Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El “camaleón” Trump, quiere declarar por el “Ucraniagate” y se amiga con la Reserva Federal

Asegura que evalúa dar un testimonio escrito en medio del escándalo que podría llevarlo a juicio. Y acerca posiciones con el organismo

El “camaleón” Trump, quiere declarar por el “Ucraniagate” y se amiga con la Reserva Federal

Donald Trump

19 de Noviembre de 2019 | 01:54
Edición impresa

Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abrió la puerta a declarar por escrito ante el Congreso en el marco de las investigaciones para un posible juicio político contra él, lo que supone un giro radical en su estrategia para tratar de evitar que funcionarios de su Gobierno testifiquen sobre el caso de Ucrania.

“A pesar de que no hice nada malo y no me gusta dar credibilidad a este engaño sin debido proceso, me gusta la idea y lo haré para que el Congreso vuelva a centrarse (en temas legislativos). ¡Me lo estoy planteando seriamente!”, dijo Trump en Twitter sobre una hipotética declaración acerca de la llamada telefónica de julio pasado con su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski.

Las pesquisas de la Cámara Baja buscan determinar si Trump bloqueó de manera consciente la entrega de ayuda militar de 400 millones de dólares a Ucrania para obtener una investigación de Kiev sobre el ex vicepresidente y su actual rival político, Joe Biden, y los negocios de su hijo Hunter en ese país.

Esta es la primera vez que Trump habla sobre la posibilidad de testificar ante el Congreso, que hasta ahora fue escenario de varias audiencias públicas en la primera fase de la investigación para un eventual juicio político, y representa un cambio en su táctica de esquivar las citaciones de los demócratas en la Cámara Baja.

El último en rehuir una de ellas fue el jefe interino de Gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, cuyo abogado esperó hasta el último minuto antes de que empezara la audiencia a la que debía asistir para informar a los congresistas que desobedecería la citación judicial y no asistiría, tras acogerse al principio de “inmunidad absoluta” de los asesores del presidente.

En caso de que Trump finalmente presente una declaración por escrito en lugar de testificar ante el Congreso en persona, el mandatario eludiría las preguntas de los legisladores liberales que podrían ponerle en peligro de perjurar accidentalmente contra sí mismo.

Precisamente, ese fue el principal temor de su equipo legal cuando se puso sobre la mesa la posibilidad de que Trump declarase en persona frente a Robert Mueller, el fiscal especial que investigó la conocida como “trama rusa”, que indagó sobre la injerencia rusa en la campaña de las elecciones de 2016.

En su informe final, Mueller aseguró que las respuestas escritas de Trump a sus preguntas fueron “inadecuadas” e “incompletas o imprecisas” y concluyó que pudo haber una posible obstrucción a la justicia por parte del presidente durante su investigación.

Pese a que parece que la declaración ante el Congreso sobre Ucrania será igualmente escrita, sus respuestas estarán redactadas bajo juramento.

Tras las críticas, cordialidad

Trump, en tanto, puso una tregua a varios meses de críticas e insultos al jefe de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, y tuvo una reunión “cordial” con él en la que conversaron, entre otras cosas, del comercio con China y la Unión Europea (UE).

“Acabo de terminar una reunión muy buena y cordial en la Casa Blanca con Jay Powell de la Reserva Federal”, informó Trump en su cuenta de Twitter.

“Hablamos de todo, incluidos los tipos de interés, los de interés negativo, bajar la inflación, (la política monetaria) expansiva, la fuerza del dólar y su efecto en las manufacturas, el comercio con China, la UE y otros, etcétera”, añadió.

La reunión fue la primera entre ambos desde que Trump invitó a Powell a cenar con él en la Casa Blanca en febrero, y desde entonces el mandatario ha tuiteado más de 50 críticas a la Fed y su presidente, según un recuento del diario The Wall Street Journal.

Los insultos a Powell, al que Trump llamó entre otras cosas “enemigo” de Estados Unidos y lo acusó de “no tener ni idea” de política monetaria, generó incomodidad en los mercados financieros, dado que la independencia de los bancos centrales se considera uno de los elementos claves de la ortodoxia económica.

“Los comentarios del presidente Powell siguieron la línea de las declaraciones que hizo la semana pasada en sus audiencias ante el Congreso”, afirmó el banco central.

En esas audiencias, Powell aseguró que no prevé más cambios en los tipos de interés en Estados Unidos si el crecimiento económico se mantiene, pese a la insistencia de Trump por mayores recortes en el precio del dinero.

Después de tres recortes consecutivos, los tipos de interés de referencia en EE UU se encuentran actualmente entre el 1,5 y el 1,75%. Trump insiste en que es necesario rebajar aún más los tipos, y ha acusado a la Fed de suponer un obstáculo a la expansión económica. (EFE)

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla