Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Una polémica que se agudiza

Se suman voces a la controversia por el proyecto para retirar los adoquinados

Mientras la comuna avanza con la idea, una ong salió a juntar firmas contra la propuesta de levantarlos o taparlos en distintos tramos

Se suman voces a la controversia por el proyecto para retirar los adoquinados

el destino del empedrado platense, eje de gran polémica / d. ripoll

“Es inexacto decir que vamos a sacar el empedrado; en realidad lo vamos a tapar. En la mayoría de los casos, va a seguir estando, pero debajo del asfalto”. La aclaración que surgió desde el municipio acerca del destino de las piezas de granito que conforman muchas calzadas de la Ciudad desde los tiempos de su fundación, lejos de aplacar la polémica galvanizó los ánimos de quienes prefieren conservarlas y restaurarlas.

En ese sentido, organizaciones de defensa del patrimonio histórico emitieron comunicados y lanzaron peticiones online, sumándose a las voces que rechazan la intervención urbana que impulsa el oficialismo a través del Concejo Deliberante.

Concretamente, de acuerdo con el proyecto del edil Julio Irurueta, una parte de los empedrados será sepultada y otra removida para su uso en reposición y arreglo de los tramos que permanecerán con esa clase de pavimento. Desafectados de la protección que les otorgó una ordenanza de hace dos décadas cuyo autor es Claudio Frangul, hoy paradójicamente jefe de la bancada oficialista y quien meses atrás admitió que la norma “nunca fue tomada en serio por el municipio”, serán eliminados -o tapados- los de plazas Italia y Rocha, parque Saavedra, diagonales 73, 78 y 77, y avenidas 7 y 66, entre otros.

Los argumentos para justificar el vertido de asfalto sobre los adoquinados giran en torno a la “seguridad vial” y la “modernización”. Para muchos, sin el grado de elaboración suficiente.

Es el caso de la ONG Defendamos La Plata, que remitió un petitorio a los concejales y abrió un espacio virtual de recolección de firmas en las redes sociales. “Estamos viviendo los días más tristes en esta ciudad que, cuando les conviene a los políticos es de la boca para afuera un ‘ícono urbanístico’, una ‘ciudad moderna’ o ‘ecológica’ mientras en los hechos se la desnaturaliza y destruye” señalaron desde la entidad.

“Sabemos que no se hicieron estudios técnicos ni ambientales, y ni siquiera se midió lo que le costaría a la Ciudad a futuro mantener el asfalto en las calles propuestas” se subrayó: “los adoquines requieren virtualmente cero pesos en mantenimiento, drenan nuestras calles, frena la velocidad de los automovilistas y evitan accidentes”.

En una ciudad con altísimos índices de muertos y heridos graves en accidentes de tránsito, el 95 por ciento o más en calles asfaltadas, el argumento de la inseguridad vial de los empedrados es rebatido por algunos expertos. “Si están bien colocados, los adoquines tienen más pros que contras, porque la gente circula a una velocidad razonable y cuando hay mal tiempo, toma conciencia y es precavida” explica Daniel Zuccarelli, magister en Seguridad Vial.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...