Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

¿No se te seca la ropa? Trucos para darle pelea al mal clima

Te damos algunos tips para que puedas usar tus prendas favoritas cuando vos quieras, sin importar si llueve, truene o relampaguee

Con varios días consecutivos de lluvia y humedad, uno de los grandes dilemas en todas las casas es ¿cómo seco la ropa?. Lo más fácil y práctico sería comprar un secarropas, claro está, pero en épocas donde el bolsillo aprieta se pueden emplear métodos caseros para lograr tener la mayor cantidad de prendas secas y listas para usar.

Tanto en otoño como en invierno la ropa tarda una eternidad en secarse, por eso a continuación te damos algunos trucos para darle pelea al mal clima y vestirte con lo que más te gusta de tu guardarropas.

El método de la toalla enrollada:

Es uno de los más sencillos y, a la vez, eficaces. El objetivo de exprimir el exceso de agua de una prenda de vestir mojada y para eso se utiliza la toalla, que absorbe todo el exceso de líquido. Hay que usar una toalla grande y gruesa, extenderla sobre una superficie plana, y la prenda no debe sobresalir de la toalla. Se debe acomodar la ropa aplanándola sobre la toalla, asegurándose de que quede completamente sobre la mismo. Luego se debe enrollar la prenda en la toalla, bien prensada y que quede apretada en su interior. Mientras se enrolle, la prenda quedará como un tronco. 

Es preciso apretar el exceso de agua levantando la toalla enrollada y retorciéndola tanto como fuera posible. De esta forma absorberá el agua de la prenda mojada, que empezará a quedará apenas húmeda y traspasará el líquida a la toalla. Lo aconsejable es cambiarla por otra seca y repetir el mismo proceso. Sólo quedará dejarla colgando algunos minutos para poder usarla.

Las perchas, siempre al servicio del secado:

Lo más recomendable para el secado es colgar la ropa en perchas. Primero hay que estrujar todo el exceso de agua y luego colocar una sola prenda en cada percha, dejando espacio entre ellas para que el aire circule. Las mejores perchas tienen hendiduras o ganchos para evitar que los breteles se resbalen. Sino conseguimos de este tipo, una forma casera de reemplazarlas es con un palo de escoba, o cualquier otro elemento largo y cilíndrico. Lo aconsejable es dejarlas en algún sitio con ventilación, como puede ser una ventana evitando al entrada de agua de lluvia, claro está. En su defecto, acercarla a una fuente de calor, siempre teniendo en cuenta que ese calor sea seco y no húmedo.

El tendedero, un clásico:

Usa un tendedero para secar la ropa en el interior de la casa es algo clásico, pero hay que saber cómo acomodar la ropa. Algunos tienen diferentes niveles para colgar múltiples piezas y otros sólo se utilizan en en línea. Cualquiera fuera el que tengamos en casa, sirve para lograr nuestro objetivo. Lo importante es colgar las cosas chicas, como medias, ropa interior o trapos en las varillas de abajo. Mientras que es preferible colgar la ropa grande y/o larga, como sábanas, toallas y pantalones en las superiores para que no toquen el piso. También es preciso acomodar el tender en un sitio ventilado o en un sector con calor seco para que ayude al proceso de secado. Es preciso tener en cuenta no colocar el tendedero demasiado cerca de las estufas o radiadores para evitar el riesgo de un incendio.

Si no contamos con un tender, pues entonces se podrá armar uno casero con sogas atadas de un extremo a otro o palos apoyados en los extremos, que cumplirán la misma función. Eso sí, hay que tener en cuenta que ciertas ropas se pueden estirar si se cuelgan a secar, por lo que es preferible extender los suéteres y otras prendas tejidas sobre una superficie plana. Es clave acomodarlas bien la prenda cuando las extiendas para que se seque, a fin de que conserve su forma original.

Otra vez la toalla como amiga:

Las toallas también pueden ayudarnos de otra forma. ¿Cómo? Metiendo una grande en el lavarropas cuando se esté en medio del proceso del centrifugado. Así la toalla absorberá el agua que queda dando vueltas.

El secador de pelo, una alternativa válida:

Para emplear este método es preciso colgar las prendas mojadas sobre una varilla o acomodarlas sobre una superficie plana cerca de un toma corriente. Una vez hecho esto, enchufar el secador de pelo para así acelerar el proceso de secado. Esto sirve para cuando uno está apurado y no se pueda esperar a que se seque sola. Previo a estar habría que sacarle todo el exceso de agua posible con alguno de los métodos anteriores. 

Vale aclarar que la mayoría de estos aparatos tienen opciones de alta y baja para la presión del aire, por lo que lo recomendable es utilizar la alta. Asimismo es conveniente utilizar la opción de temperatura caliente en lugar de fría. Para evitar que se dañen las prendas hay que mantener distancia entre el secador y la ropa y moverlo continuamente para no quemarla. Para las telas que son propensas a encogerse, como por ejemplo la lana, hay que utilizar el modo frío. Un tip importante es secar los bolsillos, los cuellos o cualquier otro adorno por más de tiempo que el resto de la prenda. Es preciso revisar las áreas de tela más gruesas y darles un tiempo extra de secado.

El más insólito: ¡el escurre verduras!

Medias, bombachas, calzoncillos, todas estas prendas pequeñas tiene reservado un capítulo aparte. Para secar estas prendas de manera rápida se puede utilizar el escurre verduras, tal como se hace con la acelga, por ejemplo. Así el 50% de la humedad se escapará por sus rendijas.

Otros tips útiles:

* La mejor opción para colgar la ropa es la cocina y otros lugares secos y con bastante espacio libre ya que la ventilación es clave. 

* Se recomienda abrir las ventanas durante el máximo tiempo posible para que circule aire fresco por la casa. También puede ser de ayuda los extractores en la cocina y del baño, por lo que conviene mantenerlos limpios y libres de polvo. Mientras que contar un aparato humidificador acelera el proceso de secado de ropa.

* El mejor momento del día para que tu ropa se seque es a primera hora de la mañana.

* Como quedó dicho, la utilización de perchas sirve para el secado, pero también ayuda a que no se arrugue la ropa.

* Es recomendable usar el ciclo de centrifugado del lavarropas, el cual se encargará de extraer la máxima cantidad posible de agua para que luego seque más rápido.

* Si se usa el tender, además de colgar las prendas separadas una de otras, se lo puede ayudar con un pequeño ventilador, asegurándose de que no está cerca de las paredes.

* Para las prendas de lana es preferible secarlas en horizontal para evitar que se deformen por el peso del agua.

 

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla