Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EN UN ÉPICO PARTIDO PUSO CONTRA LAS CUERDAS A RAFAEL NADAL, EL NÚMERO UNO DEL TENIS MUNDIAL, POR LOS CUARTOS DE FINAL DEL TORNEO DE WIMBLEDON

Del Potro volvió a confirmar que no es casual su presente en el máximo nivel

El encuentro se extendió por casi cinco horas en el césped del court central del All England de Tennis Club. El español se impuso en cinco sets 7-5, 6-7 (7), 4-6, 6-4, 6-4 y jugará una de las semifinales con Novak Djokovic

Del Potro volvió a confirmar que no es casual su presente en el máximo nivel

El gran gesto de caballerosidad de Rafael Nadal al concluir el partido. fue a buscar a Juan Martín Del Potro después que en la ultima bola el argentino terminó tendido sobre el césped / AFP

Rafael Nadal se impuso a Juan Martín Del Potro (4), en cuartos de final de Wimbledon, al término de una batalla de cinco sets 7-5, 6-7 (7), 4-6, 6-4 y 6-4. El mallorquín, actual número uno del mundo, en busca de su tercer título en Wimbledon después de 2008 y 2010, se medirá mañana en una de las semifinales con el serbio Novak Djokovic, que se clasificó merced a su triunfo ante el japonés Kei Nishikori (6-3, 3-6, 6-2, 6-2).

Eran dos maneras distintas de desembarcar en los cuartos de final, pero tanto Nadal como Del Potro lo hacían después de mucho tiempo apartados de las rondas finales en Londres. El argentino no llegaba tan lejos desde 2013, mientras que el español no se presentaba entre los ocho mejores desde 2011.

Pero si había una diferencia sustancial era el tiempo en cancha acumulado. El oriundo de Tandil sumaba un total de 10 horas y 13 minutos, en su tercer día de competición consecutivo. Por su parte, Nadal registraba 8 horas y 8 minutos, con un día de descanso previo.

Nadal saltó a la Centre Court como siempre: eléctrico, rápido de piernas e incisivo en el resto. Tanto que en el octavo juego dispuso de sus dos primeras opciones de quiebre. Del Potro, con un 80 por ciento de puntos con su primer servicio, logró escapar de la amenaza del número uno del mundo (4-4).

Pero el segundo favorito en la capital inglesa apretó las clavijas en el undécimo juego. Uno de los 12 golpes ganadores que firmó en el set, con una derecha paralela sin respuesta, y el último error de Del Potro de los 14 que cometió, con un revés a dos manos a la red, fueron los dos puntos que le sirvieron para confirmar el único break del primer parcial (7-5).

El argentino había incidido en la previa en la importancia del servicio. Y precisamente ese golpe decidió el segundo set. Primero con una doble falta cuando estaba 5-4, 30-30, a sólo dos puntos de igualar el partido. Inmediatamente después, el español devolvió el break (5-5), algo que había logrado en todos los partidos en los que su rival le rompió el saque.

Y más tarde en el desempate. Con 6-5 a su favor, Nadal cometió una doble falta y acabó cediendo el desempate por 9-7. Delpo sobrevivió con sólo un 18 por ciento de puntos ganados con segundos servicios.

Del Potro siguió marcando la diferencia con el mismo golpe. Y mientras Nadal sobrevivía con un 58 por ciento de puntos con su primer servicio, el argentino elevó su éxito hasta el 93 por ciento. Esperó al décimo juego para quebrar al español de nuevo en su única opción de break del tercer set (6-4).

El cansancio acumulado pareció ir haciendo mella sobre el tandilense. Insistente y paciente, el español más agresivo al resto consiguió mover a su rival de un lado a otro. Así logró colocarse 0-40 al resto y firmar su tercer quiebre del partido y consolidar la ventaja (4-2).

La distancia fue suficiente para enviar el partido al quinto set. Del Potro dejó tres dobles faltas y, de nuevo, un 36 por ciento de puntos con segundo saque frente a la regularidad del español con un 83 por ciento de primeros servicios y el acierto impecable en cada una de sus nueve subidas a la red (6-4).

Cuando el físico dictó sobre la cancha por encima de la potencia, cuando el corazón mandó por delante de la estrategia, en ese terreno Nadal tomó la delantera. Con un break que estuvo cerca de devolver Del Potro, de no haber tirado una derecha a media pista al cielo de Londres con 3-2, 30-40. Pero el campeón de 17 Grand Slam consolidó la ventaja (4-2).

El argentino atacó con todas las armas que le quedaban. Tuvo cinco oportunidades para volver al partido, para devolver el quiebre, pero el español lo impidió. Los 33 aces y 77 winners de Del Potro no fueron suficientes para doblegar al líder del ranking mundial.

El cierre del partido fue conmovedor. En la última bola, Del Potro se resbaló y cayó tendido sobre el césped del court central del All England Club de Wimbledon. Nadal, en un gesto de caballerosidad, cruzó la cancha, saltó la red y fue ayudar a Del Potro a reincorporarse. Luego ambos “gladiadores” se confundieron en un abrazo ante el aplauso cerrado del público que disfrutó del mejor partido de la versión 2018 del Abierto británico. Dialogaron entre ellos. En algún momento había ocurrido un entredicho, pero todo quedó atrás.

Presente en semifinales de Wimbledon por sexta vez en su carrera (2006-08, 2010-11), ahora se enfrentará a Novak Djokovic. El serbio, que no llegaba tan lejos en un Grand Slam desde el Abierto de Estados Unidos 2016, derrotó al japonés Kei Nishikori por 6-3, 3-6, 6-2 y 6-2 en dos horas y 35 minutos.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...