Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
MARIANO LLINAS

En "Historias Extraordinarias" propone libertad y aventura

La película se exhibirá en el 4º Festival Internacional de Cine Independiente de La Plata Festifreak

En "Historias Extraordinarias" propone libertad y aventura

En Historias Extraordinarias propone libertad y aventura

El cineasta y productor Mariano Llinás, director y protagonista del sorprendente largometraje "Historias Extraordinarias", con el que ganó dos importantes premios en el último Bafici, afirmó que con este nuevo filme se propone "sentir que todavía es posible hacer películas con total libertad y que aún hay aventura en el hecho de hacer cine".

Revelación en la última edición del Bafici, donde ganó el premio del público y el premio especial del jurado, el filme está protagonizado por el propio Llinás, Walter Jakob y Agustín Mendilaharzu y aborda -en cuatro horas intensas y cautivantes- las increíbles aventuras de tres hombres que recorren la provincia de Buenos Aires.

Esta nueva y apasionada apuesta narrativa del celebrado autor de "Balnearios", que sorprende al panorama cinematográfico local, se exhibe los sábados a las 20, en el Cine-Teatro 25 de Mayo y los domingos a las 18.30, en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba). Además la película se proyectará en el 4º Festival Internacional de Cine Independiente de La Plata, Festifreak, el miércoles 22 a las 21, y el domingo 26 a las 16, en el cine Select del Pasaje Dardo Rocha.

"Quería sentir que una película con esta libertad, con este grado de errancia y de juego todavía era posible, y que los mecanismos que a uno lo cercan no son lo suficientemente fuertes para no poder evadirlos. Todavía hay aventura en el cine y hacer esta película lo fue", afirmó Llinás.

"La única ideología de la película es el viaje. Toda la película se hizo viajando y si en el filme se menciona el Africa y el personaje va al Africa, hay que ir al Africa", señaló el director en relación a una de las escenas que justamente, y como prueba del despliegue de producción de la película, fue rodada en un país africano.

Llinás agregó que "la película necesitaba ese tránsito y ese vagabundeo real, y hay algo de ese viaje que se plasma, que está en las imágenes. Esos kilómetros al Africa son el verdadero final de la película".

Con esta suerte de juego de cajas chinas, en el que las tres narraciones centrales no dejan de ramificarse en un sinnúmero de historias y personajes, en pequeñas anécdotas y detalles, fotos e indicios que conducen hacia otras nuevas e infinitas narraciones, Llinás llamó la atención del público y logró seducir a la prensa especializada.

INTELIGENCIA Y POCO DINERO

Y no es para menos, ya que con mucha inteligencia y muy poco dinero, el cineasta y autor de este guión monumental consiguió crear un mundo de aventuras, personajes enigmáticos y misterios que no tienen nada que envidiar a cualquier superproducción local o extranjera y, sobre todo, proponer un nuevo modo de pensar el cine en la Argentina.

"Hay un dato esencial en la producción que es la relación con el equipo técnico y los actores. Se trata de que el equipo sea mínimo y que, si bien cada uno tiene su rol, esos roles no son estancos, no existe la idea de jerarquías, sino que es un equipo horizontal donde todo el mundo hace de todo", graficó.

Y señaló que "la idea es desestructurar la forma heredada de la industria en cuanto a la producción, porque encarece a la película de manera innecesaria. Descreemos de lo industrial y del verticalismo en el equipo técnico. En esta película, casi todos los que trabajan son directores de cine".
LAS HISTORIAS

En sus cuatro horas de duración y gracias a distintas voces en off omnipresentes, la película invita a seguir las aventuras de X (Llinás), Z (Jacob) y H (Mendilaharzu), quienes se ven envueltos, casi por accidente, en tres fabulosos enigmas.

En el primero, X se ve envuelto en un crimen en el que están involucrados tres ex agentes penitenciarios y un reo chileno -autor de la matanza de un jeque saudí y su familia-, y a partir de ese hecho permanece oculto en un hotel durante varios meses, intentando entender qué hizo y por qué se esconde.

La segunda historia es la de Z, convocado a ocupar el puesto vacante que dejó el antiguo jefe de una oficina de pueblo, donde descubrirá que ese hombre supuestamente rutinario escondía un enorme secreto y se dedicará a seguir, a través de diferentes pueblos de la provincia, las pistas que escondió en un mapa y una serie de cartas.

Por último está H, que fue contratado para recorrer en bote la extensión del río Salado en busca de unos antiguos monolitos que demostrarían la potencialidad de un proyecto acuífero desactivado, y que se cruza y debe acompañar a otro hombre que fue contratado, justamente, para destruirlos.

Sin embargo, a partir de esos tres ejes centrales, la película se ramificará como un árbol -o como el mapa de rutas y caminos del que se vale Z- en una cantidad innumerable de subhistorias audaces, intensas y enigmáticas en las que conviven personajes sorprendentes y maravillosos.

Exuberante, barroca y entreverada, la película apela a una fragmentación constructiva, llena de indicios, palabras e imágenes que se combinan en una narración sólida, prodigiosa e imaginativa, una verdadera proeza de la palabra, donde se mezcla el humor, el misterio y la aventura.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...