Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

VIDEO.- Marcharon para pedir justicia por el repartidor asesinado

Exigen el esclarecimiento del caso de Nicolás Gatti, quien perdió la vida luego de entregar un pedido en 81 entre 116 y 117. Esta semana hubo otra movilización y vecinos de distintos barrios hicieron sonar sus sirenas de alarma 

Familiares, amigos y allegados de Nicolás Gatti marcharon este miércoles por la tarde por diagonal 620 entre 81 y 82 para exigir justicia por el joven que fue asesinado luego de entregar un pedido en 81 entre 116 y 117.

Con bombos, carteles y y mucho pesar, el nutrido grupo se movilizó desde las 17 horas bajo la consigna "Justicia por Nico".

El lunes, en tanto, se realizó la primera manifestación en 122 y 77, mientras que por la tarde y la noche se realizó un "piquete" de sirenas en distintos barrios de la Ciudad.

EL CASO

Con testimonios, peritajes y una búsqueda que pone el foco en todas las cámaras que pudieron haber filmado el recorrido de la moto que trasladó a los criminales, los investigadores del homicidio de Nicolás Pérez Gatti (19) intentan identificar a los responsables, seguros como están de que el tiempo que corre juega en su contra.

Cuentan ya con algunos datos bastante certeros: actuaron dos hombres que tenían una pistola calibre 9 milímetros (presumiblemente de la marca Bersa) y el objetivo de asaltar a una víctima que eligieron “al voleo”, resultando este pibe que dos meses antes arrancó a trabajar como repartidor de pizzas para ayudar a la economía familiar y el sábado pasado quiso hacer una última entrega en 81 entre 116 y 117 antes de ir al casamiento de su suegra.

Nicolás era delivery en La Italiana, situada en 81 entre 118 y 118 bis. Y fue a llevar el pedido, a dos cuadras de ahí, en moto. Tras pagar con un billete de 500 pesos, la clienta, Carina, volvió adentro por otros 130, pero en el camino escuchó una detonación. Su marido Javier también lo oyó. Y cuando éste salió a la vereda para conocer el motivo vio a Pérez Gatti tirado en el piso, debajo de la moto Honda Wave, perdiendo sangre.

Un testigo comentó que había visto a dos hombres en moto merodear la zona desde poco antes del crimen. Habló de “una moto 110”, de un conductor delgado, “de entre 20 y 30 años, con una chalina negra y blanca que le tapaba la cara, campera y gorra oscuras, aunque en las últimas horas se sumaron testimonios nuevos, según se limitaron a decir fuentes oficiales.

En este punto no está de más aclarar que la pesquisa avanza sobre el más estricto hermetismo.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla