Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DERROTA DE ESTUDIANTES POR 2-1 FRENTE A GODOY CRUZ, TRAS ARRANCAR GANANDO CON GOL DE FEDERICO GONZÁLEZ

Se desplomó

El Pincha mostró dos caras: en el primer tiempo fue superior al Tomba pero en el complemento hizo todo mal y terminó perdiendo

Ángel González inició el partido con insinuaciones, pero luego se fue apagando y se extinguió / Agustín Moya

MENDOZA
Enviado especial

Por LAUTARO SEGURA

lsegura@eldia.com

Estudiantes volvió a dar un paso hacia atrás ayer en Mendoza tras perder por 2-1 frente a Godoy Cruz y dejar pasar una chance inmejorable de acomodarse en las dos tablas de la Superliga. Luego de un primer tiempo bueno, en donde logró ponerse en ventaja con gol de Federico González, en el complemento mostró su peor versión y el local se lo dio vuelta con tantos de Santiago García y Fabián Henríquez.

Tras la aceptable producción la semana pasada frente a Independiente, con goleada incluida, el equipo comandado por Gabriel Milito tuvo todo para meter la segunda victoria al hilo: dominó los primeros 45 minutos y generó situaciones para irse al entretiempo con más de un gol de ventaja. Pero todo cambió en la segunda mitad y la sensación que dejó tras el pitazo final fue de preocupación.

Lo más flojo estuvo en defensa, más aún cuando en el entretiempo se retiró Gonzalo Jara con una molestia (¿llegará al viernes ante Vélez?). Los dos tantos del Tomba, que no había sumado puntos hasta ayer en el actual campeonato, se produjeron por faltas de atención de la última línea.

A diferencia de los partidos anteriores, esta vez no hubo sorpresas en el once inicial que paró Gabriel Milito. El segundo tiempo ante Independiente lo dejó más que satisfecho y por eso colocó en Mendoza el mismo equipo: 3-5-2 flexible con el ingreso de Nahuel Estevez como interno derecho en lugar del lesionado Iván Gómez, que ni siquiera viajó a Mendoza. Los carrileros, Manuel Castro y Facundo Mura, por momentos se ubicaron como volantes para intentar sumar gente en ataque y por otros se retrasaron para formar una línea de 5.

En los primeros minutos, y empujado por la necesidad de dejar atrás el mal arranque de torneo, Godoy Cruz fue quien tuvo la iniciativa e inclusive casi abre el marcador cuando todos estaban acomodando.

Pero Estudiantes, en la primera que aceleró a fondo, madrugó a la defensa de Godoy Cruz antes de que se cumpla el primer cuarto del encuentro. Ángel González, un jugador que conoce y mucho ese estadio, se filtró por la derecha y tiró un centro atrás para el otro González, Federico, a quien primero el arquero Roberto Ramírez le tapó el remate pero que en el rebote no perdonó y la mandó al fondo de la red entre las piernas del “1” tombino.

Este gol le dio tranquilidad al Pincha y empezó a jugar con la desesperación del rival, quien estaba necesitado del triunfo porque había perdido en las tres primeras jornadas. Por este motivo los albirrojos apostaron por tener la posesión de la pelota y marcar el ritmo del juego, aunque siempre intentando sorprender con algún pase filtrado o cambio de velocidad de los más rápidos en ofensiva, como Ángel González y Diego García.

Milito habló en la semana de la dificultad de dar vuelta un partido. Ayer lo sufrió

 

De esta forma, y especialmente jugando por las espaldas de los laterales, Estudiantes pudo haberse ido al entretiempo con una ventaja más abultada, algo que hubiese sido más que justo. La chance más clara la generó sobre el final, luego de una muy buena jugada colectiva que recorrió todo el campo de juego y que finalizó con un remate de Mura, en el área chica, que un defensor local se lo desvió al córner tirándose al piso.

Igualmente el elenco mendocino, en la primera etapa, estuvo cerca de alcanzar el empate a pesar de que por muchos momentos le costó agarrar la pelota y fue superado en ese aspecto por el Pincha. El Morro García, el gran goleador que tiene el equipo que ahora dirige Javier Patalano, tuvo una posibilidad inmejorable a metros del arco que le tapó Mariano Andújar.

Gonzalo Jara, quien fue amonestado a los 27 minutos, terminó con una molestia los primeros 45 minutos y Milito no dudó en gastar el primer cambio durante el descanso: afuera el experimentado defensor y adentro del juvenil Nazareno Colombo. La salida del chileno terminó siendo clave para entender lo que ocurrió en el segundo tiempo debido a que la última línea del Pincha sintió su ausencia.

¿QUÉ LE PASÓ EN EL SEGUNDO TIEMPO?

Estudiantes hizo todo al revés en el complemento, especialmente en defensa, y esto Godoy Cruz lo aprovechó para lastimar con pelotazos cruzados: a los 12 minutos llegó al empate con un cabezazo del Morro García, quien apareció sin marca dentro del área, y luego a los 20 se puso 2-1 arriba a través de Fabián Henríquez, quien definió en soledad entrando al área por la izquierda ante la salida de Andújar. En ambos tantos los defensores albirrojos se mostraron faltos de reacción.

A diferencia de la primera etapa, en donde se jugó al ritmo que proponía el Pincha, en la segunda el Tomba fue el protagonista tanto en el manejo de la pelota como en la generación de las situaciones más claras de gol. Esto obligó a Milito a mirar al banco de los suplentes y hacer sus últimos dos cambios juntos a los 25: adentro Edwar López y Gastón Fernández por Facundo Mura y Nahuel Estévez, respectivamente.

La salida de Jara expuso las dificultades de la defensa, que la pasó realmente mal

 

¿Cómo quedó parado el equipo? El 3-5-2 se mantuvo, con López como carrilero por la izquierda y la Gata ubicado como interno por la derecha , aunque por momentos se movió hacia el medio para intentar generar juego desde allí.

Las modificaciones sirvieron para que Estudiantes, apremiado por el tiempo y el resultado en contra, recupere la posesión de la pelota que había tenido en el primer tiempo y empezar a merodear el arco defendido por Ramírez. La receta para buscar la igualdad que mostraba el equipo era clara: abrir por las bandas y centro para alguno de los delanteros. Pero si bien tuvo varias insinuaciones, ninguna terminó significándole real peligro a Godoy, que a su altura ya casi no llegaba al arco de Andújar porque tenía como prioridad cuidar el 2-1 a su favor.

El calendario de la Superliga señala que a Estudiantes se le vienen dos partidos muy difíciles: Vélez en condición de local el viernes que viene y Boca en La Bombonera. Con la obligación de volver al triunfo, Gabriel Milito trabajará para que el equipo no repita el segundo tiempo de ayer.

El mayor desafío del Pincha ahora es encontrar regularidad, esa que le permite transitar el torneo con mayor tranquilidad en la zona baja. Si bien falta mucho, y tiene varios equipos en el medio, apenas 5 puntos lo separan de Patronato, el último que está perdiendo la categoría hoy en día. Necesita, por ende, poder despegarse ahora en el inicio para evitar jugar con presión en el futuro cercano.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla