras preventivas. Más allá de que las medidas oficiales determinan el cumplimiento estricto de condiciones, lo cierto es que pueden inducir a no poca gente a suponer que la pandemia ha sido derrotada.

Tal conclusión podría resultar extremadamente grave, sobre todo si tiene a la vista que falta vacunar con la segunda dosis a buena parte de la población, que no hay testeos suficientes y que subsisten muchas personas que no actúan con la prudencia social debida.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla