Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La vida en pareja

Dormir en camas separadas, ¿mejor o peor en matrimonios?

Es una tendencia que crece y que obedece a varias razones, ya sea horarios diferentes, ruidos, o cambios en el reloj biológico

Dormir en camas separadas, ¿mejor o peor en matrimonios?

Algunas personas prefieren apagar la luz temprano y saltan de la cama con el primer rayo de sol. Otras cuando suena el despertador sienten que aún están en medio de la noche. También puede ocurrir que uno quiera leer o chequear sus correos y para eso necesita luz, mientras el otro prefiere escuchar música y que la habitación esté oscura. O simplemente, uno de los dos ronca y molesta al otro. Y cuando dos personas tan distintas forman una pareja, pueden llegar a sufrir mucho por cuestiones muy sencillas. Ante esto, dormir en camas separadas puede ser, para una pareja, la mejor de las opciones.

“Sabemos que dormir bien es esencial -señala la sexóloga Ann-Marlene Henning- y si uno empieza el día cansado, se vuelve agresivo y no puede trabajar en forma concentrada. Es decir que si nuestra propia pareja pasa a ser una especie de enemigo del sueño con el que compartimos la cama, más vale organizar habitaciones separadas”.

La decisión, señalan los especialistas, no es ni buena ni mala, sino una solución que puede poner fin a diferencias marcadas por los relojes biológicos de las personas, o al valor que cada uno le de a los ruidos.

“Este tipo de soluciones se da mayormente en ambientes profesionales -sostiene la psicóloga platense Mariela Sánchez- donde a través de un diálogo inteligente se le pone fin a un problema, y suele ser producto de un sano acuerdo. Pero en la vida de una pareja no agrega ni quita nada, porque lo importante es el encuentro de esa pareja, el encuentro de los cuerpos, y ese encuentro bien puede producirse en el momento y en el lugar en el que la pareja decida”.

“Es inevitable pensar que las habitaciones separadas generan una mayor distancia física -señala el terapeuta Federico Schwiderski- y que eso a su vez hace que el camino para llegar al otro se vuelva más largo. Pero en lugar de esperar a que ´se de una oportunidad´, la pareja puede visitarse por ejemplo en el comienzo de la noche o por la mañana, lo que hasta puede ser más excitante”.

Otros especialistas también consideran que el acuerdo de dormir en camas separadas no resulta un problema para la estabilidad de la pareja, y que una relación puede funcionar perfectamente con habitaciones diferentes, ya que al fin de cuentas una de las claves de la pareja es respetar las necesidades del otro y su autonomía.

Otros, en cambio, señalan que esta decisión pone en marcha un proceso del que luego es difícil volver atrás.

EL VALOR DE LOS RUIDOS

El tema no solo es analizado en nuestra sociedad, sino también en otras comunidades. Por ejemplo, el director de un Centro Interdisciplinario de cuestiones vinculadas al sueño de Alemania, Hans-Günter Weess, destaca que “todo depende de qué valor y significado le damos a los ruidos. Porque más allá de los ruidos que podemos escuchar de la calle, solemos despertarnos por los sonidos que por algún motivo nos parecen significantes. Esto se comprueba en muchísimas situaciones”.

“Cuando una pareja acordó que ella se ocupa por las noches del bebé y él se levanta temprano para trabajar -añade Wees- el llanto del pequeño puede volverse irrelevante durante la noche para el hombre. Pero a su vez, esta repartición de tareas es lo primero que genera trastornos del sueño en la mujer, porque con su primer hijo suelen aprender a estar atentas a los sonidos que detectan a su alrededor”.

“Por otro lado -agrega el especialista en sueño- uno hasta cierto punto puede decidir qué importancia darles a los sonidos que escucha. Si se va a hastiar y morir de rabia cada vez que oye un ronquido, potencia muchísimo ese ruido y su efecto perturbador. Cuando es así, no habrá tapones que ayuden, y lo mejor será dormir en habitaciones distintas. Nadie quiere ser una carga para su pareja, y menos quitarle el sueño, y además no hay nada que deba seguir siendo tal como es. Por esto las camas separadas están cada vez más aceptadas”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla