Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
MÁS DE 20.000 ARGENTINOS VIAJARON PARA HACERLE EL AGUANTE AL EQUIPO DE MESSI

Otra muestra de un amor por la camiseta que es incondicional

Porto Alegre se pintó con los colores celeste y blanco de las banderas argentinas que acompañaron a la Selección en una instancia clave

Otra muestra de un amor por la camiseta que es incondicional

La pasión argentina fue local en el arena de gremio de Porto Alegre / AP

La presentación de la Selección nacional en Porto Alegre significó una verdadera fiesta en la ciudad, porque fueron más de 20.000 los argentinos que viajaron para asegurarle al equipo albiceleste un respaldo popular que no había tenido en Salvador de Bahía, frente a Colombia, y en Belo Horizonte, cuando el rival fue Paraguay.

La distancia jugó un papel muy importante en este sentido, y lo que en principio era una sospecha, empezó a ganar forma a medida que la previa le dio paso al trascendental cruce por la última fecha del Grupo B, contra Qatar, cuando las camisetas y banderas albiceleste comenzaron a aparecer.

El objetivo de los más adelantados fue una visita a la concentración del equipo capitaneado por Lionel Messi, y después lograr la entrada que permitiera el ingreso al Arena do Gremio. Con escala en las inmediaciones del estadio, donde se vivió un clima comparable a la Copa del Mundo 2014.

Banderas celestes y blancas se agitaron sin parar, afuera y adentro, y las camisetas pintaron buena parte de una ciudad que al final quedó inundada también por hombres, mujeres y chicos, que en muchos casos vistieron también los colores de equipos argentinos, empezando por los “grandes”, aunque en el marco de una lista muy extensa, que fue más allá incluso de los clubes de Primera División.

También fue amplio el origen de esa multitud que respaldó al equipo nacional en el momento que más lo necesitaba, porque otro resultado que no fuera el triunfo significaba un golpe muy fuerte...

Desde Capital Federal y la provincia de Buenos Aires hubo una importante cantidad de seguidores, aunque desde las provincias argentinas más cercanas a Porto Alegre llegaron vehículos que se pudieron descubrir con facilidad por las patentes identificatorias.

Locales otra vez, fue la idea a transmitir. Como en 2014, el año que con motivo del Mundial, Argentina poco menos que se mudó a Brasil. Y en ese marco, aquel “Brasil, decime que se siente”, volvió a escucharse con fuerza, en las calles y sobre las tribunas de un estadio que explotó cuando el equipo entró a la cancha, se emocionó con las estrofas del Himno nacional y deliró con los goles de Lautaro Martínez y Sergio Agüero.

Increíble el amor incondicional de los hinchas para con el equipo, que al borde de la eliminación recibió una verdadera inyección de optimismo que en alguna medida les sirvió para alcanzar un triunfo que les permitió ingresar a cuartos de final, instancia en la que todos arrancarán de cero, con las mismas posibilidades.

El Maracaná de Río de Janeiro, contra Venezuela, el viernes, será el próximo desafío, y teniendo en cuenta los antecedentes, seguro Argentina volverá a ser local.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla