Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Las medidas nacionales que asoman como anticipo de lo que se viene en la Provincia
José Picón

Por: José Picón
jpicon@eldia.com

15 de Diciembre de 2019 | 02:13
Edición impresa

Las señales que surgen desde la Nación tienen un horizonte que asoma ineludible. La suba de las retenciones al agro dispuestas por la flamante administración del Frente de Todos parece indicar un camino en el capítulo impositivo que acaso esté analizando transitar Axel Kicillof.

La carencia de recursos de la Provincia fue puesta en blanco sobre negro por el Gobernador. Aseguró que los fondos que le dejó en la caja María Eugenia Vidal -25 mil millones de pesos según el oficialismo y 33 mil millones de acuerdo a lo que afirma la administración saliente- no le alcanzan para cubrir las necesidades de los próximos 35 días entre las que se encuentran cuestiones por demás sensibles como el pago de sueldos y aguinaldos de los empleados del Estado. En el Gobierno sostienen que, por lo menos, a ese cuadro habría que sumar otro bache de 50 mil millones de pesos por las deudas que existen con los proveedores.

No parece casual que Kicillof haya sido uno de los abanderados de una movida que comenzó a tomar volumen en los últimos días de la mano de otros mandatarios peronistas: la suspensión del Pacto Fiscal firmado en 2018 por el que, entre otras cuestiones, las provincias se comprometieron a ir bajando en forma gradual impuestos “distorsivos” para la actividad económica como son Ingresos Brutos y Sellos.

Por la caída en las alícuotas de diversas actividades, sólo en 2018 la Provincia se privó de recaudar cerca de 15 mil millones de pesos.

Por esa rúbrica Buenos Aires logró una compensación en concepto del Fondo del Conurbano. La renegociación contempló un reconocimiento de 40 mil millones de pesos en 2018 y otros 65 mil millones en 2019. Luego de ese acuerdo, la gestión de Vidal cayó en la cuenta de que parte de ese flujo de recursos iba a escurrirse, erosionado por el proceso inflacionario. Por eso, abrió una instancia de revisión con la Casa Rosada para que se actualizara esa recomposición en 20 mil millones de pesos. Sin embargo, esa renegociación no arrojó resultados favorables para las necesidades del fisco provincial.

“Kicillof es uno de los abanderados de la suspensión del Pacto Fiscal, que entre otros aspectos impone reducciones impositivas”

 

Ahora Kicillof se topa con ese escenario que le impone desafíos. Por un lado, lograr alguna compensación nacional; por el otro, procurar incrementar los recursos propios del Estado.

Las miradas vuelven a dirigirse al Pacto Fiscal y la imposición de continuar disminuyendo la presión tributaria sobre diversas actividades productivas. En la Provincia mantienen la cautela, pero en sintonía con las medidas que van apareciendo a nivel nacional, la próxima ley Impositiva provincial quizás empiece a reflejar aquella necesidad de ampliar los ingresos bonaerenses.

¿Qué hará la nueva gestión? Ingresos Brutos representa poco más del 70 por ciento de los recursos propios de la Provincia. Es probable que se avance en esa dirección si es que prospera la suspensión de los efectos del Pacto Fiscal. ¿Y los patrimoniales como los Inmobiliarios Urbano y Rural y Automotores? Este último se ajusta en forma automática en función de las cotizaciones del valor de los autos que realizan las aseguradoras. Los Inmobiliarios son aumentados desde hace años en forma sistemática. Varios municipios dieron el puntapié inicial con incrementos de tasas que redondean el 40 por ciento. La Provincia podría en esa línea con énfasis en las propiedades de mayor valuación fiscal.

La otra cuestión es la negociación mano a mano con Nación por los recursos coparticipables. También, por una asistencia financiera que le permita a la estrenada gestión cumplir con los compromisos coyunturales.

Sobre el primero de los aspectos habría que remitirse al discurso que acaba de pronunciar Cristina Kirchner durante la ceremonia de asunción del intendente de La Matanza. “Hay una asignación de recursos muy desigual que es profundamente injusta e inequitativa. Desde hace tiempo, la Capital Federal concentró riquezas postergando el resto”, advirtió la vicepresidenta, y recordó que durante la gestión de Mauricio Macri, en 2016, se le otorgó 2,6 puntos extra de la coparticipación a la Ciudad.

El presidente Alberto Fernández ya había puesto la lupa sobre los fondos nacionales que recibe la administración opositora liderada por Horacio Rodríguez Larreta. Una marcha atrás con esa decisión del ex mandatario, no exenta de polémica, podría ser una de las llaves para la llegada de recursos adicionales a una provincia que aquilata largos años de necesidades insatisfechas y una palpable discriminación también frente a todas las provincias, en el reparto de fondos federales.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla