Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
En este momento de la Copa, sirve
En este momento de la Copa, sirve

Por: EDUARDO TUCCI
deportes@eldia.com

24 de Junio de 2019 | 04:11
Edición impresa

Sirve para liberar tensiones y por ahora con eso alcanza. Un desahogo en medio de tanta incertidumbre originada a partir de actuaciones que habían puesto a la Selección otra vez al borde del precipicio. Que el rival no representa una medida adecuada para medir la recuperación, es real. Tanto como que la Argentina cambió el semblante aunque no apagó definitivamente las dudas.

Un regalo de la defensa rival, cuando los jugadores recién se estaban acomodando en el campo de juego, le permitió a Lautaro Martínez aportar la tranquilidad necesaria para encarar el resto del partido. Aunque al equipo de Scaloni no le sobró nada, con mayor actitud que en presentaciones recientes, se las compuso para mantener el control de las acciones. Mucho mejor en la segunda mitad con aportes interesantes de Dybala que se sumaron al correcto manejo de De Paul, lejos el más lúcido en la primera mitad junto al despliegue de Paredes.

La victoria sirve para seguir en Brasil pero no debe confundir a nadie. Si el camino recorrido hasta ahora resultó tortuoso el que está por venir no será menos riesgoso. El nivel de los adversarios y lo que estará en juego en cada partido conforman un combo peligroso mucho más para un equipo que sigue lejos del nivel que se requiere para pasar de animador a candidato.

Sabido que estos no son tiempos de prosperidad para el equipo nacional. Con la de ayer, la Selección ha debido afrontar tres situaciones límite en los últimos tiempos fruto de la progresiva tarea de devastación ejercida por parte de quienes han tenido la responsabilidad de dirigirla: Quito, en octubre de 2017, San Petersburgo en junio de 2018 y ahora Porto Alegre 2019. O sea, ha estado al borde del precipicio en trances decisivos de las últimas Eliminatorias, en el Mundial de Rusia y en la Copa América en juego. La selección penó en cada caso y por eso la victoria ante Qatar que dejó al equipo de Messi en pie en la Copa fue festejado como si se tratara de un logro mayor.

Le costó demasiado sufrimiento a la Argentina quedarse en la competencia. Pero el triunfo y la clasificación seguramente sirven para un plantel muy golpeado, sin una identidad definida. Scaloni no aportó claridad con sus movidas, no ha instado una línea de juego y ayer completó un ciclo poco común: alistó 12 formaciones distintas en los 12 compromisos que afrontó como máximo responsable del plantel albiceleste. Las estadísticas dejan al descubierto que en diez meses el director técnico convocó a 59 futbolistas y utilizó 52, de los cuales 40 fueron titulares. Entre un partido y otro realizó 66 cambios, un promedio de seis de un juego al siguiente.

La victoria sirve para seguir en Brasil pero no debe confundir a nadie. Hay muchísimas cosas por mejorar

 

Mientras tanto, hay otros números que siguen sin cerrar: la Selección acaba de enfrentarse –en el marco de distintas competencias--, con cinco rivales con los que volverá a verse en las Eliminatorias y no le ganó a ninguno: perdió con Brasil, Colombia y Venezuela y apenas le igualó a Colombia y Paraguay.

Ahora será tiempo de buscar el equilibrio, instalar líneas claras de acción claras y aprovechar el envión que significa la clasificación. En medio de tantos temblores, habrá que ver si este aire nuevo le sirve al equipo para arrancar como tal.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla