Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
JULIÁN CAMINO Y CLAUDIO GUGNALI

“Cuando asumimos era una locura pensar en salir campeones”

“Estaba tan mal el equipo que Sabella pensaba hacer una buena campaña esos cuatro meses y después traer refuerzos”, admitieron

“Cuando asumimos era una locura pensar en salir campeones”

Julián Camino y Claudio Gugnali, ayudantes de Sabella /Gonzalo Mainoldi

Por LAUTARO SEGURA

lsegura@eldia.com

Alejandro Sabella no tenía experiencia como entrenador principal cuando asumió en Estudiantes el 15 de marzo del 2009 y, por ese motivo, decidió rodearse de personas que ya habían dirigido y a las cuales conocía a la perfección desde su etapa como jugador: Julián Camino y Claudio Gugnali.

A 10 años del tetracampeonato de América del Pincha, los colaboradores de Pachorra recibieron a este medio para contar el detrás de escena de un título que será recordado para toda la vida por el mundo albirrojo. Ese que le permitió a las nuevas generaciones poder ver al club de sus amores conquistando el continente.

-Ya pasó una década, ¿qué es lo primero que se les viene a la cabeza?

-(Camino) ¿La verdad? Fue impensado. Cuando asumimos era una locura pensar en salir campeones. Agarramos un equipo que venía último en el campeonato y casi eliminado de la Libertadores. Cuando estábamos arriba del micro viniendo desde Ezeiza con la copa, nos mirábamos entre los cuatro del cuerpo técnico y no lo podíamos creer. Estaba tan mal el equipo que Alejandro pensaba hacer una buena campaña esos cuatro meses y después traer refuerzos. Y terminamos saliendo campeones de América.

-(Gugnali) Llegamos a un club que estaba en situación de crisis. Alejandro era una posibilidad dentro de otras para ser técnico de Estudiantes. Nunca había dirigido y, como él lo ha dicho, se acompañó de nosotros porque ya habíamos dirigido. Entonces creo que fue una prueba que hizo el club que, inesperadamente, terminó el título.

-Sabella no tenía cuerpo técnico, ¿cómo fue que los convocó?

-(Camino) Me llamó a mí y me dijo que había una posibilidad de dirigir Estudiantes y que tenía que armar el cuerpo técnico. Ahí le recomendé que lo traiga a Claudio y nos reunimos los tres. Después Claudio le sugirió el “Profe” Blanco. Estaba también el “Profe” Frezzini que había trabajado conmigo. Y así se armó.

-El primer partido que dirigieron fue un 4-0 que sirvió para acomodarse en el grupo...

-(Gugnali) Fue importante el triunfo. Pero nosotros fuimos personas con los pies sobre la tierra porque sabíamos que faltaba mucho trabajo. Después se le ganó 4-0 a Cruzeiro. Cuando terminó el partido hablamos entre nosotros y dijimos ‘¡qué equipo este de Cruzeiro!’. Y le habíamos ganado por goleada.

-En ese partido Cruzeiro llegó tarde al estadio y ustedes lo pudieron aprovechar a eso...

-(Gugnali) Se les hizo medio tarde de Buenos Aires al estadio Único. Alguna “estudiantada” ahí ha pasado, alguna “bilardeada”. Se perdieron pobres, capaz que el que conducía... (risas). Después siguieron perdidos adentro de la cancha, porque la verdad fue un resultado raro. Ganamos 4-0 pero nosotros coincidimos que era un gran equipo.

la final ante cruzeiro

-¿Cuántas horas analizaron a Cruzeiro para la final?

-(Gugnali) Más de lo normal. Casi al límite. Me acuerdo que hasta causó una incomodidad en el plantel que estuviéramos tan pendientes de Cruzeiro.

-(Camino) Pero era para analizar, tenían un equipazo. Trabajábamos juntos mirando cada detalle el arquero para donde salía jugando, la defensa como marca, cuáles eran sus fuertes y debilidades.

-¿Por qué creen que lograron ganarle a ese equipazo?

-(Gugnali) Una vez más el espíritu y el alma de este glorioso club, que a nosotros nos marcó a fuego, pudo más que la superioridad individual. El corazón de este grupo y la capacidad del cuerpo técnico, que capaz está mal decirlo yo, provocó que se emparejen los equipos. A pesar del 0-0 y con muchas dudas la ida, con un corazón enorme dimos vuelta el partido allá.

-¿Se sufrió más el partido de ida?

-(Camino) Jugamos mejor allá que acá. Nos generaron varias situaciones. Recuerdo el mano a mano de Kleber sobre el final que no se sabe cómo no entró.

-(Gugnali) Lo incomodó Manuel (risas)...

-¿Qué pensaron cuando Cruzeiro se puso 1-0 en la vuelta?

-(Camino) Difícil, aparte en Brasil. Pero el equipo tenía mucha personalidad, los jugadores iban al frente. Una defensa muy fuerte, un mediocampo muy bueno y un goleador. Sabíamos que en cualquier momento lo podíamos lastimar, y aparte estábamos jugando mejor.

-(Gugnali) Lo bueno que hicimos es que no nos desequilibramos. Porque si entrás en la locura, empezás a pegar patadas y te desordenás, ellos nos hubiesen liquidado. Pero mantuvimos el orden con cuatro centrales atrás y nunca nos fuimos del partido. Con Boselli, la Gata y Enzo teníamos chances de llegar. Se aprovecharon las oportunidades y pudimos festejar.

-¿Recuerdan el instante del pitazo final de Carlos Chandía?

-(Camino) Una emoción terrible. Hicimos un cambio sobre la hora, entró Calderón por la Gata. Y estábamos ahí en la línea, no nos fuimos de ahí hasta que marcó el final.

-(Gugnali) ¿Sabés que me acuerdo todo? Me dí vuelta y algunos hinchas todavía recuerdo las caras a pesar de que eran más de 5.000. Ese abrazo interminable fue único.

-Supongo que también fue emocionante el recibimiento en Ezeiza...

-(Camino) Bilardo nos dijo: “los van a esperar un millón de persona”. Yo pensaba que estaba loco, pero la verdad que fue una cosa impresionante. No se equivocó.

-(Gugnali) El piloto del avión sobrevoló el Aeropuerto de Ezeiza para que veamos la cantidad de gente que había. Era un mundo. Hasta La Plata tardamos 8 horas, fue inolvidable. Eso no nos quita nadie.

su presente y la vuelta a 1 y 57

-Los hinchas mantienen un enorme cariño por ustedes dos, inclusive en muchas ocasiones los pidieron como dupla técnica...

-(Gugnali) Siempre nos preguntan cuándo vamos a volver, pero nosotros siempre estamos. De los últimos cinco títulos estuvimos en cuatro, es imposible irnos. Nosotros transitamos la ciudad de La Plata, es impresionante el reconocimiento. No estamos trabajando, es una realidad. Hay una comisión directiva que decide el presente del club y considera que nosotros hoy no. Esto no es definitivo. El club está por encima de cualquiera, así que habrá que esperar y ver si en el momento que nos llega, si llega, estamos en condiciones.

-¿Tienen intenciones de dirigir en algún club ahora?

-(Camino) Mucho no nos hemos movido. Hemos dejado pasar el tiempo por X circunstancias que todos saben. Y a veces cuando querés volver se te hace difícil. Tuvimos propuestas, en un momento no hemos querido agarrar, pero ahora si sale se analizará y ojalá podamos trabajar.

-(Gugnali) Las propuestas nuestras ya son con nosotros en forma particular, sea juntos o individual. Ambos tuvimos ofrecimientos individuales. Uno tiene que estar preparado. Hemos compartido cosas hermosas y nos conocemos bastantes, pero hay que ver qué depara a futuro.

-¿Van a estar el 9 de noviembre en la inauguración de 1 y 57?

-(Camino) Va a ser un gusto. En el estadio viví casi 4 años en el Demo que fueron espectaculares. Conozco cada rincón del viejo estadio. Va a ser un orgullo si me invitan para estar ese día ahí.

-(Gugnali) Es nuestra casa, ojalá podamos estar presentes.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla