Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,79
Dólar Ahorro/Turista $172.90
Dólar Blue $186,00
Euro $120,89
Riesgo País 1629
Información General |LA FIESTA DE LA CALLE
Carnaval toda la vida

El fin de semana largo augura un gran movimiento turístico. En La Plata habrá desde murgas y candombe hasta una muestra en el Coliseo Podestá del carnaval Veneciano finalizando el martes con la quema del Rey Momo. A través de seis referentes EL DIA te muestra el mapa carnavalero: escenarios para todos los gustos

1 de Marzo de 2014 | 00:00

Por Lucrecia Gallo y Leandro Savoretti

Si no pudieron irse de viaje, si todavía están cansados de la semana o se llevaron trabajo a casa, damas y caballeros, este fin de semana tienen tres días a puro carnaval para olvidarse de todo. Cómo se organizan los carnavales del mundo más emblemáticos de la ciudad, en boca de sus referentes.

Si pensás que los carnavales ya no son lo que eran es porque todavía no pasaste por Meridiano V, el barrio que se convirtió en bandera del carnaval espontáneo. Allí, el Centro Cultural Estación Provincial y el Circuito Cultural Meridiano V junto con los vecinos del lugar tuvieron, siempre, la intención de recuperar el espacio público con propuestas culturales. Desde hace cuatro años convocan a 30 mil personas en cada carnaval. Su sello particular: todo vale.

“Son dos días donde –filosóficamente- el rey pasa a ser el pobre y el pobre, rey y todos se olvidan del status donde están inmersos el resto del año”, explica, académico, Fermín Mendizabal, organizador de los carnavales en el barrio Meridiano y lo define así: “Son dos días de desenfreno”.

“Las llamadas de candombe en 2006”, recuerda Esteban Ramos otro de los organizadores del evento, “fueron el principio de lo que vino después, en 2011, con la recuperación de los feriados del carnaval –eliminados por la última dictadura militar- que legitimó del todo la idea de salir a la calle”.

Postales carnavaleras de barrio: los roqueros que habitúes de la noche y los bares, llegan a medio día, con sus hijos de la mano y algunos, hasta participan del concurso de disfraces. Si el hecho de estar presente en el corso es estar dispuesto a mojarte, en Meridiano el baño de agua es parte de la religión. La batalla comienza puntual, cuando Mariana Gobelián, de El Faldón, a cargo de la conducción, anuncia la largada: 3,2, 1… espuma. Y a bañarse.

MURGA MURGUERA

Michelle Mathieu (29) -instrumentadora quirúrgica y eviscerista- tenía 11 cuando en la escuela vio el ensayo de una murga. Alucinó. Desde Parque Patricios llegó a La Plata a sus 17 y en Plaza San Martín se topó con el grupo “Descarrilados del compás”. Hoy es uno de sus referentes y tiene con qué: se quedó con ellos desde ese primer encuentro del cual pasaron 12 años. Además organiza el corso que tomará la calle del Pasaje Dardo Rocha como escenario principal de 15 murgas que llegan desde Sarandí, Quilmes, Berazategui hasta Villa Elisa Ensenada y Rosario.

“La murga es una herramienta social”, dice ella mientras invita a pasar a su oficina: el monumento de la Plaza San Martín. Su segunda casa. “Con la murga aprendés el compañerismo, la amistad y el trabajo en equipo”, apaga el cigarrillo y aclara: “no esperamos esta fecha para celebrar porque para nosotros todo el año es carnaval”. Con once años de tradición, Descarrilados ensaya todos los días desde fines de diciembre para estrenar una nueva presentación plagada de crítica social. “Mires desde donde lo mires, el carnaval es el mismo. Todos buscamos que el vecino salga a la calle a compartir, divertirse y desinhibirse”, dice Michelle y señala: “la murga es crítica y eso la diferencia de las comparsas. Este año, hablamos de la inundación, de la miseria humana y la bondad del vecino”.

COMPARSAS

En el barrio Altos de San Lorenzo, a cinco cuadras de la casa de Luis Villarruel (23) ya se escuchan los redoblantes. El portón de doble hoja de chapa lo abre su padre: en el patio cerca de treinta personas ensayan los ritmos que este fin de semana tocarán por los barrios platenses. Luis invita a pasar al fondo, a la casa de su hermana mayor y se va. Allí está un grupo de mujeres de Batuke descansando. Y por la casa empieza el desfile: mujeres y niños entran y salen como si ese hogar fuera un hormiguero.

Mami, no tenés un destornillador, dice Luis que se asoma por la puerta.

La comparsa tiene repique bombo redoblante caseta chapitero y huiro. Esta comparsa reúne a más de 10 familias. “Somos más de cien personas” dice Andrea (40) mientras ceba un mate dulce “pero todavía no las contamos”. En Batuke las edades van desde los seis meses hasta mujeres como Pirucha que sale a bailar disfrazada de la Bruja Negra y, coqueta, prefiere reservar la edad. Ella es una de las bailarinas que sale junto a sus dos hijos, su mamá una hermana y dos sobrinos. “Cada año me destapo más” dice Andrea. “Ella es la diablita”, dice Chela (55) mamá de Luis y la Bruja Roja en la comparsa.

“Tenemos más de cincuenta chaquetas bordadas de azul y rojo, con los colores del barrio”, dice Luis. Las chaquetas las cosió, una por una, Chela. “Se quedó varias madrugadas sin dormir pero con la compu al lado, meta facebook”, dice Andrea.

“Yo vengo re amarga de lo de la Mariana: los trajes me quedaron chicos”, cuenta otra de las bailarinas. La comparsa Batuke de Altos de San Lorenzo se formó en 2012 para que la familia del barrio se haga más unida y los chicos encuentren contención. Luis, el artífice de todo esto empezó con dos o tres bombos y unos redoblantes. La percusión fue una llamada y a partir de allí comenzaron a sumarse cada vez más los pibes del barrio. “Nosotros incluimos a todos”, dicen.

CARNAVAL DEL AMOR

El Teatro Coliseo Podestá no es Venecia y Juan Pablo Skrt, tenor del Teatro Argentino, protagonista del Fantasma de la Ópera, y un equipo de bailarines, coreógrafos, vestuaristas, sonidistas e iluminadores tienen la tarea de recrearlo.

“Es un espectáculo que toma Venecia como referente. Cuenta con un baile de máscaras del siglo XVIII, un suit efo denominado mascarare con una propuesta de música, danza y vestuario, alusiva a Venecia”, comenta Juan Pablo y no duda en describir el espectáculo como una sucesión de postales, de imágenes. Ahora, en el ensayo baila con su partenere, la soprano Sonia Stelman y apenas desciende del escenario reflexiona: “No son tiempos de poner un río en el escenario sino de hacer alegoría”.

Para él, haber sido convocado para este espectáculo no es solo una alegría. Estar rodeado de primeras figuras como Mariana García, Cecilia Matioli, Esteban Schenone, y Martín Alvarez -todos bailarines-, es una gran satisfacción.

En el Coliseo Podestá entran más de 1058 personas. Amantes de la espuma y las bombuchas, abstenerse.

CARNAVAL LATINOAMERICANO

La historia del carnaval ya tiene más de cinco mil años cuando allá lejos y hace tiempo tuvo su origen en tierras africanas, en el norte de Egipto. Marco Polo lo llevó a Europa y de ahí en los años de la Conquista se estableció en Latinoamérica done hoy – y sobre todo en el Cono Sur- se encuentran algunos de los carnavales más importantes del mundo.

Según el libro récord de los Guinnes el de Río es el carnaval más grande du mundo –850.000 personas, 75% nacional y 25% del exterior- le siguen el de Oruro en Bolivia y los de Pasto y Barranquilla en Colombia. En Argentina el de Gualeguaychú van más de 40 mil turistas por fecha.

En La Plata, por primera vez habrá representación sudamericana con bailes tradicionales. Bolivia contará con tres representaciones al igual que Perú y el Centro José Gervasio Artigas será la cara visible de Uruguay.

Leonel Rojas Carrión es paceño y nunca votó en Bolivia. Desde hace treinta años está en La Plata. Vino a estudiar Ingeniería Mecánica pero en tercer año abandonó y no pudo completar los estudios. Hoy trabaja en el Ministerio de Desarrollo Social (en qué parte) y es el Vicepresidente del Centro de Estudiantes y Residentes Bolivianos de La Plata donde está desde el año 1987. “En su momento llegamos a ser 600 ahora rondaran los 80”, dice Rojas Carrión.

Rojas Carrión –recuerda- con su ex mujer se presentaba iban a la expo feria de colectividades que se hacía en el Coliseo Podestá y bailaban Cueca y Huayno. Es el primer año que surge la idea de juntar a varios países del cono sur para que participen en la fiesta carnavalera en La Plata. De la comunidad boliviana van a participar Los Caporales de Cruz del Sur de Los hornos

“Los carnavales bolivianos son distintos entre los pueblo”, dice Rojas Carrión mientras de un folio saca fotos de los carnavales de Oruro. “El próximo sábado lo voy a ver a en vivo por Bolivia.tv.com.”Y continúa: “Cuando tenía 13 años con toda mi familia ingresábamos a la famosa entrada en La Paz que empezaba en la Avenida Montes y terminaba en el Prado y yo me disfrazaba de arlequín y les pegábamos a los que pasaban con una especie de chicote de cartón y los llenábamos de harina. Una risa”.

REY MOMO

Juan Pablo Benítez (36), técnico informático del poder judicial, es el referente del Rey Momo. Para ver crecer al Rey Momo, él junto a Pedro Milani y Fernando Carbone han dormido pocas horas y ensuciado mucha ropa desde el 18 de enero cuando, con el proyecto aprobado y los materiales comprados, comenzaron a construirlo.

7 horas de lunes a viernes al salir del trabajo. Los sábados todas las jornadas y todos los domingos. Eso sí, después del almuerzo familiar. Horas de trabajo que se harán humo cuando el próximo 4 de marzo a las 20 horas el muñeco arda en la explanada del Palacio Municipal.

Pero las horas de trabajo ni se comparan con la cantidad de materiales que usaron. 64 tirantes de 3 metros. 190 varillas. 40 kilos de hierro. 150 kilos de alambre. Diarios viejos, muchos. Hojas blancas. 30 litros de cola. 10 de fijador. 20 de harina y 45 litros de pintura entre acrílico y fluor. La receta no es exacta, no se necesita ser cocinero o artista. Habrá que sacar las cuentas y hacer rendir los materiales para que el Rey Momo se luzca.

“Mi mayor satisfacción es verlo de pie”, dice Juan Pablo y describe a su criatura como un monstruo de casi 8 metros. Esperan 10 mil personas en la quema y varios miles en los corsos.

“La particularidad de los carnavales en La Plata es la quema del Rey Momo, porque allí se unen dos tradiciones, la significación del corso, sin ser una tradición acá y la quema del muñeco, típica de nuestra ciudad”, le dijo a EL DÍA la Secretaria de Modernización y Desarrollo Económico Municipal, Alejandra Sturzenegger.

No será Gualeguaychú, Barranquilla o Río de Janeiro, pero que quede claro: La Plata tiene su carnaval.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla