Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $106,55
Dólar Ahorro/Turista $175.81
Dólar Blue $200,50
Euro $120,25
Riesgo País 1827
Opinión |ECONOMIA - CLAVES PARA ENTENDER
Ingenio y políticas públicas: la oficina del comportamiento

Por MARTIN TETAZ (*)

Ingenio y políticas públicas: la oficina del comportamiento

Ingenio y políticas públicas: la oficina del comportamiento

22 de Noviembre de 2015 | 02:49

@martintetaz

La historia transcurre en un barrio bajo de una ciudad sajona, en los primeros días del 2010. Mark Buttbon tiene varias cicatrices en sus manos, pero la más profunda está en su autoestima. Hace cuatro meses que este inglés no consigue empleo y si no logra convencer a los burócratas de la Seguridad Social de que buscó activamente trabajo durante los últimos 30 días perderá su subsidio de desocupado. En Liverpool hay buena música de los Beatles y buenas excusas. El británico encuentra una y flota un mes más.

Cuando David Halpern inauguró la primera Oficina del Comportamiento del mundo, cinco años atrás, los desempleados conseguían la renovación de los subsidios con relativa facilidad, pero no conseguían empleo. El psicólogo social que supo convencer a David Cameron de las ventajas de explotar los descubrimientos de las ciencias cognitivas para mejorar las políticas públicas, puso el problema patas para arriba y dispuso que en vez de requerir pruebas sobre lo que habían hecho para salir de su condición, los marginados del mercado laboral tuvieran que explicar en detalle qué es lo que pensaban hacer en las próximas semanas para ser contratados. ¿A quién le iban a pedir ayuda para diseñar un nuevo CV? ¿En qué página de internet iban a cargar sus búsquedas? ¿A qué amigo le iban a pedir que les gestionara una entrevista? ¿Cómo iban a ir vestidos cuando finalmente los llamaran? ¿Qué le dirían al reclutador cuando este les pidiera que con sinceridad indicaran sus fortalezas y debilidades?

Sin gastar dinero en capacitaciones, sin descuentos de impuestos a los empresarios, solo ayudando a cambiar el foco y la actitud de búsqueda, la oficina del comportamiento logró que miles de desempleados ingleses volvieran más pronto al trabajo

El cambio de eje les permitió a los trabajadores visualizar cada una de las conductas que conducirían al nuevo empleo, dándoles una representación mental episódica, una película en la que los héroes eran los que recuperaban la estima de sentirse útiles. Sin gastar dinero en capacitaciones, sin descuentos de impuestos a los empresarios, sólo ayudando a cambiar el foco y la actitud de búsqueda, la oficina del comportamiento logró que miles de desempleados ingleses volvieran más pronto al trabajo, contribuyendo así a mejorar las condiciones sociales y hacer crecer la economía, al mismo tiempo.

Con los pergaminos de un éxito resonante en el bolsillo, el próximo paso fue lograr que menos alumnos abandonaran los estudios secundarios, para lo cual explotaron los descubrimientos del economista Paul Glewwe que en un experimento con alumnos de colegios de Madagascar logró bajar la tasa de deserción simplemente informándoles a los alumnos cuánto ganaba en promedio alguien que terminaba la escuela, en comparación con aquellos que la abandonaban.

Las intervenciones siguieron luego en la oficina de recaudación de impuestos, consiguiendo que más gente pagara a término y siguieron con el rediseño de las facturas de luz, que al informar no sólo el consumo del usuario en el último año sino el de sus vecinos, logró que la gente ahorrara entre un 5 y un 10% el uso de energía sin aumentar en absoluto las tarifas, sino por la presión social que implicaba saber que uno estaba dilapidando energía en comparación con sus pares.

LAS POSIBILIDADES EN ARGENTINA

En nuestro país el próximo Presidente tiene una oportunidad histórica de incorporar los avances de las ciencias del comportamiento para mejorar el impacto de las políticas públicas y ahorrarles dinero a los contribuyentes.

Sin grandes estructuras y sin que sea necesario cambiar ningún objetivo del programa de gobierno se puede mejorar la eficiencia energética, reducir el desempleo, bajar las tasas de abandono escolar, subir el rendimiento académico de nuestros alumnos, levantar la tasa de ahorro, conseguir que fume menos gente y generalizar conductas preventivas en materia de salud, con el concomitante ahorro de recursos y crecimiento de la productividad.

Por ejemplo, una simple ordenanza que establezca que los restaurantes tienen que poner una jarra de agua en cada mesa, como ocurre hoy en día en Nueva York, bajaría el consumo de alcohol y bebidas azucaradas, contribuyendo a prevenir enfermedades como la diabetes o la obesidad (además de abaratar el costo de las salidas a comer)

En materia de educación universitaria, se podría reducir el fuerte abandono que se produce al cabo del primer año si se informara a los alumnos al momento de su inscripción que aunque la duración teórica de las carreras es de 5 años, en promedio los alumnos tardan 8 en recibirse. Hoy la realidad es que el estudiantes que en su debut universitario aprueba tres materias de marzo a diciembre, siente que calculó mal, que no es tan capaz como el resto y que a ese ritmo le demandará más de 10 años acabar la carrera, con lo que termina dejándola.

En Estados Unidos, una Oficina del Comportamiento similar a la inglesa logró que más gente pague a término sus impuestos, solamente enviándoles un SMS el día del vencimiento y aquí podemos copiar el modelo y mandarle un WhatsApp a los estudiantes que faltan, el mismo día de su ausencia y al día siguiente temprano, con el mensaje “Estamos preocupados porque no viniste a clase, confiamos en tu capacidad y te esperamos hoy de vuelta”. Es mucho más difícil abandonar cuando sabemos que hay alguien a nuestro lado que nos está mirando y que cree en nosotros.

Del mismo modo, el Estado podría ahorrarse miles de millones de pesos en subsidios si aplicara la Economía de Comportamiento en el diseño de la arquitectura de solicitud de beneficios sociales, sin limitar en absoluto la libertad de la gente para elegir y sin recortan ni un solo peso de manera unilateral.

Tarde o temprano oficinas similares existirán en todo el mundo. El cambio de mando es una excelente oportunidad para que el próximo Presidente lidere una verdadera revolución en el modo de hacer políticas públicas, con más ciencia que presupuesto.

 

Ahorro de energía
Se lograron ahorros con el rediseño de las facturas de luz, al informar no sólo el consumo del usuario en el último año sino el de sus vecinos. Así se logró que la gente ahorrara entre un 5 y un 10% de energía sin aumentar en absoluto las tarifas, sino por la presión social que implicaba saber que uno estaba dilapidando energía en comparación con sus pares

 

(*) El autor es economista, profesor de la UNLP y la UNNoBA, investigador del Instituto de Integración Latinoamericana (IIL) y autor de “Casual Mente” y “Psychonomics”

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla