Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

El primer alumbrado eléctrico público en Sudamérica

La historia cuenta que en enero de 1884 se instaló en La Plata la primera usina eléctrica, aunque en modo de prueba y que en 1886, cuatro años después de la fundación, la Ciudad contaba con el primer servicio de alumbrado público eléctrico en América de Sur.

Dicen los historiadores que aquella primigenia usina estaba situada detrás de la Casa de Gobierno y que suministraba energía a una torre de 50 metros de alto con 6 lámparas en su cima de 4.000 bujías cada una colocada sobre Plaza San Martín.

Dardo Rocha pretendía que la ciudad tuviera un sistema de iluminación moderno y estaba convencido de que el sistema eléctrico sería el más higiénico y eficaz.

Según se relata en el sitio web de la Municipalidad local, para alumbrar a gas a La Plata eran necesarios entre 1800 y 2000 faroles, los que podían llegar a producir un total de 27.000 bujías, mientras que con sólo 200 focos eléctricos se lograría la cantidad equivalente a 140.000 bujías, con la reducción del 50% de los costos.

En abril de 1886 se declaró instalado el alumbrado público eléctrico con lo que La Plata fue la primera ciudad de Sudamérica con este servicio. La iluminación de parques y plazas se realizó mediante postes de madera con lámparas eléctricas.

“En La Plata se camina a vapor y luz eléctrica. Esta es la primera ciudad de Sudamérica iluminada toda por este sistema” escribía en 1885 el periodista italiano Arturo di Castellnuovo al arribar a la ciudad.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla